jueves, 17 de septiembre de 2015

Descansa en paz, angelito


Hay días en los que la gente me pone furiosa. Diría algo más fuerte pero, si quiero que este blog lo lean algún día mis niños, tendré que medir mis palabras. Mira que intento ser paciente y ponerme en el lugar de los demás, pero es que hay situaciones tan crueles e inexplicables que me resulta imposible.

Esta mañana, en el Parque de Reciclado de La Cartuja, a las afueras de Zaragoza, mi ciudad, una mujer normal y corriente se encontraba desempeñando su trabajo tranquilamente en la sección de plásticos. Cuál habrá sido su espanto, su horror, cuando en la cinta transportadora que trasladaba kilos y kilos de plástico y desechos orgánicos se ha encontrado... ¡un bebé!

Sí, por desgracia es cierto. Al parecer, alguien (no me atrevo ni a poner la palabra "persona") ha tirado al contenedor de basura a una niñita recién nacida. Todavía llevaba el cordón umbilical. La autopsia determinará las causas y el momento del fallecimiento.

Ahora mismo, la Policía Científica trata de hallar el contenedor en que presuntamente se echó el cuerpo (no se sabe si vivo o muerto) y averiguar quiénes son sus padres. No es tarea fácil ya que a esta planta llegan contenedores procedentes de Zaragoza y de más de 50 municipios de los alrededores.

Lo que a mí no me entra en la cabeza es cómo, en pleno siglo XXI, nadie, NADIE, puede deshacerse de una criatura en un contenedor de basura. Me da igual que seas pobre, adolescente o se trate de un embarazo no deseado: ¿tan difícil es llevar a un niño al hospital y renunciar a él? Vale, puedo entender que te de vergüenza... déjalo a las puertas del hospital o del centro de salud, no pasará mucho tiempo antes de que alguien lo encuentre. Y, al menos, la criatura tendrá una oportunidad de sobrevivir. ¡Él o ella NO tiene la culpa de tu historia! Este bebé no tenía la culpa de nada.

Ojalá no volviéramos a escuchar noticias así. Es que no lo puedo entender, no puedo. Por más que lo intento, no puedo. Sólo espero que descubran a los autores de semejante atrocidad y la Justicia cumpla su papel. De todas formas, sea cual sea el castigo, el Mal ya está hecho. Esta pequeña no tendrá ya ninguna oportunidad.


D.E.P. angelito.

2 comentarios:

  1. Me has dejado sin palabras, los bebes no son muñecos de plástico desechables. Mira que tirar un bebe a la basura ? En fin lo hecho hecho esta :(, pobre criatura ve tu a saber en qué condiciones murio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero ni pensarlo Carolina, se me saltan las lágrimas cada vez que pienso en la criatura. No sé qué le pasa a la gente, pero esto se nos está yendo de las manos...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...