jueves, 28 de enero de 2016

Jaime Vándor (una lección de humanidad)

Ayer, 27 de enero, era el Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto y Aragón TV emitió por la noche un especial dedicado a este tema: dos documentales y la película "El pianista" procuraban darnos a conocer nuevos datos del Genocidio nazi y no dejar caer en el olvido uno de los capítulos más tristes de la Historia de la Humanidad.

El primero de los documentales era "La encrucijada de Ángel Sanz Briz", del director José Alejandro González Baztán. Se centra en la labor que el diplomático zaragozano Ángel Sanz Briz desarrolló en Budapest durante la II Guerra Mundial, extendiendo visados a los judíos de origen sefardí (y a algunos más) que le permitieron salvar la vida a más de 5.000 judíos húngaros. Era la segunda vez que veía este largometraje y os puedo asegurar que me emocionó igual que la primera vez, con la diferencia de que ahora conozco Budapest y podía reconocer algunos rincones y monumentos, lo cual hacía más cercano aún todo lo que se narraba.

Ya hablé de Ángel Sanz Briz en otro post (El ángel de Budapest) y no quiero repetirme. Hoy quiero hablar de otra persona que me dejó una profunda huella. Se trata de Jaime (Helmut) Vándor, nacido en Viena el 26 de febrero de 1933 en el seno de una familia judía. Hitler acababa de llegar al poder y pronto pondría en marcha su fatídico plan destinado a llevar a lo más alto a la denominada "raza superior aria". En 1939, la familia Vándor se refugió en Hungría. Nadie pensaba en ese momento que años después Hitler ordenaría asesinar a todos los judíos del país. Mientras su padre lograba huir a Barcelona en 1940, Jaime, junto a su madre y su hermano, fueron testigos de la miseria y sufrimientos que suponía la vida en un guetto. Gracias a Ángel Sanz Briz pudieron escapar de esta barbarie y llegar años más tarde a Barcelona, donde se reencontraron con el cabeza de familia. La mayor parte de sus parientes habían muerto en los campos de concentración.


Jaime Vándor es uno de esos niños que escapó milagrosamente al Genocidio nazi. A lo largo de su vida, se dedicó a contar a todo el mundo su experiencia para mantener vivo el recuerdo de lo sucedido. Filólogo, escritor y profesor admirado y muy querido por todos los que lo conocieron, dicen de él que era un hombre "bueno". Y esa es precisamente la imagen que transmite en el documental, la de un hombre entrañable y admirable que supo sobreponerse a la enorme tragedia que presidió parte de su infancia para convertirse en un adulto volcado en la enseñanza y la defensa de los valores y la cultura judía. 

Sin duda, es una persona que me ha marcado especialmente y, a pesar de no haberle conocido en persona, creo que nunca se borrará de mi memoria su actitud abierta y amable a la hora de narrar, sin rencor ni odio aparentes, los horrores que vivió durante la Guerra. Es una de esas personas que deberían servirnos de ejemplo a todos, desde niños. 

Creo que hay épocas, sucesos y personalidades que nunca debemos olvidar, que debemos recordarlas siempre y enseñárselas a las generaciones futuras para que su recuerdo se mantenga vivo. Ángel Sanz Briz es una de ellas, y Jaime Vándor, sin duda, es otra. Una persona, un simple niño, al que tocó vivir lo que ningún ser humano debería experimentar.

Jaime Vándor, desgraciadamente, falleció en Barcelona el 17 de marzo de 2014. Nos queda su legado en forma de entrevistas, libros y documentales. Un legado que no podemos dejar que se pierda en el olvido, pues como él mismo respondió una vez a la pregunta de si algo similar al Holocausto podría suceder de nuevo: "No ahora, pero sí a la larga. Yo que he enseñado 45 años Historia, tengo la certeza de que todo lo que ha pasado alguna vez puede repetirse. Que eso no vuelva a ocurrir es el cometido de la enseñanza y los medios de comunicación."

Por favor, seamos docentes, periodistas o simples padres, no permitamos que nuestros hijos vivan una época como aquella. Es nuestra responsabilidad recordar siempre el pasado para no cometer los mismos horrores y para no permitir que otros nos conduzcan en esa dirección. En este caso no sólo los niños, sino toda la Humanidad, pagaría un precio demasiado alto.

 
“Si te preguntas: Qué puedo hacer?, la respuesta es, en primer lugar, conocer.”

Artículo publicado por la Comunidad de Sant'Egidio de Madrid. Una vida “Al filo del Holocausto” – Diálogos con un superviviente: Jaime Vándor http://www.santegidiomadrid.org/?p=2414

“Si te preguntas: Qué puedo hacer?, la respuesta es, en primer lugar, conocer.”

Artículo publicado por la Comunidad de Sant'Egidio de Madrid. Una vida “Al filo del Holocausto” – Diálogos con un superviviente: Jaime Vándor http://www.santegidiomadrid.org/?p=2414
“Si te preguntas: Qué puedo hacer?, la respuesta es, en primer lugar, conocer.”

Artículo publicado por la Comunidad de Sant'Egidio de Madrid. Una vida “Al filo del Holocausto” – Diálogos con un superviviente: Jaime Vándor http://www.santegidiomadrid.org/?p=2414

4 comentarios:

  1. Ya sabes que vivo en Viena y no sabía que Helmut es Jaime. Aquí vemos muchos documentales alemanas sobre la época Nazi: Terrible ver a los hombres mayores todavía llorando mientras lo cuentan. EN twitter hay un hombre contando día a día lo que vivió su tío, bueno, como radiándolo, y se te ponen los pelos de punta. Ese señor, por lo que dices era grande, después de pasar por eso y hablar sin rencor... todo un ejemplo.
    Mi tienda en Viena está en el edifico donde vivió el monstruo de Hitler.
    Besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien nos aclaran, Helmut no es Jaime. Este señor se llamaba Helmut Jacques y Jaime sería la traducción de su segundo nombre. Efectivamente, los relatos de los supervivientes son terribles y por eso merecen aún más nuestro respeto.
      El documental es muy bueno. No sé si se estrenará en Austria pero, si sale a la venta, te lo enviaré con mucho gusto.
      No sabía que tu tienda estuviera en el mismo edificio donde vivió Hitler, buff!
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  2. Helmut no es Jaime. Mi padre se llamaba Helmut Jacques, y Jacques es Jacobo, Jaime.
    http://www.jaimevandor.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la aclaración y disculpe el malentendido. En diversos artículos he leído Jaime (Helmut) Vándor y así lo he escrito, pero efectivamente su nombre completo era Helmut Jacques, y Jaime es la traducción de Jacques.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...