lunes, 25 de abril de 2016

Proceso interno en la adopción



Todos nos hemos preguntado en alguna ocasión, antes de meternos en esta aventura y también durante ella, a qué nos vamos a enfrentar cuándo decidimos adoptar. Qué tipo de decisiones necesitamos tomar y qué pasos debemos dar, más allá de los estrictamente legales y/o administrativos. Me refiero al proceso interno que debemos realizar para que la adopción no se vea frustrada, al menos no porque no hayamos hecho nuestros "deberes".

De hecho, ésta es una de las consultas más frecuentes que hace la gente cuando está empezando el procedimiento. David Brodzinsky es un psicólogo norteamericano que ha dedicado gran parte de su vida al estudio y trabajo con todas las partes implicadas en la adopción. Basándonos en su obra, podemos resumir este proceso en el siguiente esquema:


ANTES DE ADOPTAR

- Debemos hacer frente a la infertilidad.
- Decidir adoptar, el tipo de adopción y el país.
- Hacer frente a la ansiedad y la incertidumbre que genera todo el proceso.
- Comunicar la decisión a quien consideremos oportuno.
- Hacer frente a la incomprensión social que todavía hoy genera la adopción.
- Hacer frente al proceso de formación y valoración.
- Hacer frente a una larga espera.
- Tomar decisiones ante posibles ofrecimientos de niños (sobre todo si no coinciden con nuestras expectativas.)
- Prepararnos para la adopción, sea nacional o internacional.
- Organizar los viajes, estancias en otro país, con otra cultura, trámites legales, etc.


DESPUES DE ADOPTAR

1. Con recién nacidos y bebés:

- Desarrollar la identidad de padres adoptivos.
- Encontrar modelos adecuados.
- Desarrollar expectativas adecuadas en relación con el niño.
- Integrar al niño en la familia y fomentar los lazos de apego.
- Explorar sentimientos sobre la familia biológica.
- Explorar sentimientos sobre el país de origen y el pasado del niño.
- Hacer frente a reacciones inadecuadas por los rasgos del niño.


2. Cuando el niño tiene de 2 a 6 años: en esta época, el niño empezará a preguntar sobre la adopción, sobre la madre que lo llevó "en la barriga" y a darse cuenta de los rasgos físicos que lo diferencian de su familia y de otros niños (hablamos lógicamente de adopción internacional.) Por ello, los padres deberemos:

- Hacer frente a la ansiedad e inseguridad sobre la revelación.
- Comenzar la revelación adaptándola a la edad y capacidad de comprensión del niño.
- Crear un clima familiar propicio a la comunicación sobre la adopción.
- Facilitar al niño el logro de su identidad étnica.
- Facilitar al niño el logro de su identidad cultural.
- Preparar al niño para hacer frente a reacciones inadecuadas por sus rasgos físicos.
- Alejarse y mantener al niño alejado de los estereotipos étnicos.
- Estimular los sentimientos de pertenencia a su familia y también a su nueva cultura.


3. Cuando el niño tiene de 6 a 12 años: en esta fase, el niño debe entender ya el significado de la adopción, asumir su vinculación a dos familias y aceptarse como es. Por eso, los padres deberemos:

- Estimular los sentimientos de pertenencia a la familia y la cultura.
- Ayudara entender el significado de la adopción.
- Ayudar al niño a hacer frente a los sentimientos de pérdida y abandono por parte de sus padres biológicos.
- Ayudarle a entender su conexión a dos familias diferentes.
- Ayudar al niño a hacer frente a las reacciones de los demás ante la adopción.
- No dar una imagen negativa de los padres biológicos.
- Mantener la comunicación con el niño sobre la adopción.
- Apoyar su identidad étnica y cultural.
- Valorar la cultura de su país de origen.
- Preparar y ayudar al niño para hacer frente a prejuicios y estereotipos.


4. Cuando el niño llega a la adolescencia: la etapa más complicada de la vida de cualquier niño implica en este caso tener que hacer frente a los sentimientos de pérdida de su familia biológica, integrar su pasado y la adopción como parte de su identidad y empezar a plantearse la búsqueda de sus orígenes. Para ayudarle, los padres deberemos:

- Estimular los sentimientos de pertenencia del niño a su familia y su cultura.
- Ayudar al niño a hacer frente a los sentimientos de pérdida.
- Mantener una actitud abierta de comunicación sobre la adopción.
- Facilitar la búsqueda de información sobre su cultura de origen.
- Facilitar el logro de su identidad étnica y cultural.
- Mantener una actitud abierta ante la búsqueda de sus orígenes.
- Adecuar las expectativas del niño ante la búsqueda de sus orígenes.

4 comentarios:

  1. ... y más de la mitad de todo eso se incumple clamorosamente por al menos un 40% de las familias adoptivas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En qué sentido Ana? ¿Cuáles piensas que son los principales fallos de las familias adoptivas? (no sé si tú lo eres)

      Eliminar
  2. El primer error, no asumir que la adopción es una figura jurídica, una herramienta de protección del menor. Por contra, muchísimas familias siguen pensando en que tienen derecho a ser padres, y que la adopción es principalmente una herramienta para que seamos padres, olvidando no existe el derecho a ser padres, me refiero a derecho escrito, pero sí el derecho de los niños a crecer en una familia. Otro error común es no saber muy bien dónde se meten las familias cuando inician un proceso de adopción, y no trabajan durante el mismo todo lo que tiene que ver con la ansiedad que produce. El tratamiento de los orígenes fracasa en muchas familias porque muchas madres, y no pocos padres, se sienten inseguros en su forma de ejercer la maternidad y paternidad, por lo que prefieren asumir, aunque no lo digan, que sus hijos nacieron cuando llegaron a su casa, como si los niños fuesen una tabla rasa y toda su experiencia anterior, lo que incluye el haber nacido en el seno de otra familia, se obvia o se trata con muchos remilgos. Las familias también fracasan en algo paradójico: claman que no quieren ser diferentes, pero cuando sobrevienen problemas de comportamiento rápidamente lo achacan a la adopción, con lo cual apoyan ese matiz que la sociedad otorga a los niños adoptados, a los que considera en general potencialmente más problemáticos, cuando en realidad no es así. Yo creo que las familias adoptivas tenemos que trabajar, ante todo, a nosotras mismas, y en general no es así. Y encima, cando surgen problemas, a veces ni se busca ayuda, lo cual provoca enquistamientos conflictivos que desembocan en ocasiones en rupturas familiares. Es alucinante el número de intervenciones que las administraciones de las comunidades autónomas hacen en muchas familias adoptivas, que muchas veces acaban en retiradas de tutela, o en nuevos abandonos de menores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Ana, creo que son bastante ciertas por desgracia y que ayudan a clarificar determinados aspectos de la adopción. No hay duda que lo primero que debemos hacer es trabajar en nosotros mismos y comprender lo que conlleva una adopción. Si nosotros fallamos, todo el proceso fallará y el mayor perjudicado será el niño.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...