lunes, 26 de octubre de 2015

Conciliación laboral (o el derecho a tener trabajo e hijos) en la Unión Europea

Continuamente oigo hablar de los problemas que tienen los padres para conciliar trabajo y familia, que no tienen con quién dejar a sus hijos y que una niñera o una guardería se lleva una gran parte de sus sueldos, por lo que no todos se lo pueden permitir. Se supone que vivimos en un país avanzado, con políticas concretas de conciliación familiar y ayudas a las familias y, sin embargo, la realidad no es ésa. ¿Qué sucede entonces con la "promesa" política de ayudar a las familias a conciliar trabajo e hijos para que no se vean obligadas a elegir entre ambas? ¿No estamos oyendo todos los días que el número de recién nacidos baja continuamente y que Europa envejece a pasos agigantados?

En España, la madre tiene 16 semanas de baja remunerada al 100%, ampliable a dos semanas más por cada hijo, a partir del segundo, en caso de parto múltiple o de discapacidad del bebé. Este derecho también se puede ejercer en los casos de adopción y acogimiento del bebé, tanto si es permanente como temporal, siempre que los hijos sean menores de seis años. De estas 16 semanas, las 6 primeras son obligatorias para la madre, mientras que las otras 10 semanas se pueden repartir entre el padre y la madre de forma simultánea o consecutiva. Además, el padre tiene 2 días por nacimiento más 13 días adicionales, que pueden ser 15 días en caso de parto múltiple y 20 en caso de familias numerosas.


En Suecia, el permiso es de 480 días (16 meses) compartidos entre padre y madre, y percibiendo el 80% del salario hasta los 390 días. El padre tiene la obligación de tomarse al menos 60 días más 10 días laborables a partir del nacimiento. 


En Noruega son 392 días (56 semanas) al 80% del salario ó 322 días (46 semanas) al 100%. El padre tiene derecho a 70 días de ayuda (10 semanas), percibiendo el 100% de su salario. La madre está obligada a tomarse 21 días antes del parto y 42 días después del parto, y el resto puede compartirse con el padre.

Alemania tiene un período más corto que el de España para la madre, 98 días (14 semanas), de los cuales 42 días son anteriores al parto, pero después del parto se le suma 1 año al 67 por ciento de ayuda con un tope de 1.800 euros. Lo mismo durante 1 año para el padre. Además, aunque la pareja pueda ver reducidos sus ingresos durante este año, se otorgan ayudas por nacimiento bastante generosas. 

A la cola están países como Letonia (112 días para la madre y 10 para el padre), Chipre (sólo 112 días para la madre), Bélgica (105 días la madre y 10 el padre) y Eslovenia (84 días para la madre y 11 para el padre).

Por otra parte, en España, Lituania y Rumanía se han identificado "tácticas de presión a trabajadoras embarazadas y madres recientes, como el acoso, para inducirlas a renunciar". En Croacia, Grecia, Italia y Portugal se ha denunciado el uso de "renuncias en blanco", es decir, cartas de renuncia sin fecha que las trabajadoras se ven forzadas a firmar al momento de la contratación y que se utiliza para dejarlas sin trabajo en caso de embarazo, enfermedad de larga duración o responsabilidades familiares. ¡Impresionante!

Pero cuando un bebé llega al mundo necesita no sólo a su madre, sino también a su padre. Por eso es necesario que se adopten medidas para equiparar la baja paternal a la maternal. Una baja maternal de 6 meses, pero una paternal de 2 semanas, sólo provoca desigualdades, en lo laboral hacia la mujer al ser vista por el empresario como un "problema" y respecto al hombre al separar a éste de su hijo y de su labor como apoyo a la madre.  

Entre los países de Europa con políticas más igualitarias podríamos destacar:

  • Suecia: 480 días compartidos entre padre y madre.
  • Rumania: 126 días para el padre y para la madre.
  • Alemania: hasta 98 días para el padre y la madre.

Eslovenia tiene el permiso más corto para la madre (84 días). En cuanto al padre, los períodos de baja más cortos son los de Holanda y Malta, con sólo dos días, seguidos de Hungría con cinco.



Tengo que reconocer que me ha agradado comprobar cómo Bulgaria tiene un magnífico permiso de maternidad (aunque no de paternidad): 2 años, el primero al 100% del salario y el segundo con el salario mínimo. El padre o el abuelo pueden acogerse a los derechos maternales en lugar de la madre.

¿Y qué pasa con la conciliación laboral una vez el niño ha nacido y la madre se ha reincorporado al trabajo? El Informe de Evolución de la Familia Europea del año 2014, elaborado por el Instituto de Política Familiar, es desolador en este aspecto:
  • En España el 88,2% de las empresas definen totalmente el horario de sus trabajadores (cifra que asciende al 95,3% en Letonia y baja al 44,8% en Finlandia.) Las empresas con horarios más flexibles son las de Finlandia, Suecia, Alemania y Dinamarca.

  • España destina sólo un 1,4% del PIB a la familia (frente al 2,2% de media en la Unión Europea y el 4,1% de Dinamarca.) España destina 309 euros por persona y año a prestaciones familiares, frente a los 560 euros de media en la Unión Europea y los 2.935 euros de Luxemburgo.

Conclusión: ¿qué más se puede añadir? ¿Cuándo tendremos un gobierno que apueste de verdad por la familia y la conciliación laboral?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...