lunes, 19 de diciembre de 2016

Un año más


Hace tiempo que ando algo ausente del blog, pero es cierto que tengo excusa: las oposiciones y las vacaciones. Las primeras ahí andan, pero las segundas por desgracia ya se han terminado. Por fortuna, han sido una de las mejores vacaciones de mi vida y una forma maravillosa de "casi despedir" este año 2016 que se marcha dejando las cosas como estaban, en cuanto a nuestro proyecto de familia se refiere.

Hace unos días volvimos de nuestro último viaje: dos semanas por Italia. Nunca habíamos estado en el país vecino, pese a su cercanía, y sinceramente ¡nos ha encantado! Creo que hemos regresado enamorados de él, así que antes o después volveremos.

Pudimos disfrutar de una Venecia con menos turistas que en pleno verano, con sus canales, sus callejuelas y grandes plazas, y con unas gentes amables y sencillas que nos hicieron sentir como en casa. Islas como Murano (con sus fábricas de vidrio), Burano (con sus casas de colores) y Torcello (con sus misterios y leyendas) nos hicieron pasar una tarde agradable y diferente.

VENECIA


VENECIA 


VENECIA


VENECIA


Después visitamos dos ciudades muy diferentes: la pintoresca Siena, donde casi todo hace referencia a los famosos palios, y la más desconocida Bolonia, centro universitario con una animada vida nocturna. Todo el mundo nos hablaba maravillas de Siena pero nosotros, desde nuestra humilde y muy personalísima opinión, recomendamos mejor ir a Bolonia, la ciudad de los siete secretos. No os defraudará.

SIENA


SIENA


BOLONIA


BOLONIA


Y terminamos viaje en Florencia, la capital del Renacimiento. ¿Qué puedo decir de ella? Sus calles son obras de arte en sí, pasear por ellas es una delicia. Su gente, más seria pero igual de amable. Descubrir rincones perdidos, subir a San Miniato y contemplar una panorámica de la ciudad deja sin aliento.

FLORENCIA


FLORENCIA


FLORENCIA


FLORENCIA


Como veis, fueron dos semanas intensas en las que volvimos a disfrutar de nuestra afición a viajar, de pasear de la mano, hacer fotos sin parar, descubrir restaurantes y cafeterías antiguas, ver museos y palacios y, sobre todo, relajarnos y continuar enamorándonos.

Ahora, ya de vuelta a la rutina, toca despedirse de un año que nos ha dejado grandes alegrías, como las asignaciones recibidas por varias familias compañeras de camino o recordar que los servicios sociales nos tuvieron en cuenta para adoptar un pequeño, aunque al final no fuera "nuestro hijo". Seguro que el 2017 nos traerá muchas más buenas noticias a todos.


¡¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO 2017!!







1 comentario:

  1. ¡Que viaje mas bonito! Yo tengo muchas ganas de ir a la Toscana. Ahora tenéis las pilas a tope.
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...