viernes, 30 de diciembre de 2016

La mirada de una abuela de corazón

Por todos es sabido que los abuelos tienen un especial cariño, una infinita paciencia, un enorme amor y un buen saco de caprichos para sus nietos; porque "Los padres educan y los abuelos malcrían", es una frase infinitamente escuchada en los abuelos que conozco o me cruzo en mi trabajo. Y si, todo eso es cierto, llegado el momento de disfrutar de los nietos se sienten libres de la presión que supone "educar" a los hijos y con mucha mas experiencia que los padres. 

¿Pero eso ya lo sabemos? Yo al menos lo tengo asumido. 

Pero hoy me apetece contaros la mirada de una abuela de corazón, una mirada que me ha impresionado y emocionado tanto, que cada vez que la recuerdo se me empañan los ojos aún habiendo pasado varios días. Porque ser abuela de corazón supone un implemento, un plus. 

En mi familia todos estamos sensibilizados con la adopción, a todos nos sonaba y hablábamos de adopción desde que yo recuerdo, porque desde siempre he sabido que mi abuelo y sus hermanos fueron adoptados y lo hicieron familias diferentes, cercanas, permitiendo las visitas entre los hermanos, pero eso ya os lo contaré otro día. 

Y ahora que estamos aquí en familia, también os cuento que mi madre ya está haciendo una mantita de colores, hemos elegido colores que sean "unisex" porque no se sabe si será niño o niña y como la abuela hace punto solo a ratillos y cuando puede, ha querido empezar. Aunque también os confieso que está loca por poder comprar alguna cosita pero está prohibido hasta que sepamos edad y sexo, claro que ya ha empezado la manta, comprado un cojín precioso de una nube... ¡¡¡Ayyy!! ¿cómo freno a la abuela?

¡Si es que es la abuela y está tan emocionada como yo!

Hace unos días me crucé en la calle con una vecina que tiene una nieta adoptada, de Etiopía y preciosísima, pues bien, iba hablándole a su nieta que ronda ya los 8-9 años con tal dulzura, cariño y paciencia que los segundos que esperábamos para cruzar me emocionaron. Ella no se dio cuenta siquiera de mi presencia porque iba centrada en la conversación con su nieta. Me faltan las palabras para expresar tantas cosas como sentí. 

Unos días después volvía a ver a esta abuela, ella me conoce a mi y a mi familia, mi madre hace meses que le dijo que estaba en proceso de adopción y después no habíamos podido hablar un ratillo porque siempre había mas personas. En este encuentro, sin testigos mas que mi madre, pudo contarnos las emociones y recuerdos de cuando su hija llegó a Málaga con esta princesita en brazos, tan pequeñita, parte de lo que han vivido hasta ahora y el enorme amor que siente por su nieta. Como le brillaban los ojos, que felicidad emanaban sus palabras y cuanto amor desbordaba. Sobra decir que tuvimos que coger los pañuelos ¿Verdad? Pues eso... superemocionante. 

Por eso, hoy he querido escribir por todas esas abuelas de corazón, esas abuelas que conocen las largas esperas, las impaciencias que nos asaltan mas a menudo de lo que quisiéramos, los miedos a tantas cosas desconocidas que nos esperan, el amor infinito que se tiene a un hijo, las lágrimas derramadas y las que tragamos cuando un pequeñajo está a nuestro lado y saben lo que deseamos que sean nuestros hijos los que estén en los nuestros, el deseo que nos mueve a ser madres y/o padres de corazón, y sobre todo, que nos aman y desean vernos felices. 

¡Por las abuelas! ¡Por nuestras madres! Porque muy pronto, en los ojos de cada una de ellas podamos ver el mismo amor a sus nietos/as que yo he podido ver en estos ojos amigos. ¡Gracias por sostenernos, y por el amor a nuestros hij@s, que los esperáis tanto como nosotr@s!

Un enorme abrazo a todas las ABUELAS. 

4 comentarios:

  1. Cuanta razon tienes Maria Jesus!!
    Las abuelas son muy especiales. Mi madre esta como loca con la que sera su nieta, asi es que no me cabe duda de que la consentira mas de la cuenta.
    Yo creo que ellas que son muy listas, saben todo lo que deseamos a traer a nuestros peques y ellas siempre ahi, dispuestas a ayudarnos y a sostenernos en cualquier momento.
    Feliz Año Nuevo!!

    ResponderEliminar
  2. Claro que si Anónimo, ellas que tanto nos quieren son nuestros grandes soportes.
    Feliz Año Nuevo!

    ResponderEliminar
  3. La verdad no se como he llegado hasta aqui jaja, pero me ha emocionado mucho tu historia. He estado buscando para seguir el blog y no perderme nada pero no encuentro el gadget de gfh, te sigo por google + para no perderme nada bonita.

    ResponderEliminar
  4. Hola Melyssa:
    Me alegro que te haya gustado, solo quise hacer un guiño a todas esas abuelas que desde la compañía silenciosa, las preguntas no expresadas, las caricias que nos consuelan y los ánimos en sus miradas, nos apoyan y animan a seguir y luchar cada día.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...