martes, 31 de mayo de 2016

El papel de los tíos en la familia


Sabéis que nunca publico a estas horas del día, casi noche ya. Pero he terminado hace poco de redactar este post y quiero publicarlo ahora, tengo la sensación de necesitar "quitármelo" de encima, no esperar más y mañana poder comenzar otro día, otro mes, desde cero. Así que aquí está, un post dedicado a la figura de los tíos.

Cuando hablamos de familias en relación a los más pequeños da la sensación de estar pensando únicamente en padres, hijos y abuelos. Los tíos parecen los grandes olvidados y, sin embargo, son una figura esencial. Los tíos y las tías, aparte de hacer de niñeros de sus sobrinos cuando las circunstancias lo requieren, tienen una visión de las cosas más parecida a los padres ya que se han criado por lo general en la misma época. Eso les hace jugar un papel muy importante como apoyo moral de los padres, que a veces se ven sobrepasados en sus funciones. 

A la vez, los tíos pueden llegar a convertirse en buenos confidentes de sus sobrinos. Quizá los niños se sientan más cómodos hablando de ciertos temas con sus tíos en vez de con sus padres, sobre todo cuando alcanzan la adolescencia. Los tíos pueden darles su punto de vista y consejos sin llegar a ponerse de su parte, ni de la de sus padres. No serán sus amigos, pero sí una figura intermedia, asesores y confidentes a los que los niños querrán con locura, seguirán y admirarán.

Un tío o una tía abiertos al diálogo con sus sobrinos, que mantengan el contacto con ellos, divertidos cuando puedan serlo y serios cuando resulte necesario, serán capaces de crear un fuerte vínculo muy beneficioso para toda la familia.



Por todo esto, no puedo evitar sentir cierta tristeza cuando pienso que mis futuros peques apenas van a tener tíos que les sirvan de referencia. 

Lo pensaba el lunes: hay cosas que nunca entenderé. Y una de ellas es cómo la Vida, el Destino, el Infortunio o como lo queramos llamar, se ceba a veces con determinadas personas. La madrugada del domingo al lunes, apenas dos años después del fallecimiento de mi hermana, moría de la misma enfermedad el que fuera durante años su pareja. Sólo hacía dos meses que le habían diagnosticado la fatal enfermedad, exactamente el mismo cáncer que acabó con la vida de mi hermana. ¿Cómo es posible que los dos miembros de una pareja desarrollen el mismo tipo de cáncer con apenas unos meses o años de diferencia? Maldita casualidad, maldita enfermedad que haces que mis peques hayan perdido dos tíos antes incluso de llegar a nuestras vidas.

Me queda el consuelo de saber que tengo una cuñada, la hermana de mi marido, que podrá ejercer de tía de esos soles que aún están por llegar. Podrá ejercerlo, además, al 100% ya que, hoy por hoy, es la única con derecho a llamarse así. 

Lamento que Pili y José Manuel no puedan hacerlo, me da coraje pensar que mis pequeños nunca podrán conocer a dos personas que se suponían destinadas a jugar un papel fundamental en sus vidas y a las que, sin embargo, la fatalidad quiso llevarse muy lejos antes de tiempo. D.E.P. José Manuel, quiero pensar que a estas horas ya te habrás reencontrado con mi hermana y con Andrés, ese gran amigo vuestro que también marchó muy lejos hace apenas un mes. Espero que los tres, juntos de nuevo, estéis montando una gran fiesta y que, desde ese remoto lugar en el que os encontráis, cuidéis de mis niños toda su vida.


miércoles, 25 de mayo de 2016

Procedimiento especial en Bulgaria


Como algunos sabéis, hace unos meses nos ofrecieron desde Bulgaria la posibilidad de adoptar un niño que la Ecai consideró que podía encajar en nuestro perfil. O nosotros en el de él, debería decir. Hubo gente que se echó las manos a la cabeza... ¿Cómo podían ofrecernos un niño a nosotros con el poco tiempo que llevábamos esperando? ¡Ellos! Ellos sí llevaban tiempo registrados y por tanto deberían ser quienes estuvieran en nuestro lugar.

Fueron unos días muy duros, difíciles, complicados. Debíamos decidir si nos sentíamos preparados para ser los papás de ese niño, sabiendo además que había más familias que optaban a él (¡qué triste decirlo así!... parece un concurso) y a eso se sumó ver cómo la envidia de algunas personas, con o sin mala intención (quiero pensar que sin ella aunque nunca lo sabremos), intentaba perjudicarnos ante la Ecai. Fue duro, por eso hasta ahora no me he sentido con fuerzas o con ganas para hablar de ello.

La realidad fue que este niño no encajaba al 100% con nuestros deseos, con nuestro certificado de idoneidad, que no estábamos completamente seguros de ser los mejores padres para él, y por eso decidimos no seguir adelante. De paso, todo lo sucedido nos enseñó una importante lección: que hay cosas que es mejor guardarse para uno mismo, no sólo por cuestión de privacidad, también porque la gente tiene tal deseo de ver cumplidos sus sueños que no le importa pisotear a los demás, o no siempre se da cuenta de las consecuencias que pueden tener sus actos.

El caso es que hoy quería retomar esta cuestión para explicar por qué fue posible que nos ofrecieran este niño cuando apenas llevábamos unos meses registrados en el país. La espera actual para niños pequeños en Bulgaria sobrepasa ya los cinco años; sin embargo existe un procedimiento especial que puede reducir los tiempos en algunos supuestos.



Se trata de niños con una determinada edad o necesidades. Para aumentar la posibilidad de que estos menores encuentren una familia, el Ministerio de Justicia búlgaro estableció un procedimiento especial y decidió publicar sus perfiles en su página web. Es decir, los perfiles de estos niños (sin indicar sus nombres ni ciudades de origen) son públicos. Cualquiera puede verlos y ofrecerse para adoptarlos.

Los perfiles de estos menores se reparten cada varias semanas entre las entidades acreditadas para que éstas les busquen unos padres entre las familias a las cuales representan. De ese modo, una entidad puede ofrecer un menor a 3 familias, por ejemplo. Los expedientes de las familias que acepten seguir adelante serán presentados ante el Consejo de Adopciones, quien decidirá cuál de ellas es la idónea para adoptar a ese niño. Si ninguna familia quiere seguir adelante, los expedientes de estos menores pasarán a otra entidad, y así sucesivamente.

Las entidades estudian, por tanto, las características de los menores y de las familias y pueden proponer a aquéllas que consideren más adecuadas, sin tener en cuenta en este procedimiento especial el tiempo de espera ni el orden que ocupen en el registro. Incluso podrían proponer a una familia que todavía no esté registrada si consideran que es la mejor opción. Por ese motivo, solo por ése, pudimos ser candidatos durante unos días a adoptar un pequeño bulgarín. Porque la Ecai consideró que nosotros éramos una de las familias más adecuadas para adoptarle. Repito, aquí no tiene nada que ver la antigüedad en el Registro ni el tiempo de espera que cada uno lleve. Es un procedimiento especial en el que se tienen en cuenta factores más subjetivos, y es un procedimiento establecido legalmente, así que ninguno tenemos derecho a protestar si no somos los elegidos. 

Todos estamos deseando que lleguen nuestros niños, a veces ese deseo torna en auténtica desesperación debido a la incertidumbre y los plazos de espera, pero no debemos perder de vista jamás el verdadero objetivo de la adopción: encontrar a cada niño la mejor familia para él.

Cualquier Ecai que trabaje con Bulgaria os podrá informar de este procedimiento. Insisto, no es secreto ni se hace trampa. Simplemente, es otra medida para conseguir que todos los niños puedan tener una familia. Espero que este post sirva para dar a conocer el procedimiento y que nadie más se considere engañado ni defraudado por su Ecai.





  

martes, 24 de mayo de 2016

Bastardos


En anteriores ocasiones os he hablado de Enrique Vila Torres*, un abogado valenciano dedicado en exclusiva a facilitar que los hijos adoptados, robados o bastardos puedan localizar a sus familias biológicas. El mismo es uno de esos niños adoptados que busca sus orígenes, hasta el momento, por desgracia, con poco éxito. Personalmente, la faceta que más conozco de Enrique y con la que disfruto, a la par que me educo, es la de escritor. Autor de varios libros relacionados con su trabajo, lo descubrí por casualidad al caer en mis manos un ejemplar de "Historias robadas" (2011), obra de rabiosa actualidad a pesar de los años transcurridos desde que sucedieron los hechos que narra. Un autor que entretiene e informa a la vez, opinión en la que me ratifiqué al leer "Hijos de otros dioses" (2013).

La obra que hoy nos ocupa, "Bastardos", se publicó en 2010 y es, posiblemente, el relato más duro e íntimo de todos. A lo largo de sus más de cuatrocientas páginas, Enrique nos detalla las historias de varias mujeres, algunas apenas unas niñas, que por distintas circunstancias quedaron embarazadas y se vieron obligadas a entregar a sus hijos en adopción. Diferentes épocas, diferentes ciudades y diferentes acontecimientos, pero todas ellas con un punto en común: la humillación y el sufrimiento que estos hechos provocaron en sus corazones, destrozando a menudo sus vidas y las de sus seres queridos.

No quiero desvelar gran cosa porque tenéis que leer el libro. Es uno de esos relatos que no puede contarse sin más, hay que leerlo tranquilamente y sin prejuicios para ser conscientes del verdadero alcance de los hechos. Sólo puedo deciros que no os defraudará. Os parecerán historias demasiado duras, demasiado directas o simples novelas, pero son historias basadas en hechos reales que acabaron con los sueños y esperanzas de sus protagonistas. 

Debo reconocer que yo, apasionada de la lectura, intento "meterme" en la piel de las protagonistas cuando leo un libro. Es la única forma de disfrutar realmente de la historia, o al menos la única que conozco. En "Bastardos" no resulta fácil hacer ese trabajo de identificación entre lector y personaje, pero hay unos cuantos casos que me dejaron una huella más profunda que el resto, hasta el punto de sentir cómo se me erizaba la piel e imaginar qué les depararía el futuro a sus protagonistas.

Por fortuna, Enrique tuvo la sensatez de incluir en las páginas finales unos cuantos hechos curiosos que ha vivido en su profesión. Personas que, por enfermedad o maldad, acudían a él con historias totalmente inverosímiles, tan ridículas que no puedes evitar una sonrisa. No es divertido escuchar cómo miente la gente, o peor aún, cómo se creen sus propias invenciones o juegan con los sentimientos de los demás, pero a veces no queda más remedio que poner una nota de humor entre tanta tragedia. Y es que, como decía el gran Charles Chaplin, "un día sin risas es un día perdido".




(*) Enrique Vila es, además, Presidente Nacional en España de SOS Raíces Adoptados, una asociación creada con el fin de ayudar a los hijos adoptados y a sus madres biológicas a re-encontrarse, y de SOS Bebés Robados, centrada en facilitar el reencuentro de familiares separados por la trama de compraventa de bebés. Además, es Presidente de la Fundación Internacional Raíces y Derechos, que defiende el Derecho a los Orígenes y Vínculo Familiar, y Director en Europa de SPMUDA International Human Rights Commission, ONG en defensa de los Derechos Humanos inscrita en la ONU.


lunes, 23 de mayo de 2016

¿Cómo conociste Papás por Adopción?


El otro día, mientras leía el post que escribió María, me vinieron a la mente muchos recuerdos y momentos entrañables. También me emocioné un poquito con las palabras que me dedicó y, entonces, se me encendió una bombilla en la cabeza (ya sabéis que no suele permanecer apagada mucho tiempo) y pensé que, si esto es un diario para nuestro/s futuro/s peque/s, y como vosotros ya formáis parte de nuestra familia, sería bonito que algún día pudiera/n leer cómo llegamos a conocernos. 

Por eso he pensado que sería una buena idea, de cara al primer aniversario del grupo de Facebook o al segundo del blog (quedan todavía unos meses, lo sé), que todos los que nos acompañáis en este camino y formáis ya parte de esta "familia del corazón" nos escribieráis unas palabras contándonos cómo conocistéis Papás por Adopción y lo que ha supuesto en vuestras vidas. ¿Suena muy trascendental? No quiero darme demasiada importancia ni colgarme medallas que no merezco, simplemente me refiero a cómo llegastéis al blog o al grupo, qué sensación tuvistéis al leerlo, si os ha ayudado en vuestros procesos y todo lo que os apetezca poner del blog o de su humilde creadora, jaja.

Entiendo que este post parece ir dirigido, sobre todo, a los que más tiempo lleváis siguiéndonos o a los que ya me habéis conocido en persona o tenéis un trato más cercano gracias al teléfono o al whatssap. Vosotros sois los que podéis hacer un relato más extenso. Pero eso no quiere decir que el resto no podáis aportar vuestro granito. Animaros y escribir algo, ya sea comentando aquí, enviando un email a papasporadopcion@gmail.com o usando el enlace que pongo más abajo.

Sé que muchos tenéis miedo a escribir, os cuesta y os da pereza, entiendo lo que queréis decir, yo siento lo mismo a menudo. ¡Que sí, que es verdad! Así que no valen excusas, yo os pongo la página (más no puedo hacer) y vosotros sólo tenéis que dedicar unos minutos a escribir en ella lo que os apetezca. No es difícil, en serio, sólo dejaros llevar por el corazón y veréis que los dedos se ponen en marcha solos.... Sería un bonito regalo para nuestro/s futuro/s nene/s y también, por supuesto, para nosotros. ¡Gracias por adelantado!

¿Te he convencido ya para que nos cuentes tu relación con Papás por Adopción? Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo...


¿Cómo conociste Papás por Adopción?

jueves, 19 de mayo de 2016

Nuestra historia de adopción


Hace tiempo ya que comenzamos nuestro proceso de adopción. Casi un año desde la idoneidad, pero año y medio desde la primera entrevista y prácticamente dos años desde que acudimos a la reunión informativa. Tal como están las cosas es pronto todavía, nos queda trecho por andar de este duro y a la vez maravilloso camino que nos conducirá hasta nuestro/s hijo/s, pero han sucedido tantas cosas durante estos meses (entrevistas, curso, gente nueva, blog, grupos, ilusiones, errores....) que parece muy lejano aquel 12 de septiembre de 2014 en que nuestra vida, sin saberlo, iba a dar un giro de 180º. Por eso, nuestra compañera y amiga María ha querido relatarnos su hasta ahora corta experiencia en el mundo de la adopción, de modo que todos refresquemos la memoria y retrocedamos a aquellos primeros meses en los que cualquier paso, cualquier trámite, nos hacía una ilusión tremenda. Puedo aseguraros que, leyendo sus palabras, me emocioné de nuevo y recuperé parte de la energía que se va perdiendo en el camino. Gracias, amiga, por compartir con todos...



Con el permiso de una mujer increíble, la que cuando hablo con ella casi siempre me hace sonreír y es una alegría leer sus entradas. Porque, aunque no todas sean buenas noticias, sé que hay alguien que está pensando en todos nosotros y comparte novedades para que estemos informados. Hoy voy a escribir yo en el blog para contaros un poquitito mi breve (hasta el momento) historia de adopción.


Todo ha ido muy rápido desde aquel día de octubre de 2015 cuando por primera vez pensé en adoptar.

Hacía pocos días que había llegado de visitar a mi familia en Argentina, estaba haciéndome unos mates y recordando los asados en familia, con la casa llena de niños jugando a las escondidas, haciéndome muchísimos dibujitos, uno para cada día que no pudiera verlos pensaba yo.

En ese preciso momento fue cuando noté la casa vacía.

Abrí YouTube y escribí la palabra adopción, empezaron a aparecer videos, pinché o hice doble clic como decimos en Argentina y ya no había vuelta atrás.

Con el primer video que vi me emocioné tanto que no podía parar de llorar, fue como si desde siempre hubiese querido adoptar, pero no lo sabía.

Poco a poco fui descubriendo más cosas, algunos blogs como por ejemplo Papás por Adopción, gente maravillosa que me tendieron una mano sin apenas conocerme, miles de historias de otros papis que también están esperando, terminología que no conocía como qué es una ECAI, el CI, etc. Países en los que se puede adoptar, tramitaciones que hay que hacer, y tantas cosas nuevas que nunca podría haberme imaginado.

Así fue que, después de dialogarlo muchísimo con mi marido, nos pusimos manos a la obra y llamamos para informarnos y empezar con la tramitación.

Buscamos información de todos los países que estaban abiertos a la adopción y lo analizamos uno por uno, requisitos, estadía en el país del niño, tiempo de espera y todo lo que creíamos importante a la hora de decidir el país de origen de nuestro o nuestros pequeñines. Esta toma de decisión fue en la que más tiempo hemos invertido (hasta el momento), porque cuando nos gustaba un país y cumplíamos los requisitos, nos encontrábamos con que la estadía era de más de un mes, imposible para nosotros. Cuando nos gustaba el país, cumplíamos los requisitos y la estadía era la deseada, el tiempo de espera era muchísimo, y así sucesivamente. Fuimos descartando países, hasta que al final nos quedamos con dos, Bulgaria e India.

En principio nos decidimos por Bulgaria, tenemos amigos búlgaros, nos gusta mucho la cultura, los requisitos son razonables, la estadía en el país es la que queríamos, pero más tarde cambiamos por India, todo muy parecido a Bulgaria, la diferencia estaba en la espera que se ajustaba un poco más a lo que nosotros queríamos. Aunque esto es muy relativo porque, digan lo que digan, yo creo que también es cuestión de suerte. Por supuesto que si casi todo el mundo tiene una espera de tres años, casi seguro que nosotros también, pero hay gente que ha tenido suerte y ha esperado solo dos años, y otros más de cuatro. Una de las cosas que he tenido que aprender en este proyecto es que es incierto y que en el camino puedo encontrarme con muchas sorpresas (espero que sean buenas). Así que me he comprado un "frasquito de paciencia" y de vez en cuando utilizo un poco.

Lo compartimos con nuestra familia, padres, hermanas, suegros, suegras, hubo distintas respuestas, aunque todas positivas, algunos se pusieron muy felices, otros enseguida pensaron en la adaptación del niño, en el idioma, en el colegio. Después llegaron los abrazos y las enhorabuenas.

Cuando lo contamos he tenido la sensación esa que siempre deseé tener, reunir a la familia y decir: ESTAMOS EMBARAZADOS.

Como todos, fuimos a la reunión informativa, nos explicaron en general como está la adopción hoy en día, ya sea nacional o internacional. Nos pidieron los emails y posteriormente nos enviaron información de los países abiertos y requisitos.

Después al curso de cuatro semanas, me ha gustado bastante y me resultó muy emotivo, sobre todo cuando nos ponían videos.

Acabado éste, empezaron las entrevistas, la visita a casa y después de muchos nervios... finalmente idóneos para 1 y/o 2 niños/as.

Mientras tanto, les estamos haciendo un libro de vida en el que le escribimos cosas, también le escriben miembros de la familia y así el día de mañana (si lo quieren) lo tengan a su disposición. También les escribo cartas y cuento cosas que nos pasan, les grabé algunas canciones para que algún día las escuchemos juntos y contarles que cuando las oigo pienso en ellos (desde cuándo te estaré esperando...), así la espera se hace más agradable.

Diario de nuestra adopción

Se puede decir que soy principiante en este tan largo camino, pero ya me siento una veterana con tantas cosas que he vivido en apenas siete meses desde ese primer día de octubre.


martes, 17 de mayo de 2016

Ya están aquí.... Les Contes de Papás por Adopción


Esta última semana ha sido una carrera contrarreloj para sacar adelante el último proyecto en el que me había metido. La verdad es que ayer acabé exhausta pero, cuando inicias algo, no siempre puedes controlar todos los factores. Y en este caso, lo que no se podía controlar era el tiempo. Eso nos obligó a trabajar duro durante varios días. Y digo "nos", en plural, porque la idea de este proyecto fue de mi amiga Anne. Ya os he hablado de ella en alguna ocasión, es una futura mamá que tiene su propio blog, http://looking4ourchild.blogspot.com.es/

El blog de Anne está escrito en francés porque ella es francesa, y una gran parte de sus lectores tienen este idioma como lengua materna. Por eso se le ocurrió que sería buena idea hacer una versión francesa del libro "Los Cuentos de Papás por Adopción", y las dos nos pusimos manos a la obra. Lo que en ese momento no sabíamos era el trabajo que conlleva traducir todo, corregir errores, editar el libro, volver a revisarlo y corregir, incluir ilustraciones y fotografías, revisar de nuevo, subirlo a la plataforma y publicarlo, cuando el primer encargo tiene fecha límite.... del 1 de junio!! Fue una locura pero, por fin, lo hemos conseguido. Aquí está, listo ya para descargar gratuitamente o para comprar por 13,17 euros en la plataforma de Bubok:




"Les Contes de Papás por Adopción" ofrece la posibilidad a todos los lectores francófonos o a aquellos que deseen practicar el idioma o enseñárselo a sus hijos, de leer los mismos cuentos y leyendas en francés. Sin duda, este proyecto nunca habría salido a la luz sin la inestimable ayuda de Anne. No sólo porque la idea fuera suya, sino porque la mayor parte del trabajo la ha realizado ella traduciendo todos los cuentos y revisando mis innumerables errores (¡cómo se olvida un idioma con la falta de práctica!)

Tampoco puedo olvidarme aquí de Laura. Nuestra querida Mamá Jones, cuya originalidad y capacidad de trabajo queda patente en su blog http://dedondevienenlosbebes.blogspot.com.es/, nos ha regalado unas imágenes bellísimas para mejorar esta versión del libro.

Por eso, estos cuentos han sido un trabajo de equipo y quiero dar las gracias a las dos por su ayuda, colaboración y trabajo. Sin ellas, no hubiera sido posible. Me consta que un par de personas más han colaborado en las tareas de revisión, así que mi enorme agradecimiento también para ellas.

Por último, desear que todos los que estén interesados en la edición francesa disfruten tanto como los españoles leyendo estos cuentos e historias en compañía de sus peques y sus familiares más queridos. Con eso, me doy por satisfecha.


 

lunes, 16 de mayo de 2016

Entrenando niños independientes


Alguien me envió esta imagen el otro día y me pareció interesante, por eso pensé compartirla con vosotros. Desde luego hay algunos puntos que no todos llevaremos a la práctica, en otros casos me parece discutible la edad que han marcado, y otros puede que sí sean acertados. A ver qué os parece... se aceptan opiniones y sugerencias.




jueves, 12 de mayo de 2016

La adopción, de Daniela Féjerman


El lunes pasado me levanté igual que el día, "nublada" y con pocas ganas de nada. Me fui a trabajar muerta de sueño, publiqué el post sobre la quedada del sábado que con tanta impaciencia esperabáis algunos, soporté estoicamente el chaparrón de la tarde y, conforme pasaban las horas, me fui apagando más y más, a la par que la escasa luz del día. Ya sabemos que en este camino hay altibajos y muchas subidas y bajadas emocionales, vamos, como si estuviéramos subidos en una montaña rusa emocional. Tampoco estoy muy segura de que se debiera al proceso o si simplemente fue un cúmulo de causas, el caso es que el lunes estaba muy poco animada. Y no se me ocurrió mejor idea que terminar el día viendo una película que tenía pendiente desde hace tiempo y sobre la que se ha hablado mucho en todos los foros de adopción. La película en cuestión era:




¿Qué contaros que no hayáis leído ya? La película, dirigida el año pasado por Daniela Féjerman, es una coproducción hispano-lituana que nos cuenta cómo una pareja española viaja a un país de Europa del Este para adoptar un niño, con tan mala fortuna que todo parece salirles mal desde que bajan del avión en tierras extrañas e inhóspitas. Protagonizada por Nora Navas, Francesc Garrido y un elenco de actores lituanos, todos perfectamente creíbles en sus papeles, la película muestra con extrema dureza la corrupción y el negocio que gira en torno a las vidas de estos niños.

En alguna parte he leído que la historia está basada en la propia experiencia personal de la directora argentina, que hace años adoptó un niño en Ucrania. Según Féjerman, "lo que es la descripción del procedimiento es bastante fiel a la realidad que yo me encontré allí. La corrupción se encuentra introducida dentro del sistema nacional, estatal interno y es el descubrimiento más terrible de todos, saber que todo eso está montado para que alguien se lucre, para hacer negocio con los niños."

Desconozco cómo era el proceso de adopción en Ucrania cuando este país estaba abierto ni cómo son los procesos de adopción internacional para los argentinos, pero debo matizar algo. No dudo que el país, como muchos otros, es corrupto y tiene (o tenía) montado un auténtico negocio en torno a la adopción, sobre todo la internacional, donde pueden (o podían) "explotar" a las "ricas" familias extranjeras que deseaban adoptar un niño pequeño y sano. Repito que eso lo han hecho, en mayor o menor medida, la mayoría de los países. Sin embargo, la historia que nos cuenta esta película no sería extrapolable a nuestra situación actual por el simple hecho de que nosotros vamos a viajar al país elegido con una preasignación realizada, es decir, vamos a viajar para adoptar a un/a niño/a concreto/a. Las escenas que prácticamente se repiten durante los 96 minutos en que una funcionaria estirada y de muy mala leche les ofrece, uno tras otro, a los niños más enfermos que tienen no se va a dar en nuestro caso. Repito que no sé si antiguamente se hacía así, es posible, pero hoy por hoy, al menos para los españoles que viajamos con una Ecai y con la aceptación de los servicios sociales de nuestra Comunidad, es una situación totalmente ficticia.

Por lo demás, el ambiente de corrupción y engaño, los fríos paisajes y carreteras medio abandonadas de estos países, el miedo y la tensión que viven los protagonistas hasta el punto de poner en peligro su propia integridad como pareja... están perfectamente logrados. Tanto, que dan miedo. Tanto, que la película resulta dura para quienes tengan la sensibilidad a flor de piel. Sin ser una gran película, en cuanto a calidad se refiere, se deja ver y hasta puede enseñar unas cuantas cosas, pero hay que sentarse a verla sabiendo desde el principio que no va a ser fácil. Menos aún si estás en proceso de adopción.

Trailer de "La adopción"


Conclusión: acabé el lunes igual o más fastidiada de lo que ya estaba. ¡Menos mal que el martes amanecí como nueva!
 


martes, 10 de mayo de 2016

Con respecto a la educación de los niños...


En el mundo de los blogs, se habla de post invitado (o guest posting) cuando el autor de un blog escribe una entrada en un blog que no es el suyo. Con esa colaboración, los dos resultan beneficiados: el blog que "recibe" la entrada reconoce de alguna manera la labor del blogger invitado y tiene la posibilidad de tratar temas que su autor no conoce en profundidad, y el blogger invitado consigue la difusión de su trabajo entre los lectores habituales del otro y demuestra su calidad escribiendo. Hasta ahora, jamás había acudido a esta técnica; sin embargo, me pareció interesante probarla y ¿quién mejor que mi amigo Roberto, autor del blog El inicio de una nueva historia, para ser el blogger invitado? Roberto cumple a la perfección todas las condiciones: nuestros blogs tienen la misma temática, es un escritor de calidad y sus entradas enganchan, educan, entretienen y emocionan. Así que, sin más rodeos, os dejo con el post que ha escrito para Papás por Adopción.





CON RESPECTO A LA EDUCACIÓN DE LOS NIÑOS…


Hace unos días María José me pidió que escribiera un post en su blog a modo de “invitado”. Algo que me halaga, viniendo de uno de los mejores blogs que conozco en temas referidos a la adopción. Aprovechando su última entrada, he decidido escribir sobre el tema Familia-Escuela-Profesores. Hablo desde mi experiencia y en concreto con el trabajo que he realizado con alumnos de Educación Secundaria (desde los 12 hasta los 18/19). Espero que os guste y que mi opinión sirva para aclararos alguna idea.


Sin duda la colaboración familia-escuela resulta indispensable en el proceso de desarrollo-aprendizaje de los niños tanto como alumnos y como personas. Por experiencia propia a lo largo de mis muchos años de trabajo y desempeñando diferentes funciones ya sea como profesor, tutor, coordinador o jefe de departamento, la interrelación entre la familia y la escuela ha sido uno de los principales objetivos que me he planteado.

Cuando un alumno llega nuevo a un centro, el desconocimiento es total. Muchas veces (con frecuencia), los expedientes de los alumnos llegan al nuevo centro bien entrado el curso, de manera que es esencial tener un primer contacto con las familias para conseguir información de diferente índole: trayectoria académica, gustos, preferencias, carácter, problemas, situación familiar, etc. Este primer contacto es fundamental.

En la sociedad actual en la que vivimos, y en ocasiones por las dificultades que supone pedir permiso en el trabajo para acudir a una reunión con el tutor/profesor correspondiente, muchas de estas reuniones caen en el olvido. En otras ocasiones, que las hay, el desinterés familiar pesa y mucho en esta falta de comunicación. Son muchas las alternativas posibles ante este tipo de situaciones: agenda escolar, correo electrónico, teléfono, … aunque sin duda alguna lo idóneo sería una reunión presencial.

Algunas familias piensan que con acudir la primera vez al centro y “hacer acto de presencia” ya es suficiente. Craso error. La comunicación debe ser fluida y mantenida a lo largo de todo el curso. Evidentemente si el alumno va bien, el contacto será menor, aunque nunca está de más decir “estoy satisfecho con el trabajo y la actitud de “Fulanito”, o “Ánimo y que siga trabajando como hasta ahora”, o “De seguir así no tendrá problemas para superar los objetivos del curso”. Es un refuerzo positivo. Aquellos que piensen que no hace falta decir nada, están equivocados.

Como indicaba, las reuniones o el contacto no deben perderse y es conveniente que el profesor comunique bien directamente a las familias o al tutor (que en este caso sería el intermediario que recoge toda la información del resto de profesores) cualquier cambio significativo que estime oportuno (falta de material, conductas disruptivas, cambio en el carácter, falta de trabajo o de colaboración...). Dicen que es mejor prevenir que curar, y en este caso también podemos aplicar este dicho al campo educativo.

En ocasiones somos los profesores los que damos el aviso de que un alumno no ve bien en clase, tiene pérdidas auditivas, dislexia, transtornos en la alimentación, problemas con drogas, déficit de atención, etc y eso que sólo estamos unas horas del día con ellos. De igual modo que nosotros comunicamos esos cambios que nos llaman la atención y que pueden ser síntomas de algo más, las familias deberían de responder de la misma forma, haciendo que se tenga una visión más completa del alumno y de esta forma poder resolver / solucionar / ayudar en la medida más apropiada posible. Casos más concretos son los alumnos con necesidades especiales con los que la comunicación debería ser aún mucho más fluida y en la que además intervienen otros profesionales y departamentos como es el caso del Departamento de Orientación. Nuestros niños adoptados se encuentran dentro de este grupo. Con ellos hay que trabajar mucho más a fondo a nivel individual y a nivel grupal. Muchos traen una “mochila” muy pesada, vivencias, situaciones, problemas con el idioma, adaptación, etc. La colaboración resulta indispensable (profesores, Departamento de Orientación, SAI, familia, amigos…)

No todos los profesores se involucran de la misma forma, pero esto ocurre como en todos los trabajos. Es una lástima pensar que en tu mismo gremio puede haber personas que están ahí porque querían un puesto fijo y que la falta de motivación o qué se yo, provoque que se limiten única y exclusivamente a dar un temario. Afortunadamente estos son pocos casos, pero en ocasiones son los que dan mala fama al resto.

¿Cómo debe ser un buen profesor? Ante todo debe de tener Motivación, el resto viene solo. Si al terminar la jornada estás a gusto con lo que has conseguido, ten por seguro que tu trabajo habrá estado bien hecho. Y cuando hablo de trabajo bien hecho no me refiero a haber podido dar unos contenidos concretos, sino a muchas cosas: he conseguido que “A” pida las cosas por favor, o haya levantado la mano para participar, o no se tuerza cuando escribe, o que corrija los ejercicios, o que los haga, o que sea capaz de trabajar en grupo, que te planteen preguntas, tengan inquietudes, se interesen por un tema, por un libro, por una noticia.... ¡Son tantas las satisfacciones que puedes llegar a tener en una hora de clase!... 


 
A veces los profesores nos vemos con las manos atadas a la hora de trabajar. He llegado a encontrarme en clases con ratios muy elevadas y con una gran heterogeneidad tanto a nivel curricular como personal. Hay alumnos con los que necesitas trabajar directamente, otros son más autónomos, pero en cualquier caso una ratio elevada es contraproducente tanto para los docentes como para los propios alumnos. Ante esta situación poco se puede hacer ya que los agrupamientos y las ratios vienen ya preestablecidas. Si, efectivamente, uno puede preparar materiales concretos para esos alumnos (materiales de refuerzo o consolidación con o sin adaptaciones curriculares sean significativas o no significativas), pero el tiempo de clase es el que hay y si en 55 minutos tengo que atender a 30 alumnos, tengo una media de 1,8 minutos por persona. Es frecuente que uno haga uso de los recreos, los descansos o de horas fuera de la jornada laboral para intentar solventar conductas, aclarar contenidos… en definitiva, ayudarles en su quehacer diario. Y para ello es fundamental la colaboración de la familia. 

Ejemplos y situaciones concretas podría poner cientos. No quiero alargarme. Podría escribirse un libro. Simplemente sirvan estas líneas como pincelada de cómo creo que debería ser la relación familia-profesores, de su valor e importancia.

Concluyendo, no siempre es todo positivo, cada día, cada hora y con cada grupo se plantean nuevos retos (nuevos objetivos, mantener o mejorar los que ya se han tratado...). Ser profesor  significa estar en la línea de fuego a diario, en constante alerta. La ayuda de las familias es inestimable para poder llevar a cabo nuestra tarea, y sin ellos no sería lo mismo.




Hasta aquí el post que ha escrito Roberto para Papás por Adopción. Gracias por tus amables palabras ("¿uno de los mejores blogs sobre adopción?".... ¡guauu!) y gracias por hablarnos de un tema tan interesante sobre el que se podría debatir durante horas. Y vosotros, ¿qué opináis de la relación escuela-familias adoptivas?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...