lunes, 19 de septiembre de 2016

Hungría


Aprovechando que un gran amigo y excelente persona acaba de volver de Hungría, donde ha ido a buscar a sus dos pequeños, me ha parecido oportuno escribir sobre este país. 

Hungría está en pleno centro de Europa


Hungría es un país centroeuropeo que ha suscrito el Convenio de La Haya de adopción internacional. Pueden adoptar parejas heterosexuales y mujeres solteras, divorciadas o viudas. No se admiten hombres monoparentales ni parejas del mismo sexo. La diferencia de edad máxima entre los solicitantes y el menor será de 45 años.

He leído que solo se admiten 30 solicitudes anuales por Ecai (cifra variable cada año) para niños menores de diez años. Ese fue el motivo que nos dio cierta Ecai para no informarnos del país el año pasado, cuando estábamos en plena búsqueda de países.

Un aspecto importantísimo es que en Hungría los niños susceptibles de ser adoptados se encuentran en familias, y no en centros residenciales. Esto, como sabéis, es fundamental para el desarrollo de los menores, que encuentran mayor estimulación y cariño dentro del seno de una familia de acogida.

Documentación necesaria:
  • Certificado de idoneidad.
  • Informes psicosociales.
  • Fotocopia del pasaporte.
  • Fe de vida y estado civil.
  • Certificado de nacimiento.
  • Certificado de matrimonio.
  • Certificados médicos.
  • Certificado de antecedentes penales.
  • Certificado de ingresos familiares.
  • Carta exponiendo los motivos por los que se desea adoptar, así como sus preferencias sobre edad, sexo, etc.

Debe tramitarse obligatoriamente a través de una Ecai. La más conocida en España es Mimo, con oficinas en Madrid, A Coruña y San Sebastián.

La solicitud se dirige al Instituto Nacional para la Protección de las Familias y los Niños, quien informará a los solicitantes de su inscripción en una lista de espera. Este organismo será también quien envíe al Servicio de Protección a la Infancia competente por territorio los expedientes de los menores adoptables.

La Oficina Municipal de Tutelas confía la guarda del menor a una familia que debe convivir con el niño durante un mes en territorio húngaro. Pasado este período, dicta la resolución definitiva de adopción y realiza todas las gestiones para que se emita el pasaporte del menor y éste pueda salir del país. En definitiva, se trata en todo momento de un proceso administrativo.

Los niños mantienen la nacionalidad húngara, salvo que los padres adoptivos soliciten lo contrario. Además, está prevista la posibilidad de cese en los casos de mutuo perjuicio de las partes, siempre que no vulnere el interés público y sea en interés del menor.

En principio, no existe un compromiso de seguimiento aunque la regla general es que se están realizando un par de informes el primer año que se remiten al Ministerio húngaro.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...