martes, 24 de mayo de 2016

Bastardos


En anteriores ocasiones os he hablado de Enrique Vila Torres*, un abogado valenciano dedicado en exclusiva a facilitar que los hijos adoptados, robados o bastardos puedan localizar a sus familias biológicas. El mismo es uno de esos niños adoptados que busca sus orígenes, hasta el momento, por desgracia, con poco éxito. Personalmente, la faceta que más conozco de Enrique y con la que disfruto, a la par que me educo, es la de escritor. Autor de varios libros relacionados con su trabajo, lo descubrí por casualidad al caer en mis manos un ejemplar de "Historias robadas" (2011), obra de rabiosa actualidad a pesar de los años transcurridos desde que sucedieron los hechos que narra. Un autor que entretiene e informa a la vez, opinión en la que me ratifiqué al leer "Hijos de otros dioses" (2013).

La obra que hoy nos ocupa, "Bastardos", se publicó en 2010 y es, posiblemente, el relato más duro e íntimo de todos. A lo largo de sus más de cuatrocientas páginas, Enrique nos detalla las historias de varias mujeres, algunas apenas unas niñas, que por distintas circunstancias quedaron embarazadas y se vieron obligadas a entregar a sus hijos en adopción. Diferentes épocas, diferentes ciudades y diferentes acontecimientos, pero todas ellas con un punto en común: la humillación y el sufrimiento que estos hechos provocaron en sus corazones, destrozando a menudo sus vidas y las de sus seres queridos.

No quiero desvelar gran cosa porque tenéis que leer el libro. Es uno de esos relatos que no puede contarse sin más, hay que leerlo tranquilamente y sin prejuicios para ser conscientes del verdadero alcance de los hechos. Sólo puedo deciros que no os defraudará. Os parecerán historias demasiado duras, demasiado directas o simples novelas, pero son historias basadas en hechos reales que acabaron con los sueños y esperanzas de sus protagonistas. 

Debo reconocer que yo, apasionada de la lectura, intento "meterme" en la piel de las protagonistas cuando leo un libro. Es la única forma de disfrutar realmente de la historia, o al menos la única que conozco. En "Bastardos" no resulta fácil hacer ese trabajo de identificación entre lector y personaje, pero hay unos cuantos casos que me dejaron una huella más profunda que el resto, hasta el punto de sentir cómo se me erizaba la piel e imaginar qué les depararía el futuro a sus protagonistas.

Por fortuna, Enrique tuvo la sensatez de incluir en las páginas finales unos cuantos hechos curiosos que ha vivido en su profesión. Personas que, por enfermedad o maldad, acudían a él con historias totalmente inverosímiles, tan ridículas que no puedes evitar una sonrisa. No es divertido escuchar cómo miente la gente, o peor aún, cómo se creen sus propias invenciones o juegan con los sentimientos de los demás, pero a veces no queda más remedio que poner una nota de humor entre tanta tragedia. Y es que, como decía el gran Charles Chaplin, "un día sin risas es un día perdido".




(*) Enrique Vila es, además, Presidente Nacional en España de SOS Raíces Adoptados, una asociación creada con el fin de ayudar a los hijos adoptados y a sus madres biológicas a re-encontrarse, y de SOS Bebés Robados, centrada en facilitar el reencuentro de familiares separados por la trama de compraventa de bebés. Además, es Presidente de la Fundación Internacional Raíces y Derechos, que defiende el Derecho a los Orígenes y Vínculo Familiar, y Director en Europa de SPMUDA International Human Rights Commission, ONG en defensa de los Derechos Humanos inscrita en la ONU.


2 comentarios:

  1. Que interesante suena la.narración de esos libros, de las cosas que más me duele de la adopción es el tema del origen, como enfrentarlo con tu hijo y como ayudarlo. El derecho de saber dónde perteneces o saber porque eres dw tal o cual manera, como exolicarlo y sobre llevarlo. Ay Mariajo!!! Tantas cosas!!! Tu que piensas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de los orígenes y cómo afrontarlo con los niños es algo que nos asusta a todos, pero es su derecho y no podemos ocultárselo. Conocerlos hará que esos niños, una vez se conviertan en adultos, puedan conocerse mejor a sí mismos y cerrar en cierto modo una herida que tienen abierta.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...