viernes, 11 de diciembre de 2015

Un paseo por Madrid

El puente de la Constitución lo pasamos en Madrid, ciudad en la que yo nací y a la que no habíamos vuelto (salvo de paso) desde hace unos años. Cuando nos casamos, los compañeros de Alex nos regalaron una noche en el Ritz y entradas para la ópera en el Teatro Real, y ya iba siendo hora de "gastar" ese regalo. Aprovechamos para alargar la estancia y pasar allí los cuatro días, pero eso sí, con cambio de hotel a partir de la segunda noche, que el Ritz se nos iba un "pelín" de presupuesto jaja. Han sido unos días maravillosos en los que hemos desconectado de todo y que nos han servido para volver a Zaragoza agotados, pero felices. Ahí va un pequeño resumen de nuestro puente, con muchas ideas y planes para repetir algún día con nuestros pequeñajos.

Pero antes, cómo no, unas líneas sobre los hoteles:
  • Hotel Ritz. Impresionante, majestuoso, de época, con un trato y un servicio inmejorables. Personal muy educado, atento, no te dejan tocar las maletas desde que entras al hall hasta que subes al taxi para marcharte. Ninguna queja en ese sentido. Nos sentimos como reyes. El desayuno correcto, aunque no ha sido el mejor que hemos tomado, y la habitación grande, pero al estar dividida en zona de salón y zona de dormitorio quedaba en realidad poco espacio y la cama era pequeña. En resumen, que si algún día soy rica y puedo pagar una suite volveré sin duda, pero pagar lo que vale la habitación doble... no merece la pena salvo por el personal.

  • Senator Gran Vía 70 Spa Hotel. Hotel normal de cuatro estrellas justo al lado de La Chocita del Loro, a pocos metros de la Plaza de España. Todo lo contrario al Ritz: habitación bastante amplia, desayuno muy completo, pero personal que se esfuerza bastante poco por agradar a los clientes. Ni sonrisas, ni buenos días, ni apenas información salvo que los asaltes, y aún así con cara de pocos amigos. Caro para el servicio que ofrece. Una lástima porque la habitación estaba francamente bien, pero aquí no volveremos. Está a años luz del Tryp Madrid Alameda Aeropuerto en el que nos alojamos este verano.
En resumen, dos hoteles grandes y céntricos en los que pagas la situación. Aquí se acaban las semejanzas. Vamos, ahora sí, a por todas esas visitas que pudimos hacer y disfrutar durante nuestra breve estancia:
  • Museo del Prado. Museo imprescindible en cualquier visita a la capital y una de las pinacotecas más prestigiosas del mundo. Se necesitan varias visitas para verlo todo con algo de calma, pero en cualquier caso pudimos disfrutar de grandes obras de Patinir, El Bosco, Brueghel, Durero, Rafael, Tiziano, Tintoretto, El Greco, Caravaggio, Velázquez, Rubens, Sorolla y, por supuesto, Goya.
  • Teatro Real. Sala inmensa y con una ornamentación preciosa, muy similar al Principal de Zaragoza. Sin embargo, el techo que han dejado tras la reforma es espantoso. Imagino que tendrá su explicación, pero es realmente feo (lo siento si el responsable me lee). La ópera elegida: "Rigoletto", de Verdi. Maravillosa, con unos estupendos intérpretes entre los que destacaban Luca Salsi como Rigoletto y Lisette Oropesa como Gilda. Imprescindible para los amantes de la ópera.
  • Museo Arqueológico Nacional. Nunca había estado en este museo y la verdad es que me encantó. Tiene una gran colección de obras entre las que ocupan un lugar preferente la Dama de Elche, la escultura de Livia y la Corona de Recesvinto. Muy recomendable para ir con niños.
  • The Burger Lobby. Una cadena de restaurantes que no conocíamos y al que llegamos sin querer, porque era el único sitio donde encontramos mesa en una ciudad atestada de gente durante el puente. A pesar de su nombre, puedes comer más cosas aparte de hamburguesas y a un precio bastante razonable. Camareras muy amables y una decoración atractiva en pleno centro de Madrid. Recomendables sus ensaladas.
  • Centro Cultural de la Villa. "Titanic Exhibition". Curiosa exposición sobre el Titanic, muy completa y cuidada. Te hacen la típica foto a la entrada, como si estuvieras embarcando. Muy interesante y bien montada, la recomiendo.
  • Teatro Fernán Gómez. "Un espíritu burlón". Obra de teatro basada en la historia de Noël Coward, que ya fue llevada al cine en 1945 con Rex Harrison. Deliciosa, con unos actores entregados a su papel. Pasamos un rato muy divertido y el Teatro es realmente muy cómodo.
  • Museo Chicote. Famoso bar de copas en la Gran Vía inaugurado en 1931 por Pedro Chicote, el barman del Ritz. Repleto de fotos de famosos que han pasado por ahí, se dice que Aistóteles Onassis llegó a ofrecer 30 millones de pesetas por su colección de bebidas almacenadas en el sótano. Camarero simpático, música alta y unas copas buenísimas acompañadas de las consabidas patatas o gominolas.
  • Palacio Real. ¡Impresionante! Nunca habíamos estado en su interior y realmente merece la pena la visita. Se ven unas veintitantas salas y no tienen nada que envidiar al Palacio de Buckingham. Eso sí, menos mal que íbamos con las entradas compradas porque en la fila ante las taquillas habría por lo menos 400 personas.
  • Catedral de la Almudena. Iglesia situada frente al Palacio Real y consagrada a la patrona de Madrid. Se trata de un edificio con mezcla de varios estilos arquitectónicos con una orientación norte-sur, a diferencia del este-oeste que suelen tener las construcciones cristianas.
  • Café La Traviata. Café restaurante céntrico con un servicio bastante rápido y comida deliciosa. El pescado estaba para chuparse los dedos.
  • Parque del Retiro. La mayor zona verde de la capital con sus fuentes, estatuas, lagos y el famoso Palacio de Cristal.
  • Librería Ocho y Medio. Librería- cafetería especializada en el mundo del cine, donde puedes tomar un café o una cerveza acompañada de cacahuetes o de un delicioso pedazo de tarta mientras hojeas la cantidad de libros, guiones de cine y biografías que se amontonan por todos los rincones. Paredes repletas de carteles de películas y uno de los pocos locales en que los perros son bienvenidos. ¡Todo un descubrimiento!
  • Templo de Debod. Fabuloso monumento que entregó Egipto como regalo a España por la ayuda prestada para salvar los templos de Nubia, al estilo del Templo de Dendur que vimos en el Metropolitan de Nueva York. Había visto el Templo de día, pero esta vez fuimos ya de noche y es realmente espectacular.
  • Cines Princesa. "El puente de los espías". Nunca vamos al cine cuando estamos de vacaciones, pero esta vez nos apetecía ir y elegimos estos multicines por estar cerca del hotel. La película estuvo muy bien, entretenida, pero el cine... uff! No sé cómo serán el resto de salas, pero la 9 es muy incómoda. Catorce o quince filas sin apenas inclinación, con lo que me pasé dos horas y media inclinada para poder ver entre la pareja que tenía delante (que además no paraban de moverse), y la pantalla de cine más pequeña que he visto en mi vida. ¡Parecía de juguete! No nos quedaron ganas de volver.
  • Museo Thyssen-Bornemisza. Una rápida visita a otra de las pinacotecas más famosas de Madrid para ver la colección permanente (personalmente me quedo con los Canalettos), la colección Carmen Thyssen y la exposición temporal "La ilusión del Lejano Oeste" (totalmente prescindible a nuestro parecer). Nota negativa: personal bastante más antipático que el del Prado.
  • Paseos por Madrid, con lugares tan emblemáticos como la Puerta del Sol con el Oso y el Madroño, la siempre atestada de gente Gran Vía, la Plaza de Oriente, la famosa Plaza Mayor con su decoración navideña, la comercial calle Preciados, la Plaza de España, la Cibeles y Neptuno, el Paseo del Prado y la Puerta de Alcalá, entre otros.

5 comentarios:

  1. Nosotros hemos estado cerquita de Madrid!!!!! Nos quedamos por los pueblos de alrededor pq ibamos con la autocaravana y no nos atrevimos a entrar a la city....Luego haré la entrada :)
    Todo lo que cuentas me encanta!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay qué bien!! La verdad es que no se podía dar ni un paso por Madrid, la circulación mal también. Hicistéis bien en quedaros fuera. Un beso!!!

      Eliminar
    2. Hola Ali: Lo mismo estuvisteis al lado de mi casa... Yo vivo a 45 km del centro.

      Eliminar
  2. La verdad es que os cundió bastante. Me hubiera gustado conoceros en persona. La próxima vez que hagáis viaje a Madrid, que sean más días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estuvo mal, jaja. A mí también me hubiera gustado, otra vez será.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...