miércoles, 28 de enero de 2015

¡Arriba!

Tras la entrada de anoche, escrita en esas horas de insomnio, esta mañana me he levantado contenta y feliz. El momento de bajón había pasado, imagino que es lógico que eche de menos a mi única hermana y que todavía tenga momentos de morriña un año después. Pero resulta que la vida es juguetona y a veces se empeña en ponernos las cosas difíciles. Me explico:

- 6:10h. Suena el despertador, un día más de trabajo. No pasa nada, tengo sueño pero ya es miércoles. Estoy feliz de nuevo e ilusionada con un montón de proyectos.

- 7:00h. Salgo para el trabajo, a ver si hoy no se me escapa el bus. ¡Cachis! He olvidado las llaves de la oficina, vuelta a subir las escaleras de casa. Al menos sirve para hacer ejercicio... :-)

- 10:00h. Me llama el abogado, tengo que prepararle los papeles para la herencia de la abuela. ¡Puff, qué pereza! Mi abuela murió hace un par de semanas y hay que ponerse ya manos a la obra. Tomo nota.

- 12:00h. Aprovecho la hora del descanso para echar una rápida mirada a algunos blogs de adopciones y veo gente muy nerviosa y preocupada porque el tiempo pasa, y pasa, y pasa, y las noticias son más bien escasas.

- 13:00h. Una compañera pregunta: "Oye, ¿no sale mal olor de aquella aula que está cerrada?". ¿Mal olor? Lo que pasaba es que estaba saliendo agua de un radiador y se había inundado media clase. Allí había agua, mal olor y de todo... ¡Pero si el edificio sólo tiene un año! ¿Cómo puede haber ya inundaciones y carcoma? Juro que si pillo al arquitecto...

- 14:00h. Me llama mi madre, "¿sabes que ha muerto Carlos?". Sí, el portero de la casa donde vivíamos cuando era pequeña murió hace unos días con sólo 68 años. ¡Qué injusta es a veces la vida!

- 15:00h. Nos inundamos, está claro. Hace dos horas que avisamos al servicio de Urgencia para que nos enviaran a alguien que arreglara el radiador Urgentemente, porque aunque está cerrado sigue echando litros de agua, y aquí no viene nadie. Dijeron que habían diseñado el edificio para parecerse a un barco, lo que no nos dijeron es que fuera el Titanic. Lo siento, yo abandono este barco.

- 15:30h. Llegando a casa me encuentro a la mujer que limpia la comunidad y me pregunta si sé algo de mi vecina. Es una mujer de 80 años que tiene cáncer, imagino que en una fase bastante avanzada, y sus hijos se la han llevado a su casa para que no esté sola. La verdad es que es un encanto de mujer, muy buena. Es uno de esos casos en que no puedes entender por qué es ella precisamente la que está enferma. No sé nada nuevo y a la pobre mujer se le empiezan a saltar las lágrimas. "Venga mujer, cálmate. Seguro que la están cuidando muy bien y ahí sigue luchando".

En fin, que una se puede levantar muy optimista pero mira que la vida se empeña en jugar con nosotros. Pues bien, juguemos si es necesario. Descansemos un momento, tomemos aire y.............


¡¡ARRIBA!!

A PARTIR DE AHORA LAS COSAS SOLO PUEDEN IR A MEJOR.




1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...