miércoles, 10 de junio de 2015

El poder de las palabras

Siempre se ha dicho que las mujeres embarazadas son extremadamente sensibles y que pueden sentirse heridas o echarse a llorar por cualquier cosa. No sé si será cierto, los casos más cercanos que he vivido parecen desmentirlo, pero quizás depende de cada persona. Lo mismo imagino que sucede con las mamás y los papás "embarazados" burocráticamente hasta el día en que sus niños llegan de dónde quiera que estén hasta ese momento. 

¿Qué a qué viene todo esto? Pues a que le estaba dando vueltas al poder que tienen las palabras. Cómo unas mismas palabras pueden hacerte sentir bien, mal o no darles ninguna importancia según el día que tengas, o cómo unas simples palabras desafortunadas pueden nublar un día soleado y alegre. Y es que esta semana, pese a idoneidades y cumpleaños, también está teniendo frasecitas de esas que prometen mantenerse bastante tiempo en un rincón de tu cabeza.  

Tengo una amiga de hace muchos años que, por vivir fuera, todavía no habíamos tenido oportunidad de decirle que queremos adoptar. El lunes, aprovechando su felicitación, le solté la noticia toda ilusionada. Siempre la he considerado una persona inteligente y discreta, alguien que mide lo que dice y muestra consideración por los demás. ¿Cuál fue su reacción ante tamaño notición? Las siguientes palabras: "Mujer, tú sigue practicando. Todo es cuestión de práctica. El que la sigue, la consigue".

Me molestó, para qué negarlo. Me pareció muy poco delicado por su parte y, desde luego, unas palabras poco afortunadas. Después de todo, no es su elección. Es la nuestra y a ella, como amiga desde hace más de veinte años, sólo le tocaba apoyarnos. Tardé mucho en contestarle, no sabía qué decirle y esperaba que la demora le diera qué pensar. 

Al final le respondí que la práctica no suponía ningún problema pero que no íbamos a esperar hasta los 50 a ver si llegan los niños y la adopción es para nosotros una opción igual de válida para ser padres. Me dijo que por supuesto pero que había otros medios alternativos para conseguirlo, aunque, desde luego, adoptar era una opción muy generosa. Le contesté que no es generosidad, sólo una forma más de construir una familia. Y terminó diciendo: "Yo lo veo muy generoso, aparte de construir una familia. No todo el mundo lo haría". Desde luego, lo que me quedó claro es que ella seguramente no lo haría.

Y, para rematar la semana, ¿os acordáis de la compañera de trabajo que me dijo hace unos meses que mejor intentarlo por otros medios para que al menos el niño fuera de Alex? No había vuelto a hacer más comentarios negativos, respetó nuestra decisión y de vez en cuando se interesa por cómo va el proceso. Hasta ayer, que tuvo que meter la pata otra vez. Mirad que joya me soltó mientras me daba una palmadita en la espalda: "¿Cuatro años mínimo para que os den al niño?... Pues te va a coger mayorcita, eh!!". ¡Olé mi niña, qué encanto!

En fin, no dudo que ninguna de ellas lo hizo con auténtica malicia. En el caso de A., aparte de la sorpresa, supongo que influyó la sincera preocupación derivada del desconocimiento y de los rumores que circulan por ahí; y en el caso de D., su carácter afable y bromista le hace decir cosas que no siempre resultan adecuadas. Así que Señor, dame paciencia...

 

8 comentarios:

  1. Alguna frasecita de esas me suena.... Mucho ánimo y a palabras necias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que todos las oímos antes o después. Muchas gracias MSP!

      Eliminar
  2. Mariajo vosotros lo tenéis clarísimo así que (bueno me ahorro la grosería jaja), algunos hacen ese tipo de comentarios por desconocimiento, otros por listillos y otros por estúpidos. A mi alguna vez que otra también me han soltado perlitas de yo nunca lo haría (¿acaso te pregunte?) o es que los rusos son (imagínate lo que sigue) y eso se lleva en la sangre. Yo ahora me río y que les den. Besitos y a la espalda lo que te digan, ellos se pierden compartir con vosotros este proceso que aunque largo y angustioso también es muy muy bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, si no me preocupa. Sólo me molestó porque no me lo esperaba, pero no tiene mayor importancia. Ellos se perderán compartir con nosotros el proceso, ser parte importante de la vida de esos niños e incluso vivir el amor y el cariño que esos niños darán en el futuro. Afortunadamente, también hay amigos entusiasmados con el proceso y que lo están viviendo día a día.

      Eliminar
  3. Me suena tan familiar tu historia, a mi una tía me dijo también que aceptará donación de óvulos para que nuestro bebe sea genéricamente de mi esposo y mr dijo que ella no adoptaría no podría; sentí muy feo la verdad. La mayoría de mis amigas queridas me apoyan en la adopción eso yo agradezco mucho. Si caen mal ese tipo de comentarios desafortunados pero bueno al igual que tu trago hondo para no contestar como me gustaría je je. Te va a ir bien van a disfrutar a su pequeño y formarán una hermosa familia :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! La verdad es que hay gente a la que más le valdría mantener la boca cerrada, pero aguantaremos porque es parte del proceso.

      Eliminar
  4. No te imaginas cuantas veces he sufrido estas malditas frases.. Con una ganas de tirar dicha persona por la ventana o alguna reacción violenta.
    Pero al final, somos educados. Te lo tragas, te ahorras intentar convencer los "expertos" que están a siglos de la realidad... Y cortas algunas relaciones (q a veces va bien también!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente. Lo mejor es ignorarlas ya que no suelen hacerse con mala intención y, si no es el caso, como bien dices, cortar una relación a veces es bueno.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...