martes, 31 de marzo de 2015

Mi abuelo me habría matado

Hoy quiero contaros una historia que descubrí por casualidad en la prensa. Ojalá fuera un cuento de esos que acaban felizmente. No, no es así. En realidad, el final no está escrito y únicamente depende de su protagonista. De su forma de ver las cosas, de su capacidad para perdonar y olvidar, o simplemente de cómo decida enfrentarse a su pasado y continuar con su propia vida.

A finales de los años 60, en Alemania, una joven llamada Monika mantuvo una corta relación con un muchacho nigeriano. La relación duró poco y fruto de ella nació en Munich, el 29 de junio de 1970, una pequeña niña, Jennifer, que fue entregada a un centro infantil católico. Tres años después, fue entregada en adopción a la familia Teege.

Cuando Jennifer Teege tenía veinte años, se trasladó a vivir a París. Allí se hizo íntima amiga de una joven israelí, que le inculcó el amor por su tierra y la curiosidad para ir a conocerla. Así lo hizo, y Jennifer vivió en Tel Aviv durante cinco años. Aprendió hebreo, completó sus estudios sobre Oriente Medio y Africa, y trabajó en el Instituto Goethe. En su apartamento de Tel Aviv vió por primera vez "La lista de Schindler" y tembló de horror con la magnífica interpretación de Ralph Fiennes en el papel de Amon Goeth, el oficial nazi que dirigía el campo de concentración de Plaszow, en Polonia.

Después de su estancia en Israel, Jennifer volvió a Alemania y se instaló en Hamburgo. En el verano de 2008, descubrió por causalidad algunos documentos que hacían referencia a su familia biológica. Ni ella ni sus padres adoptivos sabían gran cosa, y supuso un shock para ellos descubrir un libro sobre Monika, la madre biológica de Jennifer. Aquel oficial nazi de "La lista de Schindler" que se entretenía disparando a los judíos desde su terraza, Amon Goeth, era en realidad su abuelo. Su madre biológica, Monika Hertwig, era hija de Goeth y de una secretaria de la Wehrmacht que conoció precisamente a través de Schindler.

Su abuelo era conocido como "el carnicero de Plaszow". Fue responsable directo de la muerte de 2.000 personas en el guetto de Cracovia y de otras 8.000 en Plaszow, asesinatos por los que fue sentenciado y ejecutado en la horca en 1946, muy cerca del campo donde mató, mutiló y torturó a miles de víctimas: judíos, negros, disidentes... Cuentan que un día vió a una mujer judía cocinando unas patatas y, desfallecida por el hambre, se comió una. Amon Goeth le disparó un tiro en la cabeza y ordenó a dos presos tirarla, aún con vida, a un depósito de agua hirviendo. Uno de ellos se negó, y Goeth le mató.


Jennifer Teege sufrió un auténtico trauma cuando descubrió la verdad. Su abuelo había sido un criminal nazi, uno de los más crueles. ¡Su abuelo mataba personas, mataba negros! Acudió a un psicólogo para ser capaz de enfrentarse a la realidad, saber que su abuelo biológico era un sádico asesino que disfrutaba torturando y matando indiscriminadamente, y como parte de su terapia se entrevistó con su abuela, la amante de Goeth, y visitó el campo de Plaszow. Necesitaba ir allí, verlo con sus propios ojos, acercarse todo lo posible a la figura de su abuelo para luego dejarlo atrás y alejarse todo lo posible. Durante sus años en Tel Aviv y de amistad con su amiga israelí, conoció a mucha gente cuyos abuelos y familiares habían fallecido a manos de los nazis. Jamás pensó que se sentiría tan cerca y tan lejos, a la vez, de ellos.

Su historia se contó en el libro "Amon", publicado en alemán en 2013. La versión inglesa saldrá a la luz en abril: "My Grandfather would have shot me: a black woman discovers her family's nazi past" ("Mi abuelo me habría disparado: una mujer negra descubre el pasado nazi de su familia".)


lunes, 30 de marzo de 2015

El ángel de Budapest

Todos hemos oído hablar alguna vez de Oskar Schindler, el industrial alemán que salvó a 1.200 judíos de una muerte segura durante la Segunda Guerra Mundial, empleándolos como trabajadores en sus fábricas. ¿Y si os digo que hay otro personaje, esta vez español, que salvó la vida a 5.200 judíos? Pues sí, es cierto. Pero como Spielberg no ha hecho una película sobre su vida, mucha gente ignora hoy en día de quién se trata. Hablo del diplomático Angel Sanz Briz, nacido en Zaragoza el 28 de septiembre de 1910 y apodado "El ángel de Budapest". Sin embargo, el número de personas salvadas no importa...


El pasado 3 de febrero se estrenaba en Zaragoza el documental "La encrucijada de Angel Sanz Briz" con la presencia de la embajadora húngara, sin embargo no pude asistir por coincidir con el curso de formación. Este fin de semana, tuvimos la oportunidad de asistir a su exhibición en la Filmoteca de Zaragoza, con la asistencia y participación de su director, José Alejandro González Baztán. Debo decir que me pareció un documental magníficamente realizado y de gran interés para todo el mundo. Durante hora y media hace un recorrido por la labor del diplomático en Budapest, contada por sus propios hijos y algunos supervivientes del Holocausto. (El 14 de abril se estrena en Madrid, no os la perdáis.)

España, país neutral en la Segunda Guerra Mundial, destina en 1942 a Sanz Briz a la Embajada de Hungría, un país aliado al Eje pero que todavía no ha tomado medidas de exterminio de los judíos. En marzo de 1944, Alemania invade Hungría y el propio Adolf Eichmann se traslada a Budapest para supervisar los planes del exterminio nazi. En los meses siguientes, Sanz Briz envia un informe a Madrid con las medidas anti-judías y algunos planos de los campos de exterminio que ha logrado obtener, pero España no se arriesga a intervenir. Indignado por lo que está sucediendo, decide proporcionar cartas de protección a los judíos y alquila varios edificios en los que coloca banderas españolas y placas con la reseña de “edificio anejo a la Embajada española” para que puedan vivir allí de forma segura. En esta tarea, Sanz Briz tiene que echar mano de su influencia, contactos y dinero.

Sanz Briz recupera un Real Decreto de 1924 de Primo de Rivera, ya caducado (algo que ignoran las autoridades alemanas y húngaras), y consigue que el Gobierno húngaro le autorice a proteger a 200 judíos sefardíes. Según esta norma, los judíos sefardíes tenían derecho a la nacionalidad española por ser descendientes de los judíos expulsados de España por los Reyes Católicos. Sanz Briz y su equipo los busca en las estaciones, en las filas de deportados, en las calles... Lo que hace entonces es dar esos pasaportes por familias, en vez de por personas, y numerarlos de la siguiente manera: 1a, 1b, 1c, 1d.... De esa manera tan ingeniosa como arriesgada, los 200 salvoconductos se multiplicaron y 5.200 judíos se pudieron salvar. Suecia, Suiza y el Vaticano, como Estados neutrales, le ayudan en esa tarea.

En octubre de 1944, viendo que Alemania no tiene posibilidades de ganar la guerra, el Gobierno español le da finalmente su apoyo para que “se extienda la protección al mayor número de judíos perseguidos”. A finales de año, ante la inminente entrada del ejército ruso en Budapest, el gobierno franquista ordena a Sanz Briz abandonar la embajada en manos de los suecos (quienes se encargarán de ella a partir de ese momento) y trasladarse a Suiza. En ese momento, Hungría entiende que ya no hay embajada española y que los judíos ya no tienen protección, por lo que pueden ser deportados. Giorgio Perlasca, un italiano que había ayudado al diplomático en su labor, se hace pasar por cónsul provisional alegando que Sanz Briz está de viaje en España para recibir instrucciones, y así consigue mantener a salvo a los judíos hasta enero de 1945, cuando finalmente los rusos entran en Budapest.

Por estos hechos, Angel Sanz Briz fue reconocido como Justo entre las Naciones en 1966, pero el Gobierno español le recomendó no aceptar entonces ese premio porque las relaciones con los estados árabes eran positivas y no convenía provocarles. Finalmente, sería en 1989 cuando el embajador de Israel en España entregó a su viuda, Adela Quijano, la Medalla concedida a título póstumo. También se autorizó la plantación de un árbol en el Monte del Recuerdo de Jerusalén. En 1991, el Museo del Holocausto Yad Vashem, de Israel, distinguió su acción e inscribió su nombre en el Memorial del Holocausto. En 1994, el gobierno húngaro le concedió la Cruz de la Orden del Mérito de la República de Hungría y se colocó una placa con su nombre en la Gran Sinagoga de Budapest.

Tras la Guerra, Sanz Briz estuvo destinado en EE.UU., Suiza, Perú, Guatemala, Holanda, Bélgica, China y el Vaticano. Falleció en Roma el 11 de junio de 1980, a los 70 años de edad. Su figura aparece en la película “El cónsul Perlasca” (2002), donde el protagonista es realmente Giorgio Perlasca. Es en 2011 cuando se realiza “El ángel de Budapest”, una película española con Francis Lorenzo, Aldo Sebastianelli, Ana Fernández, Iván Fenyö, Asier Etxeandía y Ana Allen en los papeles protagonistas. La verdad es que, cada vez que veo escenas como ésta, no puedo evitar las lágrimas.

 
"Ojalá que allí donde haya persecuciones y guerras 
no falten nunca personas de la talla humana de Sanz Briz".

viernes, 27 de marzo de 2015

Semana Santa

Como dice el maestro Serrat, "Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así, aprovecharlo o que pase de largo depende en parte de ti..."


Estoy contenta y relajada sí, es que hoy es el primero de mis 11 días de vacaciones de Semana Santa. ¡¡Bien, qué ganas tenía ya!! Es una pena que al final no podamos hacer una escapada, pero no importa, tengo tal listado de cosas por hacer que se me van a pasar volando: hacer deporte, ver películas, ponerme al día con mis lecturas, escuchar esos discos que tengo olvidados, hacer las fotos para enviar con el expediente, descansar, dormir, salir de compras, ordenar la casa, limpiar y, por supuesto, ponerme al día con todos los blogs que sigo y con los míos claro, jaja.

¡¡Feliz fin de semana a todos y disfrutad los que tengáis vacaciones y salgáis a cambiar de aires!!



jueves, 26 de marzo de 2015

Justicia ¿para todos?

Muchas veces no entiendo lo que pasa en el mundo. Siempre había creído que quizás yo era un poquito rara, pero cada vez estoy más convencida de que no es así... ¡¡los raros son los demás!! Para muestra, un botón: el otro día hablaba de la Libertad, con mayúsculas, esa palabrita que tan bien suena pero tan difícil parece de aplicar en la realidad. Pues bien, hoy me encuentro con este titular:

<La ley 'Acto de Supresión Sodomita' mataría a homosexuales con una bala en la cabeza o "por cualquier otro método conveniente".>

Así, como lo habéis leído. Resulta que un abogado norteamericano, un tal Matthew McLaughlin, ha presentado una propuesta para que la homosexualidad sea considerada en todo el país un delito castigado con la pena de muerte. La autoproclamada ley "Acto de Supresión Sodomita" propone que los homosexuales sean ejecutados con una bala en la cabeza o "por cualquier otro método más conveniente". Las declaraciones de este sujeto no tienen desperdicio: "el abominable crimen contra la naturaleza conocido como sodomía es un mal monstruoso que Dios todopoderoso, dador de libertad, nos ordena reprimir bajo pena de nuestra destrucción total, así como destruyó Sodoma y Gomorra. Dado que es mejor que los delincuentes mueran antes de que todos nosotros seamos asesinados por la justa ira de Dios (...) el pueblo de California pide sabiamente, en el temor de Dios, que cualquier persona que voluntariamente toque a otra persona del mismo sexo para obtener satisfacción sexual debe morir de un tiro en la cabeza o por cualquier otro método conveniente".

En fin, sobran las palabras. La Fiscalía está intentando que se tomen medidas legales contra este sujeto y se retire esta propuesta, que necesitaría 360.000 firmas para salir adelante. Sinceramente, me parece indignante que esta persona (por llamarla de algún modo, porque me niego a llamarla ser humano) se haga llamar "abogado", una profesión que supuestamente defiende valores como la justicia y la igualdad. Espero que se tomen las medidas oportunas y se le retire la licencia, pues ningún país del llamado "primer mundo" puede consentir semejante barbarie. Si no, podremos decir que finalmente la Justicia ha muerto.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Un hogar para los niños

Hoy ha salido el sol después de casi una semana de lluvia ininterrumpida y, a pesar del viento y las temperaturas poco primaverales, sus rayos han inundado todo de luz, color y alegría. Y yo, después de un sueño reparador que ha servido para recuperarme del cansancio emocional que produjo la entrevista de ayer, me he levantado llena de optimismo y ganas de disfrutar de la vida. Así que, al ver la casa iluminada por el sol, no he podido evitar la tentación de hacer algunas fotos del que algún día será el hogar de uno o dos niños de origen todavía desconocido, nuestros niños.

Lógicamente, la casa está todavía muy lejos de ser el hogar perfecto para unos pequeñajos. Está adaptada a dos adultos, con cuchillos y medicinas al alcance de la mano, y cosas así. La habitación de los niños está amueblada como habitación de invitados y la usamos de momento como estudio, para el ordenador, papeles, etc. Muñecos sí que hay algunos, peluches que han sobrevivido a nuestras infancias y hemos querido conservar; pero habrá que hacer muchos cambios en la habitación, empezando seguramente por la cama (quizás haya que comprar literas si finalmente nos dieran dos hermanos) y la decoración, que ahora no es para nada infantil. Pero no importa, el sitio existe y tiempo habrá de adaptar todo lo que haya que adaptar o hacer los cambios que sean necesarios. Lo importante es que nuestros niños sepan que aquí, en Zaragoza, a pocos o muchos kilómetros de donde viven o de donde pronto nacerán, existe un hogar que los está esperando, su futuro hogar.






martes, 24 de marzo de 2015

Comienza la valoración

Hoy era un gran día. Por fin llegaba la fecha más esperada de las últimas semanas. ¡La primera entrevista de valoración! Encima los primeros del grupo, justo un mes después de terminar el curso de formación. Se trataba de la visita a casa de la trabajadora social. ¡Qué nervios!... Bueno, pues por fin, prueba superada.

La trabajadora social ha llegado a nuestro domicilio unos minutos después de las 10:30 horas de la mañana, hora en la que nos había citado. Tras los saludos y presentaciones de rigor, comentar el mal tiempo que hace desde el fin de semana y disculparse por el retraso, nos hemos sentado a la mesa y puesto manos a la obra. La entrevista ha durado casi tres horas y media. Se marchaba de casa pasadas las 14:00 horas, tras echar un rápido vistazo a la casa comentando lo bonita que estaba arreglada (es pequeñita, más no se puede hacer) y coger los paraguas para enseñarle un momentito la terraza que tenemos en el ático.

El meollo de la entrevista han sido las preguntas. Ha intentado mostrarse amable y cercana, y que no se nos hiciera muy pesado. No nos ha parecido en ningún momento un interrogatorio, así que los nervios se han ido templando. Nos ha preguntado qué sabíamos y qué esperábamos de la adopción, qué nos había parecido el curso, lo que más nos había llamado la atención hasta ahora y por qué habíamos decidido adoptar. No ha dado demasiada importancia al número de niños, rango de edad ni país de procedencia, aunque lógicamente se ha tomado nota. Ha hecho mucho más hincapié en la raza, las enfermedades y los antecedentes familiares que aceptaríamos. Aquí ha habido un momento que sí ha insistido, a nuestro parecer, demasiado. Yo me veía contestando una y otra vez "No" y casi me hacía sentir mal por rechazar niños con enfermedades no recuperables, pero ¿qué padres no desean que sus hijos nazcan y crezcan sanos y felices?, ¿qué padres desean que su hijo nazca autista o desarrolle el VIH? Es normal querer niños lo más sanos posible.

Aparte de eso, el resto de la entrevista se ha desarrollado muy bien. Hemos hablado de nuestras infancias, familias, valores inculcados, edades y profesiones de nuestros padres y hermanos, estudios, vida laboral, situación económica y financiera, propiedades, aficiones, amigos, cómo nos conocimos, nuestra relación de pareja, los viajes que hemos realizado, cómo pensábamos educar a nuestros hijos y qué esperamos de ellos, el estado de salud de toda la familia, etc. También de cómo se han tomado la noticia de la adopción nuestras familias y amigos, si nos podremos organizar bien para cuidar a un hijo con nuestros trabajos, flexibilidad laboral, etc.

Más o menos, creo que eso ha sido todo. El 10 de abril vendrá a casa la psicóloga y nos han dicho que después tendremos que ir un día al IASS a realizar unos tests. La trabajadora social ha terminado, en principio, sus entrevistas. Si le surge alguna duda, ha dicho que se unirá a la psicóloga el último día de valoración.

Ahora, sólo queda coger fuerzas para el mes que viene y esperar....


lunes, 23 de marzo de 2015

Libertad

Este fin de semana ha estado repleto de actividad. El sábado decidimos que había que relajarse e intentar desconectar de todo y nos dimos uno de esos "sábados de cultura" que yo digo. Primero nos fuimos al cine: última fila, un gran cuenco de palomitas y una buena película de estreno, "El año más violento". Habíamos leído buenas críticas y, efectivamente, la historia nos enganchó desde el primer fotograma. Las escenas por la parte menos conocida de Nueva York, esas calles medio abandonadas de Queens y las viejas y sucias estaciones de metro, nos recordaban nuesto reciente viaje de novios a la "ciudad que nunca duerme". Aparte de eso, unos magníficos Oscar Isaac y Jessica Chastain nos confirmaron una vez más por qué son dos de los actores del siglo XXI que más nos gustan.

Tras la película, teníamos entradas para el concierto que daba María José Hernández presentando su último disco: "Las uvas dulces", un dico homenaje a su querido José Antonio Labordeta. No sé por qué esta cantante es tan poco conocida y reconocida a nivel nacional, teniendo una deliciosa voz que te lleva a soñar con todas sus canciones. Quizás porque en esta sociedad en la que vivimos no siempre se valora y triunfa el talento, sino los "amiguismos" y el peloteo. Una lástima. Acompañada por unos estupendos músicos: Julio Calvo a la guitarra, Dani Escolano como contrabajo y chelo, y un jovencísimo Sergio Marqueta al piano, María José hizo disfrutar a toda la Sala Luzán de principio a fin. Canciones suyas o de Labordeta, memorables en todo caso, como "Caminaremos", "Nieve en abril", "La punta del iceberg" o "Mermelada de Moras", que fueron coreadas en todo momento por los asistentes. Un punto final de altura para una semana que por fin vio la apertura de la "Fundación José Antonio Labordeta", un espacio que recoge el legado del músico, escritor y político aragonés, que tanto luchó por su tierra y por la Libertad con mayúsculas, hasta su fallecimiento en septiembre de 2010. ¡Ojalá nuestros hijos lleguen a conocer un día el mundo que él siempre soñó y por el que luchó toda su vida!

Aquí va la estupenda versión que hace María José Hernández del famoso "Canto a la Libertad"...


P.D.: El domingo también estuvo lleno de actividad, pero en este caso eran tareas domésticas de cara a afrontar con más seguridad la primera de las entrevistas de valoración. Mañana a las 10:30h en casa, cita con la trabajadora social. ¡Qué nervios!

viernes, 20 de marzo de 2015

¡¡Gracias!!

Ayer se cumplieron dos meses del inicio de este blog. Parece mentira que sólo hayan pasado dos meses, sesenta días, pues todo ha cambiado mucho. He aprendido un montón de cosas sobre el proceso de adopción y todo lo que gira en torno a este mundo, pero, sobre todo, he conocido gente maravillosa, gente que ha vivido o está viviendo lo mismo que nosotros y nos brinda todo su apoyo a través de estas páginas. 

Además, llevamos ya más de 3.400 visitas, una cifra que jamás se me habría pasado por la imaginación. Y lo que es más sorprendente: visitas de países de nuestro entorno, como Francia, Irlanda, Finlandia o Rusia; pero también de destinos más lejanos, como México, Argentina, Colombia o... ¡¡Emiratos Arabes!! 

Muchas gracias a todos los que seguís de forma habitual nuestras andanzas y, ya de paso, me atrevo a pedir a los visitantes del extranjero que nos escriban contándonos sus experiencias y los procesos de adopción en sus respectivos países. Sería muy interesante conocer de primera mano cómo funciona la adopción en otros rincones del planeta.


De todo corazón, muchas gracias por estar aquí.

jueves, 19 de marzo de 2015

Feliz día del padre




¡Porque todos podamos celebrarlo lo antes posible!

Volando hacia nuestros peques

Ayer aparecía en todos los medios de comunicación la noticia de que Iberia y British Airways lanzan al mercado una nueva tarifa, tanto en clase turista como en business, con descuentos para viajes de carácter humanitario y de adopción internacional. Esta tarifa va destinada a todas aquellas personas que viajan al extranjero para adoptar un niño y a los miembros de organizaciones humanitarias, instituciones religiosas y agencias laicas sin ánimo de lucro que viajen por motivos humanitarios. La nueva estructura de tarifas se aplica tanto a viajes de ida y vuelta como a viajes de sólo ida, permite cambios y reembolsos sin ningún tipo de penalización y da derecho a llevar dos maletas en clase turista. Estos billetes se pondrán a la venta a través de agencias especializadas en viajes de adopción y humanitarios.

Hasta aquí la noticia oficial. Ahora habrá que ver cuáles son esos descuentos o tarifa oficial, si la aplican en todos los supuestos o hay una serie de condiciones o unos límites de plazas y qué agencias de viajes especializadas en adopciones existen en nuestro país. De hecho, he mirado un poco y no he encontrado ninguna que hable específicamente de este tipo de viajes. Habrá que mirarlo con más detenimiento cuando llegue el momento. No obstante, todo lo que suponga descuentos es bienvenido.

miércoles, 18 de marzo de 2015

La carta


Esta entrada es totalmente improvisada, pero hemos recibido una gran noticia y no puedo esperar a mañana para contarla. ¡Por fin hemos recibido la ansiada carta! Ya tenemos fechas para las entrevistas de valoración: la primera, el 24 de marzo con la trabajadora social; la segunda, el 10 de abril con la psicóloga. Queda menos de una semana para la primera, ¡qué nervios!... Ah! las dos son directamente en casa. Ahora a prepararlas un poco, a ver qué preguntan y cómo se desarrollan.

El príncipe de Egipto

La semana pasada, aproveché una tarde que tenía libre para volver a ver una de las películas de animación que más interesante me parece: "El príncipe de Egipto" (1998). Se trata de una película de Dreamworks Animation que adapta el libro del Exodo y sigue la vida de Moisés desde que era un príncipe de Egipto hasta su destino final liderando la salida de los esclavos hebreos de Egipto. Aunque es una versión libre que se permite algunas licencias en la historia, creo que puede ser adecuada para que los niños aprendan un poco de historia y algunos conceptos como la lealtad, la familia y el sacrificio.

La película empieza en Egipto, donde los hebreos viven como esclavos. El Faraón ha ordenado asesinar a todos los hijos varones de los hebreos. Yocheved, una esclava a quien pone voz la tristemente desaparecida cantante israelí Ofra Haza, deja a su hijo Moisés en el río, dentro de una cesta, para intentar salvar su vida. Da la casualidad que la cesta es encontrada por la mujer del Faraón, quien adopta al niño y lo cría como si fuera su propio hijo, sin que éste conozca sus verdaderos orígenes.

Los años pasan y Moisés (voz del actor Val Kilmer) descubre la verdad durante un encuentro fortuito con su hermana Miriam (voz de Sandra Bullock). Aquí la película narra maravillosamente la reacción de Moisés ante el descubrimiento de su verdadera identidad, el dolor ante lo sucedido y los sentimientos encontrados hacia su familia biológica y aquellos a quien él consideraba su auténtica familia. En una escena, Moisés les pregunta "¿Por qué me elegistéis a mí?" y la respuesta que recibe es "No fuimos nosotros, fueron los Dioses". Esta frase, sin duda, la escucharemos todos los padres adoptivos antes o después. Y nuestra respuesta será similar: nosotros no elegimos a nuestros hijos, es el Destino (Dios, la Administración, etc.) quien nos los entrega. Una vez más, la Leyenda del Hilo Rojo.

Moisés decide abandonar su vida en palacio y alejarse de todo lo que conoce. Necesita espacio para pensar y aclarar sus sentimientos. Y decide ayudar a su pueblo a conseguir la libertad. Es en ese momento cuando tiene que enfrentarse a su "familia adoptiva", pues el actual Faraón, su hermano Ramsés II (voz de Ralph Fiennes) se sentirá traicionado por Moisés y luchará contra él. Aquí es donde la película entra de lleno en su aspecto histórico y abandona lo relacionado con la adopción. No todos los hijos adoptivos dejan a su familia para volver con la biológica, eso es más bien una excepción (por no decir que nunca ocurre.)

Hoy me despido con una estrofa de la canción principal de su banda sonora, que me parece de lo más adecuada en este blog. La canción, ganadora del Oscar en 1999, es interpretada por Whitney Houston y Mariah Carey. Se titula "When you believe" y dice así:

      There can be miracles            Puede haber milagros
      when you believe,                  cuando crees,
      though hope is frail,              aunque la esperanza sea frágil,
      it's hard to kill.                     es difícil de matar.

      Who knows what miracles      Quién sabe qué milagros
      you can achieve,                    podrías lograr,
      when you believe                   cuando crees
      somehow you will,                 de alguna manera lo harás,
      you will when you believe.     lo harás cuando creas.



martes, 17 de marzo de 2015

Consejos de supervivencia para padres adoptivos

"¿Los padres adoptivos necesitan consejos distintos de los que se dan a los padres de niños no adoptados? ¿Se trata realmente de su "supervivencia", como supone el título algo dramatizante de este libro? Nosotros pensamos que la respuesta a ambas preguntas es <sí>." Así comienza "Consejos de supervivencia para padres adoptivos", uno de los libros más recomendados en todas las webs de adopción. Es un libro pensado para aquellos padres adoptivos que se ven obligados a enfrentarse con problemas inesperados y para los cuales nadie les había preparado.

Los autores son padres adoptivos y, además, han trabajado muchos años con niños y familias. Fritz B. Simon es médico y profesor de dirección y organización en el departamento de empresa familiar de la Universidad de Witten/Herdecke. Trabaja como asesor de organización sistémico, psiquiatra, psicoanalista y terapeuta familiar. Su mujer, Christel Rech-Simon, es psicoterapeuta analítica para niños y jóvenes. Pese a toda su formación y experiencia, la adopción de sus hijas supuso un auténtico reto para ellos. Por eso, decidieron escribir este libro.

La parte más interesante, a mi juicio, es la entrevista que realizan a una madre adoptiva (la señora Sommer). A lo largo de una extensa charla, esta madre nos cuenta su experiencia y los problemas a los que ella y su marido se tuvieron que enfrentar con sus dos hijas adoptivas, Hanna y Greta. Gracias a sus declaraciones, observamos que la clave está en no perder nunca la esperanza. Incluso las situaciones más difíciles tienen una salida, y los padres no estamos indefensos, siempre podemos hacer algo.

A modo de resumen, los autores exponen lo que ellos llaman "los diez mandamientos de los padres adoptivos":
  1. Tenemos el deber como padres de evitar que la comunicación con nuestros hijos se rompa, independientemente de lo que éstos hagan o digan.
  2. Si nuestros hijos se comportan como "niños corrientes" (biológicos), los trataremos como "niños corrientes". Si no se comportan como los demás, no los trataremos igual que a los demás.
  3. Nunca debemos entrar en una lucha de poder con nuestros hijos, ya que todos saldríamos perdiendo.
  4. Debemos respetar en todo momento la autonomía de nuestros hijos, aunque no siempre nos gusten sus decisiones.
  5. Hay que dar a nuestros hijos la mayor cantidad posible de opiniones positivas, de modo que adquieran confianza y seguridad en sí mismos.
  6. Nunca debemos traicionar nuestros ideales, pero jamás debemos intentar imponerlos como verdades absolutas.
  7. Siempre tenemos que apoyar a nuestros hijos, incluso cuando se equivoquen.
  8. Tenemos que ser sinceros con nuestros hijos, hablarles de la adopción con total naturalidad y contarles todo lo que sepamos sobre sus orígenes, sin juzgar jamás a su familia biológica.
  9. No debemos sentirnos personalmente atacados por las actitudes de nuestros hijos ni dejar que influyan en nuestro carácter ni en nuestra autoestima.
  10. Paciencia, paciencia y más paciencia. Esa es la clave para salir adelante, creer firmemente que todos los problemas se solucionarán.

lunes, 16 de marzo de 2015

Amor

A pocas semanas (espero) de comenzar las entrevistas de valoración, tenemos claro que, salvo imprevistos, iniciaremos dos expedientes: uno para adopción nacional y otro, internacional, en Bulgaria. La legislación búlgara exige que en todos los procesos de adopción internacional intervenga como medidadora una organización local, una fundación autorizada por el Ministerio de Justicia búlgaro e inscrita en un registro público. Es algo similar a nuestras Ecais.

En Aragón, la Ecai encargada de tramitar los expedientes de adopción en Bulgaria es Namasté. Ya he hablado de ella en alguna ocasión y he comentado toda la información que nos han dado. Trabajan con la fundación búlgara "Una oportunidad para cada niño", pero informándome sobre el proceso he descubierto que muchas familias españolas han decidido tramitar directamente con una fundación búlgara, evitando la Ecai española. Y la fundación búlgara con la que más tramitan los españoles parece que es AMOR.

La Asociación para Adopción Internacional y Reintegración (AMOR) es una asociación sin ánimo de lucro creada en 2003 para la mediación en materia de adopción internacional, siendo acreditada para la mediación en España, Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda y Portugal. La directora de la Asociación es la abogada Maya Panguelova. Reconozco que la fundación, y Maya en concreto, me han inspirado mucha confianza y seguridad. Les he escrito varias veces solicitando información y para aclarar algunas dudas y siempre me ha contestado en un correcto castellano en cuestión de pocas horas.

La información que nos han facilitado es prácticamente la misma en los dos casos, así que la duda es si al final tramitaremos por Ecai española o directamente con la fundación búlgara. Ventajas e inconvenientes:
  • Tramitar a través de una Ecai española significa tener una oficina y unas personas a las que conoces a tu disposición en un local concreto y al que puedes ir o llamar siempre que lo necesites. Esa comodidad y seguridad no la ofrece una fundación con sede en el extranjero, donde tienes que limitarte al correo electrónico o, como mucho, al teléfono.
  • Tramitar con una Ecai española supone pagar el doble: la parte de la Ecai y la parte de la fundación búlgara. Ir directamente con la fundación búlgara reduce los costes a prácticamente la mitad, algo que sin duda también es un dato a tener en cuenta.
Ahora mismo, ésa es la decisión más importante que debemos tomar. De todas formas, hay tiempo puesto que aún no sabemos cuándo empezarán las entrevistas para obtener el certificado de idoneidad. ¡Madre mía, qué largo se me va a hacer esto! Si al menos tuviéramos fecha ya...

viernes, 13 de marzo de 2015

El niño de la bicicleta

Hace días que no hablo de ninguna película y hoy, vísperas de un fin de semana, es un día ideal para eso. La película de la que quiero hablar en esta ocasión se titula "El niño de la bicicleta" (Le gamin au vélo), una película belga de los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne, y protagonizada por Cécile De France y Thomas Doret. 

En un estilo muy típico de sus directores, la película nos cuenta la historia de Cyril, un niño de once o doce años que se escapa de su hogar de acogida para ir en busca de su padre, que lo dejó allí con la promesa de que pronto iría a recogerlo. En realidad, su padre no quiere saber nada de él porque está rehaciendo su vida y el niño ya no tiene lugar en ella. Durante su fuga, conocerá por casualidad a Samantha, una peluquera que le permitirá quedarse con ella los fines de semana y le ayudará a encontrar a su padre. 

Es una película dura que te hace reflexionar sobre la mochila que llevan estos niños y los problemas que pueden surgir durante su adaptación. Samantha tiene buenas intenciones, pero Cyril es un niño abandonado que no quiere reconocer que su padre biológico ya no es su "verdadera familia". Eso le llevará a meterse en diversos problemas que pondrán a prueba la paciencia de Samantha.

La película, nominada a multitud de premios europeos y americanos, ganó el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes, en 2011, junto a la turca "Erase una vez en Anatolia".

Hoy quiero terminar con una canción, ya que es viernes y viene bien de vez en cuando animarse un poco. La canción pertenece a la película de Pixar, "Brave". No tiene nada que ver con las adopciones, pero sí que la protagonista es una persona valiente, resuelta y con mucha fortaleza. Cualidades que, sin duda, nosotros necesitaremos. ¡Buen fin de semana!

jueves, 12 de marzo de 2015

Recopilando consejos

Cuando terminamos el curso de formación, nos dijeron que en breve nos llegaría una carta asignándonos a cada familia un psicólogo y un trabajador social y citándonos para la primera entrevista. Que esa carta nos llegaría con dos o tres semanas de antelación, por si necesitábamos cambiar la fecha por cualquier motivo. Y que, como en enero no se había hecho curso, los profesionales estaban ya deseosos de ponerse a trabajar con nosotros. Han pasado 15 días de aquello, ninguna familia ha recibido la ansiada carta y me consta que los nervios empiezan a aflorar. ¡Menos mal que tenían ganas de empezar! Bastante larga será luego la espera para que aquí, en casa, nos hagan esperar más. Me consta que en el IASS están con reajustes de personal, hemos caído en medio, ¿qué se le va a hacer?, pero por favor... ¡¡que lleguen ya esas cartas!!

Mientras tanto, he querido hacer una recopilación de consejos para tener en cuenta cuando por fin se celebren las entrevistas de valoración. Todos esperamos hacerlo lo mejor posible, así que voy a intentar destacar los puntos principales, una especie de decálogo:

1. Motivos para adoptar. Poder o no poder tener hijos, tenerlos ya o no tenerlos, no deberían ser cuestiones demasiado importantes. Pero sí lo son el motivo que nos ha llevado a querer adoptar y las expectativas que se ponen en ese hijo adoptado. No se debe adoptar por miedo a un embarazo, por soledad o pensando en hacer una buena obra. Las mujeres o parejas con problemas de fertilidad deben pasar antes por un período de duelo y decir adiós al embarazo. El deseo de ser padres debe ser el motivo para querer adoptar, porque hablamos de un proyecto vital que requiere grandes dosis de esfuerzo, compromiso, paciencia, amor e ilusión. 

2. Lo que supone una adopción. Los futuros padres debemos tener muy claras las diferencias entre hijos biológicos e hijos adoptados. Las familias que adoptan tendrán que superar pruebas que las familias biológicas ni siquiera imaginan. Porque un niño adoptado tiene que romper con su vida anterior y crear un vínculo con unos desconocidos, y los padres tenemos que ayudarle en ese proceso.

3. Rasgos de personalidad. Los psicólogos suelen basarse en determinados rasgos de la personalidad para tomar una decisión acerca de las familias: altruismo, autoestima, empatía, capacidad de resolver problemas, equilibrio emocional, independencia, flexibilidad, tolerancia, sociabilidad, tolerancia a la frustración, capacidad de establecer vínculos afectivos... Ser personas realistas, flexibles y empáticas son cualidades que se valoran positivamente.

4. Capacidad de cuidado del menor. Se exige que los padres tengan un buen estado de salud, física y psíquica, que permita el normal cuidado del niño. No se habla de enfermedades concretas, sino de si éstas pueden influir en el desempeño normal de las actividades diarias. Igualmente se requieren unos medios de vida estables y suficientes. Se piden unos ingresos mínimos que varían en función del país donde se quiera adoptar.

5.  Estabilidad y capacidad de educación. En el caso de parejas, se busca garantizar la existencia de un proyecto común. Por eso hay países que consideran el matrimonio como una prueba más de la estabilidad de los padres. Queda un poco anticuado hoy en día, pero es cada país quien pone las normas y nosotros debemos respetarlas. Hay que dejar claro que las decisiones importantes que atañen a la familia se toman de manera consensuada, que nuestra intención es resolver los problemas que surjan a través del diálogo, sin castigo físico ni violencia de ningún tipo, que los castigos serán proporcionados a la falta cometida y que estamos dispuestos a pedir ayuda a los profesionales si es necesario.

6. Relación de pareja. En las entrevistas por separado se incide en la relación de la pareja, si existe. Si se discute mucho o no, cómo nos llevamos entre ellos... Se valora mucho la flexibilidad, el saber ceder, el diálogo y la confianza del uno en el otro.

7. Círculo extenso. Es muy importante la existencia de una vida familiar estable y activa, así como de una mínima red social que nos apoye y que esté de acuerdo con la adopción. Aunque no necesitamos el permiso de familiares y amigos para adoptar, la adaptación del niño irá mejor si todos le esperan con ilusión y echan una mano (aunque al principio eso suponga simplemente dejarle espacio y tiempo.)

8. Entrevistas en casa. Algunos profesionales le dan mucha importancia a las entrevistas que se realizan en la casa de la familia. Eso no quiere decir que vayan a abrir los armarios ni se dediquen a buscar motas de polvo escondidas en los rincones. Simplemente entienden que la casa es un reflejo de cómo somos. Ver cómo vive una persona, cómo tiene sus cosas, en resumen, ver cómo actúa en su propio espacio, dice mucho de ella.

9. Respeto de la historia previa del menor. Otro punto fundamental es el respeto a la historia personal del niño, a su pasado. Ser capaces de cubrir sus necesidades no se refiere únicamente al plano económico, sino ante todo al aspecto emocional. La adopción es un tema que debe ser hablado y compartido a lo largo de toda la vida, no es cuestión de un solo día, y exige un respeto absoluto a su pasado, a su familia biológica y a los motivos de su abandono. Nunca, jamás, tendremos que juzgarlo.

10. Ser nosotros mismos. Ante todo se busca sinceridad. Los padres no somos mejores o peores en función de nuestro estatus social, el dinero que tengamos o los estudios cursados. No se busca un perfil determinado. Sólo hay que ser sinceros y naturales, mostrarnos como realmente somos, sin miedos.


miércoles, 11 de marzo de 2015

El hilo rojo

Antes de decidirnos a adoptar y empezar a informarnos, nunca había escuchado estas palabras: el hilo rojo. Se trata de una leyenda que todos los que estamos inmersos en este mundillo acabamos por conocer antes o después. Cuando la leí por primera vez, me llamó mucho la atención. Me encantó la historia porque es una fuente de esperanza increíble, y todos sabemos que la adopción exige grandes dosis de paciencia y esperanza.

Aunque la leyenda es japonesa, se trata de una creencia de muchos países asiáticos. Se dice que entre dos o más personas que están destinadas a encontrarse, existe un hilo rojo invisible que las une desde su nacimiento. El hilo existe independientemente del momento de sus vidas en que vayan a encontrarse y nunca, jamás, puede romperse.

El texto literal viene a decir algo así: 

Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse,
sin importar tiempo, lugar o circunstancias.
El hilo se puede estirar o contraer,
pero nunca romper”.

Entre las familias adoptantes de Japón, esta leyenda les lleva a creer ciegamente que existe una relación entre el hijo adoptado y los padres adoptivos, de modo que por muy larga que sea la espera ese encuentro llegará, porque está determinado de antemano y nada ni nadie lo puede impedir. Sería el equivalente a nuestro Destino.

Poco a poco, esta leyenda se ha ido conociendo en Occidente (gracias también al gran número de adopciones que se han llevado a cabo en Asia) y las familias de nuestro entorno han ido incorporando esta leyenda a su cultura.

Hay varias versiones, pero ésta es la más común y la que se suele contar a los niños en Japón:

Hace mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa, quien tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del Destino y la mandó traer ante su presencia. Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa. La bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo. Esta búsqueda los llevó hasta un mercado, en donde una pobre campesina con una bebé en los brazos ofrecía sus productos. Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie. Hizo que el joven emperador se acercara y le dijo: «Aquí termina tu hilo», pero al escuchar esto el emperador enfureció creyendo que era una burla de la bruja, empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña en brazos y la hizo caer, haciendo que la bebé se hiciera una gran herida en la frente, ordenó a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza. Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda. Y el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente… Al levantárselo, vio que ese hermoso rostro tenía una cicatriz muy peculiar en la frente”.

La verdad es que es una historia muy bonita y que, sin duda, les contaré a mis niños cuando los tenga conmigo.
 
 
 

martes, 10 de marzo de 2015

El pasado del menor

A menudo leo o escucho que los padres adoptivos deben estar muy preocupados por si llega el día en que los padres biológicos de sus hijos reaparecen en sus vidas y los reclaman. No voy a decir que esa posibilidad sea totalmente imposible, quizás suceda, pero no es algo que nos deba quitar el sueño. Nuestro hijo o hija nos "dejará" un día, como nos dejan los hijos biológicos, se irán de casa, pero aún así seguirán siendo nuestros hijos, y nosotros seguiremos siendo sus padres, para siempre.

Todas las personas, y los niños adoptados no son menos, tenemos derecho a investigar nuestro pasado, nuestras raíces, a buscar a nuestra familia biológica y enfrentarnos a nuestros sentimientos para así ser capaces de dar forma a nuestro auténtico "yo" y encontrar la paz interior. Además, la Ley les reconoce ese derecho y ellos son los únicos que pueden decidir si quieren hacer uso de él o no. Nuestra obligación como padres de un hijo o hija adoptivos es quererlos, protegerlos, educarlos y ayudarles en esa búsqueda, si es lo que él o ella quiere. Tenemos que estar ahí, a su lado, siempre que lo necesiten, como hacen los padres biológicos. En eso consiste la adopción, ni más ni menos.

Todos los niños tienen derecho a tener una familia. Nosotros, los padres, no tenemos ningún derecho a que nos entreguen un hijo. Lo único que podemos hacer es luchar por conseguir formar una familia siguiendo todos los trámites que la Ley establece y esperar a que "encuentren" en algún lugar el niño o niña que "encaja" en nuestras vidas. A partir de ahí, padres e hijos deberemos seguir luchando y trabajando por formar una verdadera familia. Por tanto, a esos niños no les ha tocado la lotería. Nosotros no somos héroes ni estamos haciendo una obra de caridad. Son frases que todos los que estamos en este proceso escuchamos antes o después. Y no son verdad.

Los niños adoptados han podido llevar una vida más o menos difícil, su pasado les habrá dejado más o menos huella, pero es indudable que todos han sufrido al menos un abandono en su corta vida y que, de repente, son entregados a unos desconocidos, que a veces ni siquiera hablan su misma lengua, y los arrancan del único entorno que conocen para llevarlos a veces incluso a otro país. ¿Qué sentiríamos nosotros en su lugar? ¡Miedo, seguro! Incluso niños algo más mayores que están deseando tener una familia sienten miedo a lo desconocido. "¿Y si no son buenos conmigo? ¿Y si ellos también me acaban abandonando?" Quizás por eso su único recurso sea llorar. Que no nos invada el pánico a nosotros, es una reacción normal. Dicen que el miedo duele más que el propio dolor.

A un niño adoptado hay que quererlo mucho. Hay que educarle, protegerle y ponerle límites, como a todos los niños. Pero, sobre todo, hay que quererlo muchísimo porque son niños que no conocen lo que es el amor de una familia y tienen que aprender a crear ese vínculo con nosotros. Construir un vínculo sólido es una tarea de años, no se consigue de un día para otro. Pero cuando se haya creado, será un vínculo eterno. Por eso, no debemos tener miedo a que el pasado de nuestros hijos reaparezca en sus vidas. Ellos sabrán ya quién es su verdadera familia.

lunes, 9 de marzo de 2015

Hollywood adopta

Este fin de semana saltaba la noticia de que la actriz Cate Blanchett ha adoptado una niña. Me encantaría descubrir que ella y su marido, el guionista y dramaturgo Andrew Upton, han pasado por el mismo procedimiento que el resto de los mortales (cursos, entrevistas, valoración, tiempo de espera), pero imagino que no es el caso. Para muestra, un botón: la pareja tenía ya tres hijos biológicos y les apetecía tener una niña. Pues dicho y hecho, ya la tienen, y además pequeñita, a pesar de los 45 años de la actriz. ¿Casualidad o elección del bebé? A los demás no nos dejan elegir el sexo...

Sin embargo, el de la australiana no es el único ejemplo. Muchos son los famosos y famosas que han adoptado un hijo, con mayor o menor polémica según los casos. Y Mia Farrow o Angelina Jolie no son las únicas.

Muchos recordaréis la polémica que levantó Madonna (una de ellas) cuando conoció al pequeño David Banda en un orfanato de Malawi y decidió adoptarlo en 2006. No está claro que el padre biológico del pequeño hubiera renunciado a su custodia, pero ahí tampoco quiero meterme porque el niño estaba en un orfanato y vete a saber si el padre no intentaría simplemente ganarse un sueldillo al saber quién quería adoptar a su retoño. Lo malo es que, cuando Madonna quiso adoptar a otro niño en el país, las autoridades de Malawi se lo denegaron ya que es ilegal entregar un niño a una persona que no haya residido en Malawi por un período mínimo de 18 meses. Entonces, ¿por qué le entregaron al primero? El proceso de adopción de David duró apenas un par de semanas, pero antes Madonna y su marido hicieron una cuantiosa donación al gobierno para la construcción de un hospital.

Michelle Pfeiffer también tuvo que enfrentarse a la demanda del padre biológico de su hija, Claudia Rose, a la que adoptó en 1993. El escocés Ewan McGregor tiene dos hijas biológicas y dos adoptadas, pero nunca ha querido hablar de los procesos. ¿Simple privacidad o algo que ocultar?

Pero no todas las historias son así de feas. La británica Emma Thompson adoptó en 2003 a Tindyebwa Agaba, un chico de Ruanda que había sido entrenado para ser niño soldado después de que su padre muriera y su madre y su hermana desaparecieran en el genocidio que asoló al país africano. Hoy, doce años después, el chaval se ha licenciado en Ciencias Políticas y quiere ser abogado defensor de Derechos Humanos. ¡Eso sí es un ejemplo a seguir!

Meg Ryan estuvo casi diez años en listas de espera para adoptar en Estados Unidos e India hasta que pudo adoptar a una niña china en 2006. Pero peor lo pasaron el cantante Elton John y su pareja, quienes quisieron adoptar al pequeño Lev, a quien ya habían conocido, y las autoridades de Ucrania se lo denegaron al no admitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El australiano Hugh Jackman se casó a los 27 años con su pareja, Deborah-Lee Furness, de 36. Al no conseguir tener hijos biológicos, intentaron la FIV. Quienes hayan pasado por este procedimiento, saben lo que supone, tanto física como psicológicamente. Tras sufrir dos abortos, decidieron adoptar y hoy en día son padres de un niño y una niña que les hacen la mar de felices. El actor ha hablado en más de una ocasión de lo que él considera el capítulo más duro de toda su vida.

Katherine Heigl y su esposo Josh Kelly adoptaron en 2009 a Naleigh, una niña coreana. La actriz, sensibilizada con el tema porque ella misma tiene una hermana adoptada en Corea, ha comentado que el proceso fue rápido porque la niña tiene una deficiencia cardíaca, pero no fácil. "No alcanzas a imaginarte la cantidad de papeles y requisitos que tuvimos que completar, realizaron una investigación tan exhaustiva sobre nuestras vidas que incluían huellas digitales, reuniones, visitas y preguntas como si vamos a criar a nuestro hijo en una religión específica o cómo lo vamos a disciplinar. ¡Qué locura!" La experiencia, de todas formas, no debió ser tan traumática porque en 2012 adoptaron otra niña.

Sandra Bullock es otra de las actrices que adoptó un niño pequeño pasados los cuarenta. Sin embargo, ella y su marido (se separarían poco antes de la asignación y finalmente adoptó ella sola) pasaron cuatro años de trámites hasta tener al pequeño Louis Bardo.

La sudafricana Charlize Theron tuvo que esperar dos años hasta tener al pequeño Jackson en 2012. Y Denise Richards, madre de dos hijas biológicas con Charlie Sheen, adoptó ya como monoparental a la pequeña Eloise tras un largo proceso.

El último que parece decidido a adoptar es George Clooney y su recién estrenada esposa, la abogada Amal Alamuddin. Veremos cuánto tiempo tardan en tener un bebé entre sus brazos.


viernes, 6 de marzo de 2015

Adopción o acogimiento

Una cosa que nos sorprendió cuando comunicamos a nuestros compañeros y amigos que pensábamos adoptar un niño es que algunos de ellos nos dijeron: "vamos, un acogimiento". Entre personas que no se han informado sobre los procesos, hay mucha confusión entre estos dos términos: adopción y acogimiento. Algunas personas creen que es lo mismo, y no es así. Por eso me apetecía hablar un poco de este tema. 
 
El  acogimiento familiar no preadoptivo ofrece una posibilidad de convivencia en familia a los niños que, por distintas circunstancias, deben ser separados temporalmente de sus familias biológicas como medida de protección. El objetivo es intentar que estos niños lleven una vida lo más normal posible, dentro de un ambiente familiar adecuado para su desarrollo, mientras las instituciones trabajan con sus padres para que puedan volver a hacerse cargo de ellos. Cualquier persona o familia que lo solicite puede ser seleccionada, formada y valorada para ser familia de acogida.

La adopción de menores en situación de abandono es una medida para proporcionar al niño una familia, en sustitución de la suya, de manera definitiva. La adopción es irrevocable y conlleva la extinción del vínculo jurídico entre el menor y su familia biológica. Las personas mayores de 25 años y que hayan superado un curso de formación y una valoración de su idoneidad pueden solicitar una adopción.

En resumen:
  • En un acogimiento hay (o suele haber) un contacto con la familia biológica del menor, puede que incluso haya establecidas visitas periódicas.
  • En un acogimiento, salvo que sea permanente, existe la opción de que el menor vuelva con su familia biológica. Incluso aunque sea un acogimiento permanente, puede existir retorno con la familia biológica.
  • Solo en casos muy excepcionales el acogimiento se puede convertir en adopción. Esto no es lo normal.
  • El acogimiento es un recurso solidario. El acogimiento, al contrario que la adopción, no busca cubrir ninguna necesidad de los padres adoptantes.
Son cuatro ideas muy básicas, pero espero que sirvan para aclarar algunos conceptos y que la gente vaya diferenciando, poco a poco, la adopción del acogimiento.

 

miércoles, 4 de marzo de 2015

Asha Miró

Hace tiempo que me apetecía hablar de una mujer muy especial. Se llama Asha Miró y jamás había oído hablar de ella hasta que empezamos esta aventura de la adopción. Asha nació en 1967 cerca de Nasik, en India. Pronto fue dada en adopción y pasó a vivir en un orfanato de Bombay hasta 1974, año en que fue adoptada por una pareja catalana, Josep y Electa Miró. Desde entonces, ha vivido en Barcelona, se diplomó en Ciencias de la Educación y cursó la carrera musical y de piano en el Conservatorio Municipal de la ciudad. De 1989 a 2001 trabajó como maestra en varias escuelas de la Ciudad Condal, pero el interés de la prensa y del público se centró en ella cuando decidió conocer sus orígenes y escribir un libro contando su experiencia.

"Tienes recuerdos muy borrosos de lo que fue tu infancia. Cuando llegué a Barcelona y durante los primeros años, pensaba que lo más importante era empezar una nueva vida, y quieres empezar de cero, intentas coger todos esos recuerdos y almacenarlos en un lugar profundo para darte la oportunidad a ti mismo de empezar de cero. Pero poco a poco los recuerdos vuelven a surgir, aunque de una forma muy lenta, sin producir grandes traumas. A medida que te haces mayor vas preguntando cosas sobre tu pasado, pero llega un momento en el que te das cuenta que hay preguntas que nadie puede responderte, porque tus padres no saben nada más de tu vida anterior. Entonces es cuando te planteas hacer este viaje de retorno. Muchos padres sufren porque creen que van a perder a su hijo, o algo así, cuando de hecho sucede lo contrario, es una reafirmación. Se trata de buscar las cosas verdaderas, los orígenes, porque aunque hayas vivido toda la vida en un lugar, has nacido en otro, y por tanto tus orígenes están en otro lugar, y el lugar de origen es el que te marca, marca tu forma de entender las cosas, de vivir, de sentir, etc."

Asha Miró se ha convertido en un referente en el mundo de las adopciones y su presencia es continuamente solicitada en congresos, coloquios y programas de televisión, así como en cursos de formación de futuros padres adoptivos. Convertida en puente de unión entre India y España, colabora con Casa Asia, una institución afincada en Barcelona que se dedica al fomento de la cultura asiática en la sociedad occidental. Asha es una defensora nata de la adopción, sobre todo de niños mayores.

"La gente debe apostar por estos niños, dejar de ser egoista queriendo disfrutar de los primeros momentos de los bebés, porque también se puede disfrutar de niños más mayores. Animo a los padres a que adopten a estos niños de cuatro o cinco años, que también merecen una oportunidad, si no ¿qué futuro les espera? Es una experiencia diferente pero igual de rica."

En su segundo libro, Asha contaba su viaje a India para conocer a su familia biológica. Allí descubrió que su madre no era la que ella pensaba, que su padre no la abandonó y que su verdadero nombre era Usha Ghoderao. Su padre se lo cambió por Asha (Esperanza) al entregarla a las religiosas, pero éste era realmente el nombre de su hermana mayor, con quien se encontró en India.
 
"Ha sido el reencuentro de las dos Ashas, la de Oriente y la de Occidente. He conocido a una mujer valiente, lanzada y feliz. Ambas tenemos una vida rica, aunque el destino nos dio un papel distinto a cada una. Me ha visitado en Barcelona y hemos difrutado juntas, pero ella deseaba volver con su familia a India, donde vive en un pueblo, en una casa sin agua. Pero ella es feliz allí. Piensa que aquí tenemos muchas más comodidades, pero que también hemos perdido mucho. Y tiene razón."

Asha adoptó después de este viaje a una niña, Komal, de seis años, que es su sobrina-nieta. 

"En realidad tengo su tutela. Les ofrecí darles el dinero para educarla, pero me recomendaron sacarla del país para darle buenos estudios y que pueda volver cuando quiera. Hay que pensar mucho cada caso, algunos niños necesitan salir de su entorno para crecer mejor y otros no. Yo tardé cuatro años en decidir lo de la tutela, pero es lo mejor que he hecho en mi vida. Verla cada día me recuerda mis raíces. Ella sí es el puente entre India y Barcelona."

Asha es también representante de la asociación Surya en Cataluña. Esta asociación nacional de amigos y familias adoptantes de India y Nepal, creada en Zaragoza, centra sus esfuerzos en promover el conocimiento de la cultura de estos países y en ayudar a quien esté interesado en realizar allí una adopción. En Aragón son ya más de medio centenar de familias las que forman parte de ella y se reúnen asiduamente como una gran familia. La asociación es joven y espera poder ir creciendo poco a poco. Su objetivo más inmediato es darse a conocer, pues creen firmemente que formar parte de la asociación puede ser algo muy positivo tanto para los niños como para los padres. Este es el enlace:  http://www.asociacionsurya.com/

Como no quiero alargarme más y todavía podría contar muchas cosas sobre esta maravillosa mujer, dejo aquí el enlace a su página web y añado sus libros en la pestaña de lecturas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...