lunes, 6 de julio de 2015

Una mirada llena de esperanza

Después del bajón de la semana pasada, las noticias mejoran relativamente. Al parecer, el escaso número de niños pendientes de adopción se debe, en parte, a las ayudas que Europa ha dado para los programas de acogimiento familiar. Con esas ayudas, un mayor número de menores se encuentra ya en familias de acogida en vez de vivir en orfanatos. 

Los servicios sociales vieron que los niños eran felices en esas familias y decidieron que no era necesario inscribirlos en el Registro de niños adoptables, contraviniendo así la ley ya que esa decisión corresponde únicamente al Ministerio de Justicia y no a los servicios sociales. Las familias de acogida son siempre una medida temporal mientras se trabaja con la familia biológica o se encuentra una familia adoptiva, de modo que lo único que se está consiguiendo es retrasar la adopción de esos niños y hacer más difícil la separación de su familia de acogida cuando ésta finalmente se produzca. En fin...

En la página web de AMOR se puede leer la noticia. El Ministerio de Justicia habría exigido a los servicios sociales que corrijan la situación de inmediato e inscriban a todos los niños adoptables, y así se lo comunicó a las fundaciones el pasado 29 de junio. Esperemos que sólo suponga un retraso y las adopciones se reanuden lo antes posible.

En cuanto al médico y nuestra odisea por conseguir los certificados, hay novedades. El jueves era el turno de Alex de ir a ver a su doctora, quien le empezó a poner problemas al leer el texto literal que Bulgaria exige. Al final le mandó para esta semana un análisis de orina. Esa misma mañana se había hecho ese análisis en el reconocimiento anual del trabajo, pero al parecer no sirve porque es privado y no por la seguridad social. En fin... También le ha mandado un análisis de sangre con pruebas de VIH, hepatitis B y tuberculosis. La doctora va a preguntar si le tiene que enviar al hematólogo para la prueba de hemofilia o si se lo puede firmar sin hacerle la prueba. Y, finalmente, tiene que pedir cita para la enfermera dentro de quince días, le harán un electro y tendrán ya los resultados de los análisis. Si todo está bien y no tiene que ir al hematólogo, le firmará entonces el certificado.

Y entonces me pregunto, si yo voy a tener que hacerme también todas esas pruebas... ¿¡por qué no me las encargó la doctora sustituta!? Es desesperante, ahora sí que es una semana perdida. En fin, tenía cita hoy lunes con mi médico pero el viernes por la tarde se me pasó por la cabeza llamar al centro de salud para confirmar que el lunes estaría él... y cuál es mi sorpresa cuando me dicen que no!!! Que esa tarde está y que, en cambio, se coge vacaciones del 6 al 10... ¡toda esta semana! Que ya no tiene hora y tendré que esperar al lunes 13. Casi les digo de todo, ¿cómo puede haber gente tan negada trabajando? ¡Eso son dos semanas perdidas!

Bueno, pues ni corta ni perezosa el viernes a última hora me presenté en el médico sin cita. Necesitaba hablar con él sí o sí. Le conté mi historia y, aunque creo que no le hizo mucha gracia que me "colara" así y me dejó muy claro que no tienen obligación legal de hacer un certificado con un texto concreto, al final me lo va a hacer. Tampoco le hizo mucha gracia que la sustituta le "pasara el muerto" a él. Pero al menos yo he conseguido avanzar algo: el jueves tengo análisis de sangre para la prueba de VIH, hepatitis B y hemofilia. Da por supuesto que no tengo tuberculosis y parece que no necesita análisis de orina ni electro. El miércoles 15 iré a por los resultados y a que me firme el certificado. Y entonces me pregunto: ¿por qué tantas diferencias entre unos médicos y otros, tanto en pruebas como en plazos? Si la hemofilia es tan fácil de detectar con un simple análisis de sangre, ¿por qué a mi marido no se la han encargado y quizás lo envíen al hematólogo (perdiendo días, semanas o meses)? Sinceramente, cada vez entiendo menos la burocracia.

Y una última duda... hasta donde llegan mis escasos conocimientos médicos, la mujer puede ser portadora de hemofilia y transmitirla a sus hijos varones, pero ella jamás desarrolla la enfermedad ni se verá afectada por ella. Entonces, ¿para qué diablos hay que certificar que nosotras no padecemos hemofilia? ¿Y qué si alguna de nosotras damos positivo? Eso no afectará en nada a los niños adoptados ni a nosotros como familia. En fin....

Ya a título de anécdota, viendo como está el percal me decidí a llamar a un centro de reconocimientos médicos que hace certificados para adopciones internacionales, según me han recomendado (el mismo del que tú me hablaste, Beatriz.) Van y me sueltan que ellos me hacen un reconocimiento genérico (vista, oído, electro...) por 50 euros y el certificado (no me sabe decir el coste) pero NO hacen análisis. Le pregunto si entonces me pondrían ese texto literal en el certificado sin hacerme ninguna prueba específica, me contesta que ni idea pero que el médico llega en cinco minutos y le hará la consulta. En un rato me llama y me dice... todavía estoy esperando. ¡Viva también la rapidez y eficacia de los privados! En fin...

Como no quiero perder la esperanza (del todo) y quiero que empecemos la semana con una sonrisa, aquí dejo las fotos de unos ojazos llenos de luz, dulzura y esperanza. ¡A mí me encantan!




































4 comentarios:

  1. Ay Mariajo cada que te leo siento k me debo dar prisa con la adopción. En la fundación que estamos mi esposo y yo de voluntarios esta el programa de acogimiento tarda como 1 año en darte a un niño pero al final se puede regresar con su familia, de repente me dan ganas de arriesgarme pero no se si podría con ese miedo a que se tenga que ir. Te mando abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila Carolina, ya sabes que las prisas no son buenas consejeras. Si tu marido y tú estáis totalmente convencidos de que queréis adoptar, adelante!! Si todavía no estáis totalmente seguros, pensadlo bien antes de hacer nada. El procedimiento es demasiado largo, duro e importante para muchas personas como para no estar plenamente convencidos de quererlo. En cuanto al acogimiento, yo tampoco sé cómo afrontaría que el niño volviera a su casa. Hay que ser emocionalmente muy fuerte para ser familia de acogida, creo que más aún que para adoptar. Pensadlo bien y haréis lo correcto. ¡Animo!

      Eliminar
  2. Hola Maria José,estamos pensando en adoptar en Bulgaria pero tal y como cuentas las cosas no están muy bien, estamos en puertas pendientes de que nos manden el certificado de idoneidad, te quería preguntar si tienes alguna noticia más sobre el tema, llamamos a Mimo y a Namasté y nos dijeron que ellos no tenían constancia de nada de eso y se seguían dando asignaciones con regularidad, si me podrías dar tambien el correo de amor, porque no logro contactar con ellos, gracias. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Por desgracia no tengo noticias nuevas, imagino (o quiero creer) que están trabajando por resolver la situación y registrar a todos los niños para poder agilizar las adopciones. También es cierto que estos meses se han dedicado a asignar a niños con necesidades especiales, por considerar que son prioritarios, y esperamos que ahora ya se pongan a trabajar en serio con los sanos. Las ecais de aquí parecen no saber mucho del tema, no sé si es ignorancia o que no quieren contar los problemas porque va contra sus intereses, ni idea...
      En la página de AMOR tienes todos los datos de contacto: http://amor-bg.com/es/
      El correo es: info@amor-bg.com
      Espero que os resuelvan vuestras dudas, ya me contarás. ¡Suerte!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...