martes, 31 de marzo de 2015

Mi abuelo me habría matado

Hoy quiero contaros una historia que descubrí por casualidad en la prensa. Ojalá fuera un cuento de esos que acaban felizmente. No, no es así. En realidad, el final no está escrito y únicamente depende de su protagonista. De su forma de ver las cosas, de su capacidad para perdonar y olvidar, o simplemente de cómo decida enfrentarse a su pasado y continuar con su propia vida.

A finales de los años 60, en Alemania, una joven llamada Monika mantuvo una corta relación con un muchacho nigeriano. La relación duró poco y fruto de ella nació en Munich, el 29 de junio de 1970, una pequeña niña, Jennifer, que fue entregada a un centro infantil católico. Tres años después, fue entregada en adopción a la familia Teege.

Cuando Jennifer Teege tenía veinte años, se trasladó a vivir a París. Allí se hizo íntima amiga de una joven israelí, que le inculcó el amor por su tierra y la curiosidad para ir a conocerla. Así lo hizo, y Jennifer vivió en Tel Aviv durante cinco años. Aprendió hebreo, completó sus estudios sobre Oriente Medio y Africa, y trabajó en el Instituto Goethe. En su apartamento de Tel Aviv vió por primera vez "La lista de Schindler" y tembló de horror con la magnífica interpretación de Ralph Fiennes en el papel de Amon Goeth, el oficial nazi que dirigía el campo de concentración de Plaszow, en Polonia.

Después de su estancia en Israel, Jennifer volvió a Alemania y se instaló en Hamburgo. En el verano de 2008, descubrió por causalidad algunos documentos que hacían referencia a su familia biológica. Ni ella ni sus padres adoptivos sabían gran cosa, y supuso un shock para ellos descubrir un libro sobre Monika, la madre biológica de Jennifer. Aquel oficial nazi de "La lista de Schindler" que se entretenía disparando a los judíos desde su terraza, Amon Goeth, era en realidad su abuelo. Su madre biológica, Monika Hertwig, era hija de Goeth y de una secretaria de la Wehrmacht que conoció precisamente a través de Schindler.

Su abuelo era conocido como "el carnicero de Plaszow". Fue responsable directo de la muerte de 2.000 personas en el guetto de Cracovia y de otras 8.000 en Plaszow, asesinatos por los que fue sentenciado y ejecutado en la horca en 1946, muy cerca del campo donde mató, mutiló y torturó a miles de víctimas: judíos, negros, disidentes... Cuentan que un día vió a una mujer judía cocinando unas patatas y, desfallecida por el hambre, se comió una. Amon Goeth le disparó un tiro en la cabeza y ordenó a dos presos tirarla, aún con vida, a un depósito de agua hirviendo. Uno de ellos se negó, y Goeth le mató.


Jennifer Teege sufrió un auténtico trauma cuando descubrió la verdad. Su abuelo había sido un criminal nazi, uno de los más crueles. ¡Su abuelo mataba personas, mataba negros! Acudió a un psicólogo para ser capaz de enfrentarse a la realidad, saber que su abuelo biológico era un sádico asesino que disfrutaba torturando y matando indiscriminadamente, y como parte de su terapia se entrevistó con su abuela, la amante de Goeth, y visitó el campo de Plaszow. Necesitaba ir allí, verlo con sus propios ojos, acercarse todo lo posible a la figura de su abuelo para luego dejarlo atrás y alejarse todo lo posible. Durante sus años en Tel Aviv y de amistad con su amiga israelí, conoció a mucha gente cuyos abuelos y familiares habían fallecido a manos de los nazis. Jamás pensó que se sentiría tan cerca y tan lejos, a la vez, de ellos.

Su historia se contó en el libro "Amon", publicado en alemán en 2013. La versión inglesa saldrá a la luz en abril: "My Grandfather would have shot me: a black woman discovers her family's nazi past" ("Mi abuelo me habría disparado: una mujer negra descubre el pasado nazi de su familia".)


3 comentarios:

  1. Que duro e interesante!
    Gracias x haberlo compartido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí se me hiela la sangre cada vez que lo leo. ¿Cómo afrontas que tu abuelo sea un asesino nazi, un asesino en serie o un simple psicópata que mató y torturó a miles de personas? ¿Cómo se vive sabiendo que tu propio abuelo, de haberte conocido, habría deseado matarte y seguramente lo hubiera hecho sin dudarlo un segundo? ¿Qué padres adoptivos esperan encontrarse con esa terrible realidad cuando acogen, abrazan, besan y quieren a su niña?

      Eliminar
  2. padres adoptivos abrazan a sus hijos con su historia ....no se cuestiona ..son el eslabon de amor para que esa vida continúe el mejor camino

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...