lunes, 9 de noviembre de 2015

Un día muy especial

Este fin de semana iba a ser muy especial porque el sábado cumplíamos nuestro primer año de casados y, efectivamente, fue un día fabuloso. Uno de esos raros días en los que todo sale bien y que pudimos disfrutar de principio a fin. 

Amaneció ya como un espléndido y soleado día de noviembre en el que al final casi sobraron hasta las chaquetas. Nuestro primer plan de la tarde era ir al cine a ver "Marte", la última película de Matt Damon y Jessica Chastain, y salimos de la sala encantados. Yo, personalmente, reconozco que disfruté barbaridad. 

Al estilo de las recientes "Gravity" o "Interstellar" pero, para mi gusto, mucho más entretenida. Ridley Scott nos cuenta la historia de una misión enviada a Marte que, tras una terrible tormenta, da por muerto a Mark Watney (papel interpretado por un estupendo Damon) y se ve obligada a abandonar el planeta rojo. Sin embargo, Watney sigue vivo y debe enfrentarse a la idea de sobrevivir en un planeta lejano, solo y sin provisiones suficientes. No cuento más porque realmente tenéis que ir a verla. Habrá quien diga que es puro espectáculo hollywoodiense. Sí, bueno, ¿qué película del espacio no lo es? Pero no es solo eso...

Hay un plantel de actores buenísimo (con figuras muy conocidas como los dos protagonistas, Jeff Daniels, Michael Peña, Kate Mara, Sean Bean o Chiwetel Ejiofor), mucho sentido del humor y una potente banda sonora que acompaña perfectamente la acción, con momentos fantásticos en los que incluso moverás las caderas en la butaca al ritmo de éxitos disco de los años '70.


Pero lo mejor no es la música, ni la acción, ni los fabulosos Damon y Chastain (por los que siento debilidad, sí). Lo mejor de todo, lo que más pienso recordar de "Marte", es la actitud del protagonista. Una actitud que todos deberíamos adoptar ante cualquier problema. Vale, sí, seguramente la mayoría de nosotros nunca nos encontraremos solos y abandonados en un planeta hostil; pero seguro que todos nos enfrentaremos a más de un problema, de mayor o menor gravedad, al que tendremos que plantar cara para salir adelante. Y ahí es donde la actitud del astronauta Watney merece un aplauso. Lo fácil era rendirse, pensar "hasta aquí hemos llegado, tengo comida para unos meses y tardarán cuatro años en venir a buscarme, eso si tengo la suerte de contactar con alguien". Sí, las cosas no pintan nada bien. La Muerte se presiente a la vuelta de la esquina. Las posibilidades de salir adelante son muy escasas. ¿Se rinde Watney?... No, decide hacer todo lo posible por vivir. 

Y esa es la actitud que me gustaría recordar siempre y la que quiero transmitir a mis hijos. Pase lo que pase, por muy difíciles y cuesta arriba que se pongan las cosas, por negro que se vea todo y por muy cansados de luchar que estemos, nunca tenemos que rendirnos. Debemos hacer todo lo posible, todo lo que se nos ocurra, por sobrevivir. Y cuando digo "sobrevivir", me refiero a seguir adelante y luchar por nosotros y por lo que queremos. Un gran ejemplo (aunque sea de ficción) que me parece digno de tener siempre en cuenta. No hay duda que algún día veré esta película con mis niños.

 
Después del cine habíamos organizado un encuentro con todos los amigos que asistieron un año antes a la boda, ni uno más ni uno menos. Y de verdad que todavía alucino al pensar que nadie tuviera otro plan y pudiéramos juntarnos todos por una vez. ¡Eso sí que era un reto más difícil que el de Matt Damon, jajaja! Lo pasamos genial, fue estupendo podernos reunir todos de nuevo y rememorar esa tarde del 2014. Fueron dos horas estupendas, poniéndonos al día de nuestras vidas y contando anécdotas alrededor de unas cañas. Gracias chicos, fue fabuloso.

 
Y para terminar el día, Alex y yo nos fuimos a cenar al hotel donde celebramos el banquete. Pero esta vez solos. Una cena perfecta en un precioso entorno para recordar una vez más cómo fue aquel 7 de noviembre de hace un año. Dar las gracias también al hotel que nos reservó una mesa en la zona más bonita y tranquila del restaurante (tan tranquila que sólo había otra pareja más) y nos obsequió con una botella de champán para celebrar el aniversario.

 
Como decía, un día muy especial que esperamos repetir durante muchos, muchos años más.

6 comentarios:

  1. Felicidades!!!! y que se cumplan muchos años más. Eso si, los próximos en compañía de vuestr@ pequeñ@.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Roberto!! Y que se cumplan tus buenos deseos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. muchas felicidades Mariajo que Dios les siga bendiciendo en su matrimonio te mando un abrazo gigantesco.

    ResponderEliminar
  3. Feliz aniversario!!!
    Te dejé un premio en mi blog: http://mientrascallo.blogspot.com/

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!! Por la felicitación y por el premio.
      Te prometo que en cuanto pueda me leo tu blog (hay tantos que es imposible conocerlos todos, lo siento) y contesto al premio. ¡No sabes la ilusión que me hace!
      Un besote.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...