lunes, 9 de marzo de 2015

Hollywood adopta

Este fin de semana saltaba la noticia de que la actriz Cate Blanchett ha adoptado una niña. Me encantaría descubrir que ella y su marido, el guionista y dramaturgo Andrew Upton, han pasado por el mismo procedimiento que el resto de los mortales (cursos, entrevistas, valoración, tiempo de espera), pero imagino que no es el caso. Para muestra, un botón: la pareja tenía ya tres hijos biológicos y les apetecía tener una niña. Pues dicho y hecho, ya la tienen, y además pequeñita, a pesar de los 45 años de la actriz. ¿Casualidad o elección del bebé? A los demás no nos dejan elegir el sexo...

Sin embargo, el de la australiana no es el único ejemplo. Muchos son los famosos y famosas que han adoptado un hijo, con mayor o menor polémica según los casos. Y Mia Farrow o Angelina Jolie no son las únicas.

Muchos recordaréis la polémica que levantó Madonna (una de ellas) cuando conoció al pequeño David Banda en un orfanato de Malawi y decidió adoptarlo en 2006. No está claro que el padre biológico del pequeño hubiera renunciado a su custodia, pero ahí tampoco quiero meterme porque el niño estaba en un orfanato y vete a saber si el padre no intentaría simplemente ganarse un sueldillo al saber quién quería adoptar a su retoño. Lo malo es que, cuando Madonna quiso adoptar a otro niño en el país, las autoridades de Malawi se lo denegaron ya que es ilegal entregar un niño a una persona que no haya residido en Malawi por un período mínimo de 18 meses. Entonces, ¿por qué le entregaron al primero? El proceso de adopción de David duró apenas un par de semanas, pero antes Madonna y su marido hicieron una cuantiosa donación al gobierno para la construcción de un hospital.

Michelle Pfeiffer también tuvo que enfrentarse a la demanda del padre biológico de su hija, Claudia Rose, a la que adoptó en 1993. El escocés Ewan McGregor tiene dos hijas biológicas y dos adoptadas, pero nunca ha querido hablar de los procesos. ¿Simple privacidad o algo que ocultar?

Pero no todas las historias son así de feas. La británica Emma Thompson adoptó en 2003 a Tindyebwa Agaba, un chico de Ruanda que había sido entrenado para ser niño soldado después de que su padre muriera y su madre y su hermana desaparecieran en el genocidio que asoló al país africano. Hoy, doce años después, el chaval se ha licenciado en Ciencias Políticas y quiere ser abogado defensor de Derechos Humanos. ¡Eso sí es un ejemplo a seguir!

Meg Ryan estuvo casi diez años en listas de espera para adoptar en Estados Unidos e India hasta que pudo adoptar a una niña china en 2006. Pero peor lo pasaron el cantante Elton John y su pareja, quienes quisieron adoptar al pequeño Lev, a quien ya habían conocido, y las autoridades de Ucrania se lo denegaron al no admitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El australiano Hugh Jackman se casó a los 27 años con su pareja, Deborah-Lee Furness, de 36. Al no conseguir tener hijos biológicos, intentaron la FIV. Quienes hayan pasado por este procedimiento, saben lo que supone, tanto física como psicológicamente. Tras sufrir dos abortos, decidieron adoptar y hoy en día son padres de un niño y una niña que les hacen la mar de felices. El actor ha hablado en más de una ocasión de lo que él considera el capítulo más duro de toda su vida.

Katherine Heigl y su esposo Josh Kelly adoptaron en 2009 a Naleigh, una niña coreana. La actriz, sensibilizada con el tema porque ella misma tiene una hermana adoptada en Corea, ha comentado que el proceso fue rápido porque la niña tiene una deficiencia cardíaca, pero no fácil. "No alcanzas a imaginarte la cantidad de papeles y requisitos que tuvimos que completar, realizaron una investigación tan exhaustiva sobre nuestras vidas que incluían huellas digitales, reuniones, visitas y preguntas como si vamos a criar a nuestro hijo en una religión específica o cómo lo vamos a disciplinar. ¡Qué locura!" La experiencia, de todas formas, no debió ser tan traumática porque en 2012 adoptaron otra niña.

Sandra Bullock es otra de las actrices que adoptó un niño pequeño pasados los cuarenta. Sin embargo, ella y su marido (se separarían poco antes de la asignación y finalmente adoptó ella sola) pasaron cuatro años de trámites hasta tener al pequeño Louis Bardo.

La sudafricana Charlize Theron tuvo que esperar dos años hasta tener al pequeño Jackson en 2012. Y Denise Richards, madre de dos hijas biológicas con Charlie Sheen, adoptó ya como monoparental a la pequeña Eloise tras un largo proceso.

El último que parece decidido a adoptar es George Clooney y su recién estrenada esposa, la abogada Amal Alamuddin. Veremos cuánto tiempo tardan en tener un bebé entre sus brazos.


7 comentarios:

  1. Si, son muchos los famosos que se han decidido por la adopción. Hace tiempo también escribí sobre este tema. Además de los que mencionas también han adoptado otros como Steven Spielberg, George Lucas, Jamie Lee Curtis, Michelle Pfeiffer, Isabella Rosellini, Diane Keaton,... pero me da rabia porque me da la sensación de que para ellos es más fácil, más rápido, y más de todo.
    Quizá sea mi sensación, quizá sea el procedimiento de adopción en estos países, pero creo que no pasan por lo que pasamos nosotros...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, era imposible hablar de todos. Tenemos la sensación de que ellos no pasan por los mismos trámites al ser famosos, que les basta con soltar pasta y ya tienen un niño, y de hecho hay muchos casos así o al menos que rozan la ilegalidad. Pero nos queda el consuelo de pensar que no siempre es así, que algunos tienen que esperar años y eso les equipara un poco a nosotros. El resto, si hay diferencias en los procedimientos no podemos hacer nada. EEUU tiene un sistema de adopciones diferente al español.

      Eliminar
  2. Buneo, parece que unos sí y otros no... Prefiero pensar eso o me cabreo. No hay que irse tan lejos, mira Rocío Jurado o la Pantoja. No sé, no sé. En realidad, creo que en algunos países la burocracia es diferente. Mmmm no sé. Me estoy cabreando al final :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, y estoy convencida de que es así. También imagino que dependerá de si eres más o menos famoso o tienes más o menos dinero, pero alivia saber que gente como Sandra Bullock, que ingresa millones cada año, tuvieran que esperar cuatro años para tener un bebé en su propio país. Los sistemas son diferentes y siempre hay gente que se salta las reglas. El dinero abre muchas puertas, y no sólo en cuestiones de adopción. No merece la pena cabrearse demasiado.

      Eliminar
  3. Ah! Pero según el país sí puedes decir que te da igual el sexo pero que en caso de poder elegir, preferirías un niño o una niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira! Eso no lo sabía... pensaba que nunca hacían caso de esas preferencias.

      Eliminar
  4. Pues sí.... Es de flipar...pero está claro que la burocracia no es la misma para todos...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...