lunes, 27 de febrero de 2017

Documental sobre Bulgaria


El jueves pasado La 2 de TVE emitió un documental que realizó sobre Bulgaria en 1997 dentro de su espacio "Paraísos cercanos". Un viaje por la actual Bulgaria, partiendo de su capital Sofia, atravesando la cordillera Balcánica y llegando hasta el Mar Negro, para finalizar en los monasterios más importantes del país.



Aguas cristalinas, bosques verdes, paisajes de ensueño y un rico patrimonio histórico y cultural conforman un país ecléctico, Bulgaria, el bosque de Europa.

Sofia, la capital, presa codiciada por su estratégica situación entre Europa y Asia, es cruce de caminos donde conviven cristianos, musulmanes y judíos. Amplias plazas repletas de edificios neoclásicos forman el centro de una curiosa ciudad donde emergen restos romanos y bizantinos. El alfabeto cirílico, obra de los santos Cirilo y Metodio, se estudia en la Universidad por su rápida expansión por toda la zona. Con la llegada de la Democracia se abrieron centros comerciales donde, hoy en día, se pueden comprar artículos como el yogurt, típico de Bulgaria. La Catedral de Alexander Nevski, inmensa, con una moderna cripta que conserva numerosos iconos cuyas copias se pueden adquirir. Rodeada de parques y zonas verdes, Sofia pierde sus límites en una zona salvaje repleta de osos y urogayos, objeto de caza de nacionales y extranjeros.

Catedral Alexander Nevski, Sofia


Cuenta la leyenda que los búlgaros llegaron tarde al reparto que Dios hizo de la tierra. Por eso Dios tuvo que darles un trozo del Paraíso. Una simple leyenda que empezamos a creer verdadera cuando observamos Tracia.

Plovdiv, a orillas del río Maritsa, con sus murallas romanas y su mezquita, es la segunda ciudad de Bulgaria. Una ciudad animada por el numeroso turismo que recorre su centro histórico, sus mansiones de coloridas fachadas que nos retrotraen a un pasado glamuroso a través de callejuelas de piedra en torno a sus siete colinas. Célebre todavía hoy por su teatro romano, donde tienen lugar conciertos de música clásica.

Teatro romano de Plovdiv


Si existe algún personaje famoso en Bulgaria, ése es Espartaco, esclavo tracio que según fuentes romanas dirigió la rebelión más importante contra Roma sucedida en suelo itálico. Hombre culto, esclavizado por no ser ciudadano romano, fue el responsable de que unos cien mil esclavos lograran su libertad.

El Valle de las Rosas búlgaro surte a las industrias de la cosmética y la perfumería con sus numerosos tipos de esta flor. Una deliciosa combinación de olores y colores que puede disfrutarse en el Festival de la Rosa que se celebra en junio en la localidad de Kazanlak, la mayor productora de aceite de rosas.

Valle de las Rosas


El Nostalgia Express atraviesa los valles verdes de los Balcanes centrales y pueblos tradicionales como Tryavna, símbolo del arte y la arquitectura típica búlgaras. 

Etura, un museo etnográfico vivo, reproduce el estilo de vida de siglos pasados a través de sus casas y los oficios que desarrollan sus habitantes.

Etura


Veliko Tarnovo marca la llegada a los tesoros escondidos de Bulgaria. Capital del imperio en la alta Edad Media, conserva muestras artísticas de primer nivel. Artesanos y artistas mantienen vivas las calles de esta ciudad universitaria, cuyo espectáculo nocturno de luz y sonido recrea a mediados de marzo el asedio al que fue sometida la ciudad en la antigüedad.

Rumbo a las tierras del norte, frontera con Rumanía, se conservan huellas de las guerras entre rusos y turcos por hacerse con el control del país. La paz trajo el auge económico y las aguas del Danubio contribuyeron a crear una nueva Bulgaria más fuerte y decidida.

Al este, el Mar Negro. De Pleven, con sus museos y parques naturales, a Varna, los Balcanes terminan hundiéndose en el mar a través de 378 kilómetros de costas repletas de turistas y balnearios. Algunas antiguas iglesias reabren sus puertas como galerías de arte y salas de conciertos en la tercera ciudad más poblada de Bulgaria. El mayor puerto comercial se sitúa en Varna, cuya catedral imita en estilo a la de San Petersburgo. Cielos azules, teatros, museos, bellas fachadas de colores que nos recuerdan en cierto modo a la checa Karlovy Vary. Importante asentamiento romano, los restos de Varna acreditan que ya era una ciudad-balneario en aquella época.

Los monasterios, donde todo empezó, se sitúan en promontorios alejados de las grandes urbes, donde los monjes esperaban alcanzar mayor misticismo. El Monasterio de Rila, protegido por la Unesco, es uno de los más importantes del país.

Monasterio de Rila


Un rápido resumen a la historia, la geografía y el carácter de Bulgaria, un país desconocido al que merece la pena dedicar un poquito de tiempo. Un tesoro escondido que nos reserva mil y una sorpresas.

En la página de RTVE podéis ver el documental: 

http://www.rtve.es/alacarta/videos/paraisos-cercanos/paraisos-cercanos-bulgaria-bosque-europa/3247419/






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...