jueves, 22 de octubre de 2015

El fin de una época

Los que vivís en Zaragoza o alrededores habréis observado que desde hace unos días todos los periódicos recogen la polémica desatada tras la venta de los Cines Elíseos. Para los que no seáis de aquí, os explico: los Cines Elíseos eran los más antiguos que sobrevivían en la ciudad. Se inauguraron el 22 de diciembre de 1944 y en agosto del año pasado cerraron temporalmente para realizar unas obras. Muchos temimos que el cierre temporal se convirtiera en algo más que eso y, por desgracia, nuestras sospechas se han hecho realidad. Esta semana se conocía que el cine había sido vendido en julio.

Cartel del primer estreno
Rápidamente, unos ciudadanos amantes del local crearon la Asociación Cinema Elíseos para luchar por su preservación. El principal argumento es que en 2009 la Diputación General de Aragón declaró el Cine Elíseos Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés. Por ello, la Asociación ha solicitado una reunión con la Dirección General de Cultura para confirmar si la DGA tiene derecho de tanteo. Sin embargo, mucho me temo que sus actuaciones serán en vano. La iniciativa popular ya intentó salvar a los Cines Renoir en 2012 y, a pesar de la batalla, no se consiguió evitar su cierre.

Hace apenas unas horas, el empresario Manuel Villarig, nuevo propietario de los cines, ha declarado que "el Bien Catalogado no es la actividad, sino el local, y éste se va a conservar". Dice que se enamoró del local, de su decoración y sus elementos artísticos, que se van a conservar pero que lógicamente lo ha comprado como inversión y, desde luego, su futuro no será como sala de cine. Bueno, lo mismo prometió Mango en su día y hoy ya está poniendo pladur en su local.

La verdad es que esto se veía venir. Un cine elegante, de época y que no sea un multisalas parece no tener futuro en la sociedad actual. Los empresarios se escudan en la poca rentabilidad que dan los cine hoy en día. Los artistas y demás profesionales vinculados acusan a la piratería y al llamado IVA cultural. El Gobierno tan pronto dice que bajará el IVA como que no... 


¿Quién tiene la culpa responsabilidad de esa escasa recaudación? No seré yo quien tire la primera piedra contra la descarga de películas, pero es lógico que las descargas hayan reducido drásticamente el número de asistentes a los cines (teatros, etc.) Me canso de escuchar a gente que me pregunta: "¿De verdad vais mucho al cine? Ay, nosotros no, con lo fácil que es descargarlas y te sale gratis" o "Uff, el cine, ni de c***, prefiero descargarlas y verlas tranquilamente en el sofá".

Algo parecido ocurre con el teatro y la ópera: "¿Teatro? Bah, es caro y prefiero quedar con los amigos a tomar unas cañas" o "¿Ir a la Ópera? ¡Nooo, qué aburrimiento!". Por cierto, me encantó ver en Praga a un grupo de 14 chicos (sí, los conté) que iban solos a la ópera y estaban bien tranquilos y atentos durante toda la función. Y a un par de niñas de unos 7 años que asistían con sus respectivos padres y estaban entusiasmadas. Yo no sé en Madrid o Barcelona, pero desde luego en Zaragoza eso no se ve nunca.

Entonces, ¿de qué nos quejamos? Aunque baje el IVA cultural, el teatro seguirá siendo "elitista", la ópera seguirá siendo "aburrida" y el cine seguirá siendo más caro que las descargas. ¿Cierra otro cine clásico? No pasa nada, hay suficientes multisalas para satisfacer a la horda de adolescentes que abarrotan los grandes estrenos norteamericanos. Lo raro es que no cierren también los teatros.

En fin, que tenemos lo que nos merecemos. Lo malo es que, como siempre, pagan justos por pecadores y los verdaderos amantes del cine, perdón, del Cine con mayúsculas, somos los que nos vemos afectados por estas cosas. Pero ya deberíamos estar acostumbrados. Lo peor de todo es que me pregunto en qué mundo crecerán mis hijos, qué valores les vamos a poder inculcar sin el apoyo de la sociedad. No podremos evitar que crezcan en un mundo de "grandes hermanos", "supervivientes" y "belenes esteban", pero lo que sí tenemos claro es que, como decía la inolvidable Scarlett O'Hara, "a Dios pongo por testigo" que haremos todo lo posible por inculcarles al menos un poquito de amor por la Cultura. La auténtica, la de verdad.

Por cierto, que si os parece que aquí el cine es caro, os dejo un listado de los precios que había en 2014 en otros países. http://www.nationmaster.com/country-info/stats/Cost-of-living/Cinema-ticket-price/International-release

2 comentarios:

  1. Es una pena que edificios, en este caso cines emblemáticos pasen por esta situación. Está visto que para los empresarios priman más los beneficios económicos que la preservación de estos espacios. Lamentable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentable, pero cierto. Por desgracia, no sé por qué nos sorprendemos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...