sábado, 24 de enero de 2015

Cómo elegir una Ecai

Cuando iniciamos esta aventura, no sabíamos cuáles eran los procedimientos que se seguían para adoptar a un niño ni qué pasos había que dar. Sí pensábamos que, aunque largo, era un camino más sencillo, sin tantos papeleos ni tantos cursos o entrevistas. Tampoco habíamos escuchado nunca la palabra Ecai ni sabíamos qué era exactamente el protocolo público. Vamos, que éramos unos candidatos totalmente ignorantes en este sentido. Por suerte, cuando decido emprender una aventura me informo todo lo que puedo y así, cuando por fin acudimos a la reunión informativa, ya conocíamos más o menos el significado de estas palabras y alguna que otra cosa.

En la adopción internacional se puede adoptar por dos vías: protocolo público o lo que se conoce como Ecai (Entidad Colaboradora de Adopción Internacional.) En el primero, todos los trámites los realizan directamente los futuros padres con alguna ayuda gratuita del Gobierno Autonómico correspondiente. Al menos, eso nos aseguraron en el IASS, aunque desconozco si en todas las Comunidades Autónomas funciona igual. En el segundo, los trámites y papeleos se realizan a través de una entidad acreditada por los dos países, que se encarga de toda la gestión a cambio de una minuta. Explicado de una manera muy sencilla, esa sería la principal diferencia.

En muchos casos, los futuros padres deciden tramitar por Ecai porque les da más seguridad que una entidad acostumbrada a realizar estos trámites sea la encargada de hacer todas las gestiones, que no ellos mismos de forma personal. Hay que tener en cuenta que muchas veces la diferencia de idioma puede suponer un importante hándicap añadido. De todas formas, el elegir una de las dos vías viene a veces impuesto por el propio país en el que quieres adoptar, que puede aceptar las dos vías o sólo una de ellas. Dada la magnitud del proceso que estamos iniciando, decidir si tramitamos por Ecai o por protocolo público en aquellos países que lo permiten o exigen, y cómo elegir una Ecai, son cuestiones fundamentales que todos debemos abordar antes o después.

En este punto, vamos a parafrasear un poquito a la persona que nos dio la información en el IASS ya que no hay mejor manera de dejar claro esto: "las Ecais funcionan como cualquier empresa. Nos ofrecen unos servicios a cambio de una remuneración económica. Que sean entidades sin ánimo de lucro sólo significa que la ley les obliga a reinvertir sus beneficios y financiar proyectos de cooperación en los países de origen. Cuando entramos en contacto con una Ecai es importante recordar que nuestro dinero les permite seguir trabajando, cobrando sus sueldos y manteniendo su estructura."

Estas palabras pueden sonar un poco duras, pero es la realidad. Tampoco es que haya que ir con una coraza y escudo a hablar con ellas, simplemente recordar que estamos pagando por un servicio que nos dan y que por tanto nos convertimos en sus clientes, con todo el derecho a ser tratados de forma justa y a exigir información detallada sobre su entidad y el proceso. En definitiva, que no podemos contratar una Ecai sin tener plena confianza en ella y en su personal, igual que no contrataríamos a un fontanero que nos pareciera chapucero o un seguro con una compañía que engaña a sus clientes.

La labor de una Ecai consiste en presentar nuestra solicitud ante el país elegido, representarnos allí y asesorarnos durante todo el procedimiento. La Ecai no representa a los niños, sino a los futuros padres y, por eso, tiene el deber de mantenernos informados todo el tiempo. Y también por eso hay que tener mucho cuidado con aquellas que prometen una rápida asignación. No es tarea de ellas valorar nuestra idoneidad ni asignar un niño, así que no pueden saber a ciencia cierta cuánto tardará en llegar la ansiada asignación.

Para tener plena confianza en una Ecai, necesitas obtener toda la información posible acerca de ellas. El personal que trabaja allí lo sabe, así que no te cortes a la hora de preguntar todo lo que te interese, y cuidado si en alguna se niegan a darte esa información o ves que se ponen nerviosos o reticentes a contestar. Su misión exige una total claridad y transparencia en la información que ofrecen, y una Ecai responsable y eficiente no tendrá inconvenientes en darte todo tipo de datos acerca de su personal, los procedimientos, datos y cifras. Si tiene un mínimo de experiencia en el país elegido, sabrá darte también un presupuesto desglosado (gastos de notaría, traducción, mensajería, legalizaciones, costes judiciales...) Recuerda que tienes derecho a esa información.

En la reunión informativa del IASS te aconsejan que cuando vayas a hablar con las Ecais lleves una lista con las preguntas que quieres hacer y tomes nota de sus respuestas, para que no se te olvide nada importante. Una Ecai seria no se molestará por ese "interrogatorio" ni porque apuntes todo lo que te dice, no temas quedar mal ante la persona que te atiende. Ellos saben lo importante que es para ti. De hecho, mi experiencia me dice que efectivamente no les importa e incluso algunas te ofrecen tomar notas. Fíjate en tus sensaciones, en lo que te transmiten las personas con las que hablas y si te parecen serias y responsables o no. Debes sentirte cómodo y a gusto con ellas, sentir que te tratan bien, que responden a tus preguntas y que son claras al dar la información. Si tienes alguna duda o te queda algo en el tintero, pregunta. Sobre todo, pregunta. Elegir una Ecai puede ser la decisión más importante que vayas a tomar en tu vida.

Estas son algunas de las preguntas que te recomiendan hacer cuando vayas a recoger información:
  1.  Mi familia, con estas características (estado civil, hijos, edad...), ¿en qué países puede adoptar con Vds.?
  2.  Explicadnos cómo funciona la adopción en ese país. ¿Cuál es el proceso?
  3.  ¿Cómo se declara adoptable un niño en ese país?
  4.  ¿Qué problemas de salud son frecuentes en ese país? ¿Qué pruebas médicas se realizan a los niños antes de la asignación? ¿Es fiable la información médica que envían?
  5.  ¿Qué tipo de información nos dais al recibir la propuesta de asignación? En caso de duda, ¿es posible solicitar más pruebas médicas?
  6.  ¿Se prepara a los niños para la adopción? ¿Cómo?
  7.  ¿Cómo es vuestra estructura en el país? ¿Supervisan los centros donde viven los niños? ¿Cómo son esos centros? ¿Están bien atendidos y tienen recursos médicos?
  8.  ¿Cuántas adopciones finalizaron el año pasado? ¿De qué edades? ¿Qué tipo de problemas o patologías presentaban? ¿Cómo se están adaptando esos niños?
  9.  ¿Cuántos viajes hay que hacer al país? ¿Se encargan de su organización? ¿Es posible coger otro vuelo o alojarse en otro hotel que no sea el recomendado? ¿Nos acompañará allí alguien de la organización?
  10.  ¿Cuánto cuesta la adopción en ese país? ¿Y el viaje y la estancia? ¿Hay algún coste adicional que pagar? ¿Cómo se paga y en qué momento?
Aunque la entrevista con la Ecai te transmita seguridad y confianza, no está de más contrastar información. Webs, foros de internet, blogs, asociaciones de padres adoptivos, conocidos que hayan tramitado con ella... son buenas fuentes donde acudir para obtener información más precisa. Por supuesto, todas las Ecais tendrán buenas y malas experiencias, mejores y peores opiniones, sólo hay que tener cuidado con las quejas que se repitan.

En resumen, no firmes nada mientras tengas dudas.

Y como esta entrada ya se ha alargado demasiado, dejaré mis experiencias con las Ecais para otro día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...