lunes, 6 de marzo de 2017

Aldar-Kose y su capa mágica (Cuento de Kazajstán)

En un lunes 6 de marzo, festivo para los zaragozanos, quería dedicaros unos minutos para compartir con todos vosotros un cuento o leyenda típico de Kazajstán. Espero que os guste. Se titula...


ALDAR KOSER Y SU CAPA MÁGICA

Aldar-Kose era un muchacho inteligente. No era rico, pero nunca le había faltado nada. Todos lo querían mucho en Kazajstán. 

Un día de invierno, Aldar-Kose se sentía muy triste. Soplaba un viento helado, cabalgaba solo por la estepa, su caballo cojeaba y su capa tenía setenta agujeros y noventa remiendos. De repente, vio a un caballero que se acercaba a él. Tenía un magnífico caballo y una cálida capa de piel de zorro. Debía ser un rico mercader.

Aldar-Kose se alzó sobre la montura, desató su capa y comenzó a cantar.
"¿No tienes frío?" - preguntó atónito el mercader. "Tu capa está llena de agujeros, ¿cómo te quedan ganas de cantar?"
"Canto porque mi capa está llena de agujeros. El viento entra soplando por un agujero y sale por el otro, y yo retengo el calor. ¡Vos sí que debéis pasar mucho frío con vuestra capa de zorro!"
"Sí, tengo mucho frío" - admitió el mercader. "¿No me venderías tu capa?"
"Pero yo no quiero venderla porque, si la vendiese, ¡sería yo quien pasaría frío!"
"Bien, te daré mi capa y también dinero."
"De acuerdo" - respondió el muchacho. "Intercambiemos las capas y los caballos. ¡Podéis quedaros con el dinero!"

El mercader entregó a Aldar-Kose su capa de zorro y su magnífico caballo y se quedó, a cambio, con el rocín que cojeaba y con la capa de los setenta agujeros y los noventa remiendos. Aldar-Kose se puso la capa de piel, montó en el caballo y partió velozmente.

En la aldea, por la noche, contó la historia de su capa mágica y todos rieron por la manera en que había engañado al rico mercader.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...