miércoles, 25 de mayo de 2016

Procedimiento especial en Bulgaria


Como algunos sabéis, hace unos meses nos ofrecieron desde Bulgaria la posibilidad de adoptar un niño que la Ecai consideró que podía encajar en nuestro perfil. O nosotros en el de él, debería decir. Hubo gente que se echó las manos a la cabeza... ¿Cómo podían ofrecernos un niño a nosotros con el poco tiempo que llevábamos esperando? ¡Ellos! Ellos sí llevaban tiempo registrados y por tanto deberían ser quienes estuvieran en nuestro lugar.

Fueron unos días muy duros, difíciles, complicados. Debíamos decidir si nos sentíamos preparados para ser los papás de ese niño, sabiendo además que había más familias que optaban a él (¡qué triste decirlo así!... parece un concurso) y a eso se sumó ver cómo la envidia de algunas personas, con o sin mala intención (quiero pensar que sin ella aunque nunca lo sabremos), intentaba perjudicarnos ante la Ecai. Fue duro, por eso hasta ahora no me he sentido con fuerzas o con ganas para hablar de ello.

La realidad fue que este niño no encajaba al 100% con nuestros deseos, con nuestro certificado de idoneidad, que no estábamos completamente seguros de ser los mejores padres para él, y por eso decidimos no seguir adelante. De paso, todo lo sucedido nos enseñó una importante lección: que hay cosas que es mejor guardarse para uno mismo, no sólo por cuestión de privacidad, también porque la gente tiene tal deseo de ver cumplidos sus sueños que no le importa pisotear a los demás, o no siempre se da cuenta de las consecuencias que pueden tener sus actos.

El caso es que hoy quería retomar esta cuestión para explicar por qué fue posible que nos ofrecieran este niño cuando apenas llevábamos unos meses registrados en el país. La espera actual para niños pequeños en Bulgaria sobrepasa ya los cinco años; sin embargo existe un procedimiento especial que puede reducir los tiempos en algunos supuestos.



Se trata de niños con una determinada edad o necesidades. Para aumentar la posibilidad de que estos menores encuentren una familia, el Ministerio de Justicia búlgaro estableció un procedimiento especial y decidió publicar sus perfiles en su página web. Es decir, los perfiles de estos niños (sin indicar sus nombres ni ciudades de origen) son públicos. Cualquiera puede verlos y ofrecerse para adoptarlos.

Los perfiles de estos menores se reparten cada varias semanas entre las entidades acreditadas para que éstas les busquen unos padres entre las familias a las cuales representan. De ese modo, una entidad puede ofrecer un menor a 3 familias, por ejemplo. Los expedientes de las familias que acepten seguir adelante serán presentados ante el Consejo de Adopciones, quien decidirá cuál de ellas es la idónea para adoptar a ese niño. Si ninguna familia quiere seguir adelante, los expedientes de estos menores pasarán a otra entidad, y así sucesivamente.

Las entidades estudian, por tanto, las características de los menores y de las familias y pueden proponer a aquéllas que consideren más adecuadas, sin tener en cuenta en este procedimiento especial el tiempo de espera ni el orden que ocupen en el registro. Incluso podrían proponer a una familia que todavía no esté registrada si consideran que es la mejor opción. Por ese motivo, solo por ése, pudimos ser candidatos durante unos días a adoptar un pequeño bulgarín. Porque la Ecai consideró que nosotros éramos una de las familias más adecuadas para adoptarle. Repito, aquí no tiene nada que ver la antigüedad en el Registro ni el tiempo de espera que cada uno lleve. Es un procedimiento especial en el que se tienen en cuenta factores más subjetivos, y es un procedimiento establecido legalmente, así que ninguno tenemos derecho a protestar si no somos los elegidos. 

Todos estamos deseando que lleguen nuestros niños, a veces ese deseo torna en auténtica desesperación debido a la incertidumbre y los plazos de espera, pero no debemos perder de vista jamás el verdadero objetivo de la adopción: encontrar a cada niño la mejor familia para él.

Cualquier Ecai que trabaje con Bulgaria os podrá informar de este procedimiento. Insisto, no es secreto ni se hace trampa. Simplemente, es otra medida para conseguir que todos los niños puedan tener una familia. Espero que este post sirva para dar a conocer el procedimiento y que nadie más se considere engañado ni defraudado por su Ecai.





  

4 comentarios:

  1. Que fuerte experiencia, muy cierta la frase que es la mejor familia para el pequeño, como papás adoptivos no debemos perder de vista el enfoque que no es lo que el pequeño nos va a dar, sino lo que podemos ofrecerle. En fin cada cabeza es un mundo y esas personas que están dispuestas a todo para conseguir las cosas son de cuidado. Un abrazote y felicidades por tu actitud!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hemos de anteponer los derechos y el bienestar de los niños, aunque a veces no resulte fácil y nos mostremos egoístas por querer ver cumplido nuestro sueño de ser papás. Un abrazo guapa.

      Eliminar
  2. Sigo tu blog hace muy poquito tiempo ... pero me gusta mucho. También comparto el comentario de Carolina G, Muy fuerte tu experiencia , me gusto que lo compartas aquí, para que los que estamos en los comienzos de este largo embarazo burocrático veamos otras experiencias posibles. Un saludo y seguir adelante!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gabri! Te deseo lo mejor en este camino que compartimos. Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...