miércoles, 18 de marzo de 2015

El príncipe de Egipto

La semana pasada, aproveché una tarde que tenía libre para volver a ver una de las películas de animación que más interesante me parece: "El príncipe de Egipto" (1998). Se trata de una película de Dreamworks Animation que adapta el libro del Exodo y sigue la vida de Moisés desde que era un príncipe de Egipto hasta su destino final liderando la salida de los esclavos hebreos de Egipto. Aunque es una versión libre que se permite algunas licencias en la historia, creo que puede ser adecuada para que los niños aprendan un poco de historia y algunos conceptos como la lealtad, la familia y el sacrificio.

La película empieza en Egipto, donde los hebreos viven como esclavos. El Faraón ha ordenado asesinar a todos los hijos varones de los hebreos. Yocheved, una esclava a quien pone voz la tristemente desaparecida cantante israelí Ofra Haza, deja a su hijo Moisés en el río, dentro de una cesta, para intentar salvar su vida. Da la casualidad que la cesta es encontrada por la mujer del Faraón, quien adopta al niño y lo cría como si fuera su propio hijo, sin que éste conozca sus verdaderos orígenes.

Los años pasan y Moisés (voz del actor Val Kilmer) descubre la verdad durante un encuentro fortuito con su hermana Miriam (voz de Sandra Bullock). Aquí la película narra maravillosamente la reacción de Moisés ante el descubrimiento de su verdadera identidad, el dolor ante lo sucedido y los sentimientos encontrados hacia su familia biológica y aquellos a quien él consideraba su auténtica familia. En una escena, Moisés les pregunta "¿Por qué me elegistéis a mí?" y la respuesta que recibe es "No fuimos nosotros, fueron los Dioses". Esta frase, sin duda, la escucharemos todos los padres adoptivos antes o después. Y nuestra respuesta será similar: nosotros no elegimos a nuestros hijos, es el Destino (Dios, la Administración, etc.) quien nos los entrega. Una vez más, la Leyenda del Hilo Rojo.

Moisés decide abandonar su vida en palacio y alejarse de todo lo que conoce. Necesita espacio para pensar y aclarar sus sentimientos. Y decide ayudar a su pueblo a conseguir la libertad. Es en ese momento cuando tiene que enfrentarse a su "familia adoptiva", pues el actual Faraón, su hermano Ramsés II (voz de Ralph Fiennes) se sentirá traicionado por Moisés y luchará contra él. Aquí es donde la película entra de lleno en su aspecto histórico y abandona lo relacionado con la adopción. No todos los hijos adoptivos dejan a su familia para volver con la biológica, eso es más bien una excepción (por no decir que nunca ocurre.)

Hoy me despido con una estrofa de la canción principal de su banda sonora, que me parece de lo más adecuada en este blog. La canción, ganadora del Oscar en 1999, es interpretada por Whitney Houston y Mariah Carey. Se titula "When you believe" y dice así:

      There can be miracles            Puede haber milagros
      when you believe,                  cuando crees,
      though hope is frail,              aunque la esperanza sea frágil,
      it's hard to kill.                     es difícil de matar.

      Who knows what miracles      Quién sabe qué milagros
      you can achieve,                    podrías lograr,
      when you believe                   cuando crees
      somehow you will,                 de alguna manera lo harás,
      you will when you believe.     lo harás cuando creas.



2 comentarios:

  1. El destino nos está esperando, ya está escrito. Lo único que no sabemos es cuando tardaremos en tener a nuestros peques a nuestro lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto!! Por eso es tan importante "creer".... ya sabes que la esperanza es lo último que se pierde, y en nuestro caso es sólo cuestión de tiempo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...