sábado, 29 de julio de 2017

Una idea frente al mar

Como ya os comenté la semana pasada, este mes estoy recibiendo muchas noticias de otras familias, compañeros de adopción, que están llegando al final de su proceso de adopción para empezar su proceso de hacerse familia, mas allá de un papel. Porque ser familia no es que lo diga un papel, una sentencia o unos lazos biológicos sino que se establezcan lazos afectivos que nos haga amarnos y vincularnos. 

Además de ello una amiga ha tenido a su primer hijo, un niño muy querido y muy buscado, un niño que según su madre será diferente a mi hij@ porque no lo habré sentido darme patadas en la barriga ni como se mueve dentro de mi. ¡Que sabrá de las noches que me duermo hablándote o contándote cuanto te he esperado, de las emociones silenciadas o los tiempos de espera! 

Ayer tuve la necesidad de pasear, de reflexionar o simplemente irme a donde nadie me conozca y poder pensar en ti sin que al caerse un par de lágrimas alguien te diga ¡Ya mismo está aquí! o ¡No pasa nada, tu ocúpate de hacer cosas! Así que me fuí a la playa, al atardecer y tras darme un paseo me senté a mirar el mar. 

Te imagine, pero no se nada de ti. 
Pensé en como serías si fueras un niño de casi 3 añitos, jugando con los coches, las construcciones y la pelota. 
Pero y si eres una niña, quizás te gustarán mas las muñecas y tengamos que peinarlas y cambiarles mil y una vez sus vestidos. 
Quizás llegues con 2 años, ¿como será enseñarte a jugar con puzzles, las primeras piezas, los colores?... 
También puedes ser un bebé de apenas un añito, ¡madre mía! como sería tener un bebé tan pequeño, enseñarle y acompañarle en sus primeros pasos, las primeras palabras, ¿Como será cuando digas por primera vez "Mamá"? 

Tantas imágenes en el aire, tantas ilusiones y sueños que son como el mar, van y vuelven. El verano pasado estuve muy ocupada recopilando todos los documentos necesarios pero ahora no puedo hacer mas que esperar, dichosa palabra que no depende de mi. 

Es un verano muy diferente porque ya nada es igual, porque tu estás en mi mente y en mi corazón aunque no sepa nada de ti. Porque, aunque no sienta tus patadas si siento como el hilo rojo cada vez nos hace estar mas cerca y duele mas la espera. 

Necesitaba este paseo frente al mar, sin testigos, porque hay días de colores y otros que son mas grises y se necesita pensar. 

Feliz fin de semana y soñad. 

2 comentarios:

  1. Hola a td@s:
    Si este relato no está cargado de sentimientos... que venga Dios y lo vea o lea en este caso.
    Caso uno de los que estamos inmersos en este proceso sentimos pataditas a cada instante pero pataditas en nuestro corazón.
    Un besazo a tod@s

    ResponderEliminar
  2. Hola Lupe, es cierto lo que dices, nuestras pataditas son emocionales y esas se notan bien un poquito mas cerca del corazón.
    Solo entendemos nuestros sentimientos aquellos que vivimos lo mismo.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...