martes, 8 de septiembre de 2015

¿Casualidad o una señal?

Hay veces en que el azar, el Destino o quien quiera que sea, parece tomar decisiones sobre nuestras vidas y nos las presenta en bandeja de plata para que parezca que somos nosotros quienes las hemos tomado. Estos últimos días hemos visto dos películas recientes. Ninguna tenía nada que ver con los niños ni con el mundo de las adopciones, al menos a priori, y desde luego elegimos verlas por diferentes motivos, pero ninguno relacionado con nuestra historia personal. Y, sin embargo, nos aguardaban algunas sorpresas...

La primera fue "Mientras seamos jóvenes", protagonizada por Ben Stiller y Naomi Watts. La verdad es que no me apetecía mucho verla, el tráiler no había llamado mi atención en absoluto y una película de Ben Stiller sobre una pareja que no quiere asumir el paso del tiempo no me parecía el mejor entretenimiento para una tarde de septiembre. Sin embargo, Naomi Watts es Naomi Watts y a mi marido le apetecía mucho ir a verla, así que allá que fuimos.

No voy a hacer una crítica de la película porque éste no es el lugar, pero mira por dónde que esta comedia nos guardaba una pequeña sorpresa. La pareja protagonista había soñado mucho tiempo con ser papás, pero la cigüeña no llegó y ya han asumido que nunca tendrán hijos. Con cuarentaytantos cumplidos y todos sus amigos cambiando pañales y dando biberones, es normal que a veces se sientan fuera de lugar. Entonces conocen a dos jóvenes que cambiarán su vida para siempre...

El tema es que íbamos a ver una comedia de dos adultos que se comportan como veinteañeros, una serie de bromas malas de Stiller acompañado de una buena actriz (en quien yo confiaba para salvar la película), y nos encontramos con la historia de dos personas que quieren ser padres y no lo consiguen. La historia de una mujer que ya ha renunciado a su sueño para no sufrir más en el proceso y un marido que recupera la esperanza ya perdida. ¡Qué cosas! - pensamos - No teníamos ni idea de que el tema de la maternidad/paternidad apareciera en esta película.


La segunda película fue "Ático sin ascensor", una comedia agradable de ver y que a nosotros nos hizo pensar mucho. Fuimos a verla principalmente por la pareja protagonista, Diane Keaton y Morgan Freeman. Cuenta la historia de un matrimonio que vive en un quinto piso de un edificio de Brooklyn. No tienen ascensor, pero sí una gran terraza y unas vistas inmejorables de Manhattan. Pero los años pasan y subir cinco pisos a pie todos los días cuesta, por eso deciden vender y mudarse a otra casa.

Nosotros tampoco tenemos ascensor, pero vivimos en un primero y no es lo mismo que subir a un quinto piso. Lo cual no quiere decir que a veces vengas cargado con la compra, o que un día puedes romperte una pierna o, simplemente, que llegará un día que quizás hasta un solo piso se nos haga duro de subir. ¿Quién nos dice que no llegará un día en que nos encontremos en la misma situación que esta pareja?

Pero los parecidos no acaban ahí. A través de continuos flashbacks vemos la relación que la pareja ha tenido con su casa durante los cuarenta años que llevan viviendo en ella. Una casa que ha conocido la ilusión de crear un hogar, las alegrías del triunfo profesional, reuniones familiares y de amigos, y también las penas por no haber logrado ser padres. ¡Toma ya! - pensamos - Aquí sí que no nos esperábamos que surgiera el tema otra vez.

 
Está claro que cuando el azar o el Destino o quien quiera que sea decide jugar contigo y hacer que el mundo (al menos tu mundo) gire en torno a un tema, no hay quien pueda cambiarlo. Fue curioso, porque no buscábamos nada relacionado con el tema, y sin embargo ahí estaba... como si nos estuviera esperando. ¿Casualidad? ¿Una señal? Sí, está claro que si queremos ser padres éste es el lugar y el momento adecuados. Así que hemos tomado una buena decisión, seguramente la mejor de nuestras vidas, al iniciar este camino justo ahora.

7 comentarios:

  1. Claro que es una buena decisión!!! solo hay que leerte un poco para ver el alcance de vuestro deseo de ser papas y por supuesto lo buenos papas que seréis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy! Muchas gracias Raquel!! Cruzaremos los dedos para que así sea :-)

      Eliminar
  2. jajaj cómo te entiendo! A nosotros nos pasa mucho, parece que todo va de infertilidad o adopción. Es como cuando sólo ves embarazadas. La explicación lógica es que te fijas más, pero yo prefiero ver señales en ello. Es más bonito. Seguro que es la mejor decisión, seguro. (perdón, qeu sé que tengo mucho atasco!! Un beso!!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro!! A mí lo de las embarazadas no me pasa, pero siempre hay señales en alguna parte. Ya ves!!
      Tranquila, a tu ritmo. Un beso!!!

      Eliminar
  3. Hola! (es la primera vez que escribo por aquí aunque no la primera que me paso a fisgar :P)
    Yo también veía señales cuando empecé con la idea de adoptar; parece que es como si el mundo te estuviera diciendo "sí, vas bien por ahí, no te preocupes". Seguro que os va todo genial en vuestro camino y os véis siendo papis en poco tiempo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Imizel, muchas gracias por seguirnos. Ojalá se cumpla tu deseo y todos podamos cumplir nuestro sueño lo antes posible.

      Eliminar
  4. Hola! Mira que me das curiosidad de ver las películas que pones. No se como que me entro nostalgia, quizás lo biológico de renunciar a ser padres. En mi caso personal ver cuando los niños de una casa hogar necesitan unos papás también me hace ilusión y aunque me imagine ser mama de forma diferente me hace mucha ilusión dar hogar a un pequeñín que nos de la oportunidad de ser papas. Te mando un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...