martes, 7 de julio de 2015

El niño 44

Según cuentan en la solapa de su libro, Tom Rob Smith (1979) es un londinense que se licenció en Literatura Inglesa por la Universidad de Cambridge y ejerció de guionista de TV antes de debutar en 2008 con "El niño 44". Esta novela, que ha sido llevada al cine recientemente con Tom Hardy, Noomi Rapace (a quienes ya vimos juntos el año pasado en la estupenda "La entrega") y el siempre maravilloso Gary Oldman, se convirtió inmediatamente en un gran éxito literario que ha vendido dos millones de ejemplares y se ha traducido a más de treinta idiomas.

Se trata de una fabulosa historia de misterio ambientada en la Rusia de Stalin, allá por los años cincuenta, en la que el héroe de guerra y agente del Servicio de Seguridad Leo Demídov, un fiel seguidor de la propaganda oficial del Estado, debe enfrentarse a sus jefes, a su familia y hasta a su propio pasado para resolver una serie de asesinatos de niños que amenazan con hacer caer la imagen de la Unión Soviética. Una serie de asesinatos que es mejor enterrar y olvidar, caiga quien caiga en el camino, porque en una perfecta sociedad comunista el crimen, simplemente, no existe.

Tanto libro como película son muy buenos y totalmente recomendables, no os debéis perder ninguno de los dos. Eso sí, personalmente prefiero el libro. La película está bien rodada, los actores son magníficos, pero nunca lograré entender por qué algunos guionistas y/o directores de cine se empeñan en cambiar tantos datos de los libros. Si quieren una historia distinta, que creen un guión original y no adapten uno preexistente. Aún así, repito, merece la pena pasar un par de horas largas delante de la pantalla.

Pero si hoy hablo aquí de esta historia es porque....

Quizás quien no haya leído el libro ni visto la película debería dejar de leer en este punto. No voy a desvelar gran cosa pero quizás haya quien prefiera no saber absolutamente nada hasta que lo lea o la vea en el cine. Si es el caso, no sigáis.... ya volveréis a esta entrada en el futuro.



Al resto, como os decía, menciono hoy este libro porque hay una parte que me emocionó mucho cuando la leí. En un momento de la historia, la pareja protagonista se plantea hacerse cargo de dos hermanas que están en un orfanato y, procedimientos aparte (hablamos de Rusia en los años cincuenta y de unos hechos que han sucedido previamente y que no voy a revelar), lo llamativo es la forma en que afrontan este hecho y cómo se lo plantean a las niñas. Personalmente me encantó la sencillez y la dulzura con que abordan la cuestión. Aquí dejo algunos párrafos...

"Mi esposa y yo queremos ofreceros un hogar, nuestro hogar.... Tal vez penséis que si vivís con nosotros traicionaréis la memoria de vuestros padres, pero yo creo que vuestros padres habrían querido lo mejor para vosotras. Y la vida en estos orfanatos no os ofrecerá nada.... Queremos devolveros vuestra niñez, daros la oportunidad de disfrutar de ser niñas. No pretendemos ocupar el lugar de vuestros padres, nadie podría sustituirlos. Seremos vuestros tutores. Os cuidaremos, os alimentaremos y os proporcionaremos un hogar".

"No queremos nada a cambio. No tenéis que querernos, ni siquiera hace falta que os caigamos bien, aunque esperamos que algún día sea así. Podéis aprovecharos de nosotros simplemente para salir de aquí.... Si decís que no, intentaremos encontrar otra familia que os acoja... Lo cierto es que no puedo remediar lo sucedido, pero sí ofreceros un futuro mejor. No esperamos nada a cambio. Estaréis siempre juntas, tendréis vuestra propia habitación".

"Sois libres de decidir sí o no. Podéis pedirnos que busquemos otra familia. Depende por completo de vosotras... Tomad la decisión que prefiráis. No debéis tener miedo".

Lo dicho, no es tanto el hecho de ofrecer una tutela o que las niñas puedan elegir o la ausencia de un procedimiento legal. Lo que me gustó y me pareció muy entrañable fue la forma de enfocar la cuestión y de explicarles la situación a las niñas. Adoptar es dar sin esperar nada a cambio, y eso lo supo reflejar muy bien el autor.


 

2 comentarios:

  1. Que hermoso y eso precisamente es ser padre dar sin esperar. Mariajo gracias por compartir! !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, dar si esperar nada a cambio. De nada!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...